Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
    Navarra
INFORMACIÓN COMERCIAL

Passivhaus: cómo pagar la décima parte en calefacción que tu vecino

  • El estándar Passivhaus está llamado a revolucionar el confort y el ahorro de energía de nuestras viviendas

El sistema Passivhaus es sinónimo de ahorro y cuidado del medioambiente

Passivhaus: cómo pagar la décima parte en calefacción que tu vecino

Passivhaus es sinónimo de ahorro y cuidado del medioambiente. ARCHIVO

0
Actualizada 12/08/2015 a las 10:19
  • ÍÑIGO SOTA. DN.ES
¿Y si nuestra casa fuera una prolongación de la propia naturaleza? Pocos saben que vivir consumiendo la menor cantidad de energía no solo tiene que ver con acordarse de apagar la luz al salir del lavabo. La casa del futuro (que es ya presente) está cerca de parecerse a un termo. ¿Un termo? Sí, has leído bien: del mismo modo que un termo evita la necesidad de consumir energía para mantener caliente el café, las llamadas casas pasivas se construyen desde un estándar de construcción que cuida el medio ambiente desde que se coloca la primera piedra. ¿Por qué no apostar por viviendas que, desde su inicio, ahorren consumo y energía además de cuidar el medio ambiente?

QUÉ ES

Una casa pasiva se caracteriza por mantenerse cálida en invierno y fresca en verano, estar aislada térmica y acústicamente del exterior y contar con un aire interior que se renueva continuamente para garantizar su pureza. En otras palabras: pagaremos la décima parte en calefacción y refrigeración que quienes vivan en una vivienda convencional. Estos hogares hacen un uso más eficiente de la energía solar y de las fuentes de calor internas, haciendo innecesarios los tradicionales sistemas de calefacción, incluso durante los días más fríos del año. En verano, sucede lo contrario: emplea técnicas de enfriamiento de mínimo consumo.

Los propietarios coinciden cuando hablan de confort. Las ventanas de triple cristal y las construcciones envolventes (fabricadas con materiales muy aislantes) contribuyen a mantener el calor requerido dentro de casa en invierno y evitarlo en verano. El aire interior, además, es fresco y mantiene un alto nivel de calidad.

Biohaus Goierri es la primera empresa española, con casi veinte años, dedicada al suministro de materiales ecológicos y sistemas para construir bajo las exigencias de la bioconstrucción. Su misión consiste en «favorecer que la construcción posibilite una habitabilidad universalmente digna y accesible, de forma eficiente y sostenible». Para lograrlo, ofrece todo un catálogo de productos eficientes así como los servicios formativos inherentes a su uso. Biohaus entiende que la eficiencia energética debe mantenerse tanto en cuanto a los objetivos finales de la construcción como cuando hablamos del origen de la fabricación de los materiales. De ahí la importancia, cada vez más valorada por los técnicos, de contemplar todos los factores que inciden en el consumo energético y sus emisiones con efectos contaminantes. Biohaus ha participado en un buen número de casas pasivas construidas, entre ellas la Casa Entreencinas, en Villanueva de Prías (Asturias), y la Casa Arias en Roncal, primera casa certificada en Navarra y primera en España de uso residencial:
 

Koldo Monreal es gerente de Onhaus, otra de las empresas pioneras en España, dedicada a importar y distribuir materiales a nivel nacional. Está vinculado al sector de la construcción desde hace varias décadas y su equipo se fue especializando en el pilar más desconocido del estándar Passivhaus: la hermeticidad. La formación continua por Europa les ha llevado a día de hoy a ser un referente en este ámbito, además de enfocar su negocio en una cualidad clave cuando hablamos de casas pasivas. Koldo insiste en que el coste no debe suponer más de un 5 % del que requiere una construcción convencional. De hecho, garantizar la accesibilidad es uno de sus pilares básicos. Onhaus ofrece formación y asesoramiento por toda la geografía española. Entre los proyectos en que han participado, destacan el primer edificio público certificado, la biblioteca de Villamediana de Iregua, el Palacio de Congresos Europa en Vitoria o las Casas Rurales Pasivas en Ibero, actualmente en rehabilitación.
 

El estudio de arquitectura Varquitectos, situado en Pamplona, es el gran referente en proyectos Passivhaus de gran volumen. Comandado por Germán Velázquez, profesional con 40 años de experiencia a sus espaldas, actualmente tiene entre manos un proyecto de 32 viviendas libres en el pamplonés Soto de Lezkairu, que será el primer edificio plurifamiliar certificado por el estándar Passivhaus en España. Además, acaban de empezar los trabajos de excavación para la construcción de dos torres de 28 y 21 plantas en Bilbao con 361 viviendas, datos que las convertirán en los edificios residenciales más altos del mundo certificados por el sistema Passivhaus.
 

Si hablamos de industrialización de edificios Passivhaus, la referencia es sin duda Medgon, que este año celebra su décimo aniversario. Su sistema de fabricación propio permite una gran rapidez de ejecución en obra bajo los más estrictos estándares de calidad y eficiencia. En unos días se empezará a construir una casa pasiva unifamiliar en Alsasua con un plazo de ejecución de cuatro semanas.  
 

Un edificio residencial o comercial Passivhaus requiere de un detallado estudio previo para encontrar el equilibrio óptimo entre diseño, eficiencia energética y confort tanto en verano como en invierno. Su experiencia a lo largo y ancho del mundo ha dotado a la consultoría Zero Energy Lab de la capacidad para ofrecer todo el asesoramiento que el cumplimiento del estándar Passivhaus exige. Cuenta con equipos y profesionales expertos en Blower Door (sistema de medición de la hermeticidad), termografía y ventilación. La empresa también ofrece servicios de certificación y formación acreditada.
 

Las ventanas son el elemento clave para asegurar la hermeticidad y el factor térmico, algo que sin duda han tenido muy en cuenta en VENTACLIM. Esta empresa alavesa se dedica a fabricar ventanas de madera y aluminio y ha apostado con firmeza por el estándar Passivhaus, pues saben que una buena ventana marca la diferencia. Debe tener, en este sentido, prestaciones muy altas, entre ellas el triple vidrio, un alto factor térmico y garantía de hermeticidad.
 


POR QUÉ MERECE LA PENA

La ventilación también va más allá del hecho de abrir las ventanas por la mañana. Una vivienda pasiva es ideal para aquellos que sufren enfermedades respiratorias o alergias, pues incluye una serie de filtros en las entradas de aire que evitan la entrada de partículas del exterior nocivas para la salud como el polen o los ácaros. Además, mantienen un nivel de dióxido de carbono muy bajo. Por otro lado, una buena razón también es su estabilidad térmica: el aire no se estratifica y la temperatura se mantiene igual en todas las habitaciones.

La gran calidad de los aislamientos y los detalles constructivos evita la generación de los llamados puentes térmicos (esas zonas en las que, al estar constituidas de diferente material, se transmite más fácilmente el calor) y esto se traduce en un ahorro de entre el 80 y el 90 % del consumo de energía con respecto a los hogares tradicionales. Si hablamos de números, no hay duda.

Mantener las fuentes de luz artificial apagadas durante una mayor cantidad de horas al día (y ahorrar energía y gasto) es otra de las ventajas de una casa pasiva. El diseño adecuado puede ayudarnos a aprovechar al máximo la energía solar, un factor que sin duda repercutirá en nuestro bienestar diario.



volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual