Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
verano_2011
Verano 2011
CINE

Hiperactivo Banderas

  • El malagueño reina en la cartelera con "La piel que habito" y tiene cuatro películas más pendientes de estreno. Además, impulsa varios proyectos como actor, productor, director y guionista, entre ellos la mayor cinta española de ciencia ficción

Imagen de la noticia

Hiperactivo Banderas

Antonio Banderas, durante la presentación en Madrid de La piel que habito. EFE

0
Actualizada 05/09/2011 a las 11:14
Etiquetas
  • FERNANDO BELZUNCE . COLPISA. MADRID.

EL calendario de Antonio Banderas está repleto de marcas y anotaciones y su agenda echa humo. Veinte años después de su particular viaje a las Américas, el malagueño parece haber fijado en este año la cumbre de su agitada carrera profesional. El actor, que reina en la cartelera con La piel que habito, tiene pendientes de estreno cuatro películas más y se encuentra ya inmerso en varios proyectos cinematográficos y también televisivos, ya sea como intérprete, guionista, director o productor. En algún caso, todo ello a la vez. Su hiperactividad asombra y su entusiasmo contagia. «Cada segundo cuenta», suelta durante una charla en Madrid.

A sus muy bien llevados 51 años, Banderas recuerda que carga ya con 85 películas a sus espaldas. Y de muy variado cuño. Como las que presenta esta temporada. Aparte de la inclasificable cinta de Pedro Almodóvar, que da mucho miedo sin ser de terror, aparece en Black Gold, una historia dirigida por el irregular cineasta francés Jean-Jacques Annaud donde interpreta a un emir árabe enfrentado a otro en la época en la que empieza a descubrirse el valor del petróleo. También se le verá en Haywire, una película de espías que le ha permitido trabajar con Michael Douglas y Ewan McGregor y debutar a las órdenes de Steven Soderbergh, el responsable de Traffic.

Antes, en noviembre, aparecerá en los cines españoles El gato con botas, la esperada cinta de dibujos animados en la que el malagueño, en un derroche de histrionismo, pone voz -en inglés y en español- al chulesco espadachín que triunfó por todo lo alto en Shrek y que ahora cuenta con su propia aventura. «Es uno de los personajes que me ha dado más alegrías y crearlo ha sido realmente bonito. Solo la lectura del guion implicó a cientos de personas que iban cambiando el texto a medida que yo trabajaba e improvisaba», explica.

Por esas mismas fechas llegará a la cartelera americana The Big Bang, un thriller de Tony Krantz que le presenta como un detective privado de Los Ángeles que busca por encargo a una mujer y, de paso, se topa con un oscuro proyecto científico. A la lista de títulos hay que sumar la cuarta entrega de Spy Kids, de su amigo Robert Rodríguez, y He loves me, un largometraje de los directores de Pequeña Miss Sunshine con la que el intérprete español ha descubierto el llamado "cine pobre americano", del que se declara enamorado y que ya le ha inspirado varias ideas. «La película se ha rodado en 30 días. Con cámaras de vídeo, con pocos medios, pero con gente ilusionada... No estoy cobrando nada, apenas 2.000 dólares, y sale también Annette Bening. Ahora hay mucha gente trabajando así en Estados Unidos. Se salen del mainstream para rodar la película que realmente les interesa», argumenta. En esta línea, Banderas trabaja en los bocetos de varios proyectos con un coste de uno o dos millones de euros que él mismo está dispuesto a financiar.

Ciencia ficción

Mientras tanto, muestra una fuerte inclinación por la ciencia ficción. Ultima ya los preparativos de Autómata, una superproducción que protagonizará y supervisará a través de su productora Green Moon. Su acción se sitúa en un futuro dominado por la inteligencia artificial en el que un agente de seguros descubre los peligros de la robótica. El mes que viene tiene una cita con Gabe Ibáñez, el director, autor de Hierro, para repasar el guión del proyecto, que cuenta con un presupuesto de unos 25 millones de euros. «No es una película de Hollywood. Es de autor», aclara. «Queremos ver si están interesadas algunas majors, pero sin perder el control porque esta tiene que ser la película que Gabe quiere hacer y no la que quieran otros. Vamos a rodar en Túnez y nos planteamos ir a El Cairo».

La carga de trabajo le ha obligado a desplazar el rodaje de Solo a septiembre de 2012. Se trata de su tercer largometraje como director después de Crazy in Alabama y El camino de los ingleses. Ya tiene el guion. Al igual que varias propuestas televisivas y otros apuntes para trabajar con su mujer, Melanie Griffith. ¿Todos estos proyectos le hacen mejor o peor actor cuando está a las órdenes de otros cineastas? «Lo que soy es mucho más obediente», ríe. «Ahora sé bien lo complicado que es este trabajo». El intérprete de Átame sabe combinar como pocos su faceta artística y empresarial y le produce cierta satisfacción la experiencia. «Ya no me vuelvo tan ansioso. La muerte de mi padre me enseñó mucho. Pero no sobre la muerte, sino sobre la vida. Hay que aprovechar cada momento».




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual