Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
DE MAYOR QUIERO SER...

Arnau, de 7 años, no quiere ser ni futbolista ni bombero sino campanero

0
Actualizada 22/08/2011 a las 15:21
  • EFE. LLEIDA
"¿De mayor qué quieres ser? Campanero". Arnau, de sólo 7 años, responde sin vacilar. No desea convertirse en futbolista, piloto, bombero o policía. En un futuro quiere, simplemente, tocar campanas, ser campanero, un oficio en declive que requiere de la dedicación de los más jóvenes para poder sobrevivir.

En Les Borges Blanques, un municipio situado a unos 25 kilómetros de Lleida y de poco más de 6.000 habitantes, este relevo generacional parece estar garantizado: su campanero desde hace dos décadas, Pere Giner, está instruyendo a varios jóvenes interesados en continuar con esta tradición.

Uno de ellos es el pequeño Arnau Farré, quien descubrió su pasión por las campanas de forma casual la pasada Navidad.

Acompañado de su padre, Arnau visitó el pasado año el campanario de la iglesia, que abrió sus puertas al público para recaudar dinero para La Marató, y allí tuvo ocasión de tocar las campanas por primera vez.

Cautivado por esos sonidos ensordecedores y metálicos, Arnau acude desde entonces asiduamente a la parroquia de la Asunción de María para que Giner le enseñe a repicar las campanas.

El joven sube ágilmente los más de cien empinados y angostos escalones que dan acceso al campanario, a 32 metros de altura, y, una vez allí, toma asiento en un cajón de madera desde el que activa con sus manos y pies, a través de un sistema de pedales y cuerdas, los badajos de las cuatro principales campanas de la parroquia, bautizadas con los nombres de Victoria, la mayor de ellas, de 750 kilos; Lourdes, Montserrat y Justina.

Para tocar las campanas, como una batería, es preciso tener sentido del ritmo y, sobre todo, una buena coordinación entre manos y pies.

Arnau, explica a Efe Giner, "tiene un don, tiene ritmo y oído", pero lo más importante en él son las ganas que demuestra por seguir aprendiendo y mejorando.

El pequeño, que toca también el piano y la guitarra, afirma que repicar las campanas "es muy fácil" y que su objetivo es seguir instruyéndose para convertirse algún día, como Giner, en un maestro campanero.

Pero como bien recuerda Giner, que tiene 66 años y es un agricultor jubilado, ser campanero no es hoy un oficio, sino una afición, ya que las personas que llevan a cabo este particular trabajo no reciben compensación económica alguna, sino que lo hacen para mantener viva una tradición que en los últimos años se ha ido perdiendo en muchos pueblos de toda España y, con ella, un patrimonio histórico de gran valor.

"Igual que hay aficionados a la caza, a la pesca o a ir con bici, nosotros tenemos el hobby de subir al campanario, arreglarlo, limpiarlo y adecentarlo bien, y enseñar a tocar, para que no se degrade el monumento", apunta Giner.

Pero este oficio secular no está reñido con las nuevas tecnologías, que también han llegado al viejo campanario de Les Borges, acabado a finales del siglo XIX, donde se ha instalado un dispositivo que permite repicar las campanas desde cualquier punto del mundo a través de un teléfono móvil.

Para demostrarlo, Giner coge su teléfono, teclea un código secreto que sólo él conoce y activa el toque de difuntos por el fallecimiento de un vecino de la población.

Esta vez lo hace desde la misma parroquia, aunque en otras ocasiones ha hecho repicar las campanas estando de vacaciones en puntos tan dispares como la Torre de Hércules de La Coruña, Francia, Mallorca, Menorca o Croacia.

"Se puede tocar desde donde sea. Es un adelanto porque si tuvieras que subir cada vez al campanario, hoy no se tocaría", asegura.

La empresa Carvajal Corredera, de Alcoletge (Lleida), es una de las firmas catalanas especializadas en la electrificación de campanas, un dispositivo que cuesta unos 800 euros y que según el responsable de la compañía, Josep Carvajal, es "totalmente seguro", ya que sin el código correspondiente es "imposible" activar el mecanismo.

Remarca Carvajal que este sistema es perfectamente compatible con la pervivencia del oficio de campanero, ya que las campanas se pueden tocar también de forma manual y lo que ofrece este dispositivo es una mayor comodidad y libertad a las personas encargadas del repique.

En Les Borges, pues, tanto las nuevas generaciones como las nuevas tecnologías se encargarán de salvaguardar una vieja tradición y permitirán que los vecinos puedan seguir oyendo el repicar de sus campanas durante muchos años más.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual