Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
PERIODISMO

María Escario: "Sólo he pretendido ser honesta y coherente"

  • La periodista, que cumple tres décadas ligada a TVE, recibió este fin de semana otro premio

La periodista deportiva María Escario

María Escario: "Asumo hasta los errores que no sean míos"

La periodista deportiva María Escario

ARCHIVO
0
Actualizada 06/09/2015 a las 11:55
  • EFE.MADRID
Este sábado recibía uno de los premios Joan Ramón Mainat, que concede el FesTVal de Televisión. Uno más que María Escario suma a los que ha recibido a lo largo de su carrera, una trayectoria en la que lo único que ha pretendido es ser "una persona honesta y coherente delante y detrás de una cámara".

Está de celebración porque este año cumple tres décadas ligadas a TVE en las que se ha "metido cada día" en millones de hogares españoles, y es que, según reconoce en una entrevista con EFE, "el roce hace el cariño" y después de tanto años "te ven como alguien cercano y fiel".

Escario (Madrid, 1959) recuerda como algo "casi prehistórico" sus inicios en la televisión pública y cree que el papel de la mujer en el periodismo deportivo "ha cambiado mucho", aunque asegura que sigue habiendo machismo, "más sutil, pero existe", porque "no se miran igual" las noticias con protagonismo femenino que masculino, "salvo que haya una medalla de por medio".

PREGUNTA: Acaba de recoger un Mainat, que se une, entre otros, al Ondas que posee. ¿Qué suponen estos reconocimientos?
RESPUESTA: No es fácil llevar tantos años en televisión, en un medio tan agitado y convulso, y esa presencia mía tantos años en cámara también hace que la gente se haya familiarizado conmigo y me vea como alguien cercano, alguien que se mete en tu casa cada día.
Al final, el roce hace el cariño. También llevar tanto tiempo pegada a la actualidad deportiva y haber permanecido fiel a esa línea. Creo que eso también es lo que reconoce ese premio, al menos yo lo interpreto así: un premio a la constancia.

P: Hace 30 años no era habitual que una mujer se dedicara al periodismo deportivo. ¿Qué le llevó a dedicarse a ello?
R: Mi pasión por el deporte como practicante y como consumidora de deporte. No me llegó de rebote, me gustaba y me pareció un mundo increíble. Entonces España era un país muy, muy pequeñito a nivel deportivo... Nunca pensé que el hecho de ser mujer tuviera que ser un obstáculo, no me lo he planteado nunca y normalmente no me pongo obstáculos, porque ya la vida se ocupa de ponerlos.

P: Junto a mujeres como Olga Viza o Elena Sánchez ha sido pionera del periodismo deportivo femenino español. ¿Cómo se vivía en aquella época el papel de la mujer periodista?
R: En aquellos años era muy difícil abrirse camino siendo mujer, porque aquello era un terreno acotado para hombres, prohibido a las mujeres. Pero al final, te vas abriendo camino con tu trabajo y con la constancia.
Tuve que empezar a abrirme camino especializándome en un deporte de mujeres como es la gimnasia rítmica. Cuando llegué a la redacción de deportes de TVE, me di cuenta de que los deportes estrellas -los más mayoritarios- estaban absolutamente copados por hombres.
Me agarré a la gimnasia rítmica como vía para crecer profesionalmente, y a los seis meses de entrar a trabajar en la tele, ya estaba retransmitiendo un mundial. Fue mi plataforma para empezar a hacer cosas en pantalla, y allí me vio Pedro Erquicia y me llamó para trabajar con él...
Nunca se sabe, me agarré a eso, porque, cuando entré, me dijeron que me dedicara a deportes de mujeres por aquello de "niña no molestes mucho", y eso hice y a través de eso conseguí llegar igual.

P: ¿Ha evolucionado o sigue habiendo machismo en el periodismo deportivo?
R: De otra manera, más sutil, si quieres, pero claro que existe. No se miran igual las noticias con protagonismo de mujeres que de hombres, salvo cuando hay una medalla o un podio de por medio. Entonces sí, entonces todos nos ponemos en la foto.
Pero, habitualmente, el seguir la información deportiva femenina no existe como esa especie de obligación que tendría que pasar en un medio público como TVE, donde se tiene la obligación de luchar por la igualdad en todos los sentidos, en toda la información, y también en la deportiva.

P: ¿Cuál ha sido su mejor y su peor momento televisivo?
R: Sin duda, el mejor, Barcelona'92, desde el primer hasta el último día. Fue la sensación de ser partícipe de un momento que iba a cambiar la historia de este país, y no sólo deportivamente. Aquellos Juegos Olímpicos nos metieron de cabeza en la modernidad, nos pusieron en el mapa de muchas cosas. Si encima trabajas en la televisión que tiene los derechos, eres parte de la familia olímpica.
El peor momento, probablemente, fue el telediario que tuve que hacer unas horas después de fallecer Severiano Ballesteros, porque aquella noticia me llegó, personalmente, muy dentro. Ese fue un telediario que lo hice con las entrañas, me salió del corazón (...)
Incluso había un plan b por si yo no estaba bien, que lo presentara otra persona. Me acuerdo que Olga Viza me dijo: "A Seve le gustaría que ese telediario lo presentaras tú", es decir, tienes que dar el callo. Y lo hice.
También fue fastidiado el primer telediario después del derrame cerebral. No por nada, porque yo estaba bien, sino por sentirme tremendamente observada. Sabes que la gente va a buscar en ti algún rastro de lo que te ha pasado y sabía que ahí tenía que tirar de oficio y hacia delante.

P: ¿Esa experiencia ha cambiado tu forma de afrontar el día a día en el trabajo?
R: Por supuesto, relativizas todo muchísimo más, ves las cosas de otra manera, intentas poner distancia cuando las cosas se tuercen o cuando algo no sale como tú quieres. También te ayuda a ser paciente, a mirar las cosas con más análisis, a ser también más receptivo y más comprensivo... Eso se llama madurez y no tiene más secreto.

P: ¿Con esa madurez afrontó su relevo el año pasado como presentadora de los deportes en el telediario después de 20 años?
R: Cuando llevas 21 años ininterrumpidos presentando un telediario, de alguna manera ya tienes mentalmente hecha la maleta para que cualquier día te den la palmadita y te digan que viene otra persona. Te ponen a dedo y te quitan a dedo. No nos equivoquemos, no es ningún derecho adquirido.
Que lleves muchos años en pantalla no quiere decir que tengas que estar toda la vida, los responsables tienen todo el derecho del mundo a sustituirte cuando consideren oportuno, y eso es algo que tienes que entender. Con el paso de los años, entendí que ese momento tenía que llegar.
Otra cosa son las formas. El hecho en sí, perfectamente entendible; lo que nunca entendí ni entenderé son las formas.

P: ¿Qué siente cuando le dicen que es un referente?
R: Intento relativizarlo. Insisto, creo que es una cuestión de tiempo, de fidelidad, de llevar tiempo y de que la gente te ve como alguien cercano. Lo único que he pretendido hacer en la vida, delante y detrás de una cámara, es ser una persona honesta en su trabajo y, si eso ha traspasado la pantalla, pues fenomenal.
Supongo que la gente ha visto a alguien que solo pretende ser honesto y que no va de nada, que soy una persona normal y corriente, que la vida me ha puesto a trabajar delante de una cámara. Intento ser honesta al medio en el que trabajo y al sentido de servicio público.
Eso es algo que llevamos en nuestro ADN profesional casi todos los que trabajamos aquí, sobre todo, los que llevamos tantos años. Eso lo he mantenido y creo que la gente lo ha percibido.
No soy ninguna genio del periodismo, ni mucho menos. Solo he pretendido ser una persona normal y honesta, contar las noticias de la mejor forma posible e intentar buscar nuevas vías para contarlas de otra manera, ser un poco transgresora, un poco más moderna, no tan previsible, tener mi propio estilo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual