Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TELEVISIÓN

Mujeres de dibujos animados son consumistas y superficiales, según un estudio

  • Un estudio de la Universidad de Granada afirma que el papel adoptado es el de novia o madre

Imagen de los protagonistas de la serie de dibujos 'Shin Chan'

Las mujeres de los dibujos son superfciciales

Imagen de los protagonistas de la serie de dibujos 'Shin Chan'

0
10/04/2014 a las 06:01
  • EFE. GRANADA
Los personajes femeninos que aparecen en las series de dibujos animados que se emiten actualmente en televisión son representados como mujeres consumistas, superficiales, celosas y obsesionadas por su aspecto físico y por agradar a los demás, según un estudio de la Universidad de Granada.

Según este estudio del departamento de Dibujo de la institución académica, la presencia de las mujeres en ellos es además de una por cada dos chicos (el 33,6%), y su papel suele estar relegado al de novia, madre o acompañante del protagonista o del villano.

En el marco del estudio, que según la Universidad de Granada es el más completo sobre dibujos animados realizado hasta el momento en el país, fueron analizadas 163 series animadas, tanto españolas como extranjeras, que se emiten actualmente en la televisión española, especialmente los 621 personajes que aparecían en ellas.

Por norma general, los personajes femeninos presentan un físico saludable aunque, a diferencia de los estereotipos masculinos, muchas de ellas están excesivamente delgadas.

El estudio también aprecia la existencia de un número pequeño de mujeres, normalmente mayores, que presentan sobrepeso, algo que no aparece tanto en el caso de los hombres.

En cuanto a la personalidad, los personajes femeninos destacan por su inteligencia, aunque también hay muchas "presuntuosas", según los autores principales de este trabajo, los profesores Concepción Alonso Valdivieso y Jesús Pertíñez López.

Los investigadores ponen la popular serie 'Monster High' como ejemplo de la "nefasta imagen" que los dibujos animados transmiten de la mujer, con protagonistas superficiales muy preocupadas por su imagen, que van al instituto en tacones y muy maquilladas y cuya mayor preocupación es conquistar a los chicos, según los expertos.

También citan a la madre de 'Shin Chan', "una mujer histérica y gritona presentada como una loca de las rebajas".

Respecto a los personajes masculinos, la mayoría tiene un físico saludable (no son ni obesos ni delgados) y, curiosamente, no suelen ejercer ninguna profesión, mientras que las chicas son en su mayoría estudiantes.

"Además, siempre que aparece un cargo directivo se trata de un hombre, y el padre es el que trabaja. Las madres son siempre amas de casa", con algunas excepciones, explican los investigadores.

Otra apreciación significativa es que, en el caso de los personajes humanos, la inmensa mayoría son de raza blanca, y en contadas ocasiones aparece un protagonista negro, chino o sudamericano, lo que evidencia, dicen, un tratamiento desigual también entre razas.

Otro aspecto analizado es que la gran mayoría de las series de dibujos animados están dirigidas por hombres: solo el 9,2% han sido dirigidas por una mujer, cifra que se reduce al 7,4% en el caso de las series de animación españolas.

A tenor de los resultados de este trabajo, los investigadores advierten de la necesidad de controlar las series de animación.

"La mayoría de los padres piensan que, por el mero hecho de ser dibujos animados, su contenido es inofensivo y adecuado para la edad de sus hijos, y no hay nada más lejos de la realidad", opinan.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual