Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
televisión

Cantero: "Telecinco le gana casi todas las carreras a TVE"

  • El presentador cree que se suple la falta de medios con "mucho trabajo y profesionalidad"

David Cantero, la cara del informativo de mediodía de Telecinco

Cantero: "Telecinco le gana casi todas las carreras a TVE"

David Cantero, la cara del informativo de mediodía de Telecinco

EFE
0
Actualizada 24/03/2014 a las 10:31
Etiquetas
  • EFE. MADRID
Durante 30 años trabajó en TVE, pero desde hace casi cuatro David Cantero es la cara del informativo de mediodía de Telecinco, una cadena en la que "corren con el motor de un gran turismo" y no con un F1 como en la pública, aunque, asegura, hace tiempo que les ganan "casi todas las carreras".

Y es que, según asegura en una entrevista con EFE, la diferencia de medios técnicos entre una y otra cadena se suple "con inteligencia, mucho trabajo y profesionalidad".

Cantero (Madrid, 1961) sostiene que los informativos de la cadena de Mediaset no son "ni más ni menos" amarillistas que los de otras televisiones e invita a los que opinan de esa manera a que les vean "cada día" para comprobar que siempre se intenta ofrecer la mejor información.

PREGUNTA: ¿Cómo ve la situación actual del periodismo? ¿Hacia dónde cree que van los medios?

RESPUESTA:
Confusa y complicada, estamos en plena transformación, en un imparable proceso de cambios, las nuevas tecnologías -ya no tan nuevas- han ido cambiando todo de forma imparable, y todos, radio, televisión y prensa escrita, se han tenido que ir adaptando a marchas forzadas en los últimos años. Todo esto implica un periodo de desorientación general, y metido en una gravísima crisis y con un paro y una precariedad laboral cada vez más insoportables. Creo que nadie sabe con exactitud hacia donde se encaminan los medios de comunicación; el progreso imparable, Internet y la técnica lo han cambiado todo.

P: Usted ha trabajado en TVE casi 30 años y ya va para 4 en Telecinco ¿Hay diferencia a la hora de desempeñar su trabajo en un medio público y en uno privado?

R:
Claro que hay diferencias. Mientras en la televisión pública trabajan unas 1.500 personas en los informativos aquí apenas somos 200. Mientras allí parece que no se escatima en gastos -se acaban de gastar cerca de un millón de euros en remozar el decorado de los Telediarios-, aquí se mira con lupa cada céntimo que se gasta para que esté bien empleado y justificado. Mientras ellos tienen una gran red de corresponsales y centros territoriales, aquí no hay nada de eso, muchas veces hay que buscarse la vida.

Pero al final los resultados son muy similares. Ellos corren con el motor de un F1 y nosotros con el de un gran turismo, pero hace tiempo que les ganamos casi todas las carreras (...) Pero bueno, lo verdaderamente importante es el entusiasmo, las horas que le echan todos los que trabajan en Informativos Telecinco, hay muchas ganas y mucha eficacia, la diferencia de medios se suple con inteligencia, mucho trabajo y profesionalidad.

P: ¿Se reciben más presiones en uno o en otro?

R: Todos los medios seguramente reciben presiones, y especialmente puede suceder en la televisión pública; presiones políticas, religiosas, sindicales, de todo tipo... Pero está en la mano de los responsables de informativos no ceder, saberlas torear con mucha diplomacia, mantener siempre la máxima independencia.

P: ¿Cree que es compatible la calidad de la televisión pública con la financiación sin publicidad? ¿Debe volver la publicidad a TVE?

R: La televisión pública debe estar financiada por el Estado, con eficacia, sin derroche y con absoluta transparencia. De hecho hace tiempo que no tienen publicidad. La televisión pública podría estar financiada con una especie de canon, como sucede en otros muchos países europeos, y dejar de intentar competir con las privadas, ocuparse de otros contenidos, de cosas que nunca ofrecerán éstas y atender a públicos más minoritarios. La BBC es un buen ejemplo de lo que le digo.

P: Los informativos de Telecinco son los más vistos por la audiencia desde hace cuatro meses ¿Qué tienen que no tengan los demás?

R: Buena información, buen ritmo, un formato más asequible, que ofrece las noticias de forma más "entretenida", y sobre todo, el mejor equipo, la mejor redacción que se puede tener para contar noticias. También influye el hecho de estar muy cerca de lo que sucede en la calle, del sufrimiento de tantas personas que lo están pasando mal, muy mal, de los más débiles denunciando cada día muchas injusticias y situaciones realmente intolerables.

P: Hay gente que opina que son amarillistas...

R: Ni más ni menos que los demás. Y a los que opinan eso les invito a vernos cada día; aquí se intenta ofrecer siempre la mejor información en todos los sentidos.

P: ¿La audiencia prevalece por encima de todo?

R:
La audiencia es importante para todos los que hacemos televisión, claro, pero le aseguro que los que hacemos informativos en esta cadena o en cualquier otra trabajamos con el mismo entusiasmo y las mismas ganas sin plantearnos si son mil, cien mil o un millón los espectadores.

P: ¿Cree que en España nos tomamos en serio lo de comunicar bien?

R:
En España hay grandes comunicadores y todos se toman muy en serio su trabajo.

P: ¿A qué achaca la escasa valoración que los españoles hacen de los periodistas?

R:
Me parece que la escasa valoración de los españoles afecta a otros sectores. No creo que se valore mal a los periodistas, al contrario, creo que muchos ciudadanos ven en ellos a un aliado, la única salida, ya que gracias a su labor se están enterando de cómo, cuánto y cuándo les intentan tomar el pelo. En estos tiempos tan complicados la tarea de los medios de comunicación denunciando y desenmascarando corrupciones e injusticias es imprescindible. Siempre lo es, pero ahora más.

P: ¿Hay autocrítica en la profesión?

R:
Creo que en ningún otro gremio se hace tanta autocrítica como en este. Los que trabajamos en este oficio raramente estamos satisfechos con lo que hacemos y siempre queremos mejorar. Siempre estamos haciendo autocrítica.

P: ¿Por qué en internet se está regalando el trabajo del periodista?

R:
El del periodista, el del músico, el del escritor, el del diseñador, el del director de cine, el del científico. Todavía hay mucha gente instalada en la creencia de que en Internet vale aquello del "gratis total", es muy lamentable. Internet avanza mucho más rápido que las normas que deberían regirlo. Y ese es un asunto muy grave.

P: ¿Por qué a la mujer le cuesta tanto alcanzar puestos de dirección en el sector?

R:
Eso depende de cada empresa, aquí por fortuna hay muchas mujeres en puestos de dirección, también en la dirección de informativos. En cualquier caso es cierto que sería deseable que hubiera muchas más mujeres en altos cargos de responsabilidad, desde los más altos en el Gobierno hasta las administraciones locales. Aún queda mucho por hacer por la igualdad en ese sentido.

P: Acaba de publicar su tercera novela ¿Se queda con la faceta de periodista o la de escritor?

R:
Con las dos. Además son perfectamente compatibles, incluso complementarias.

P: De los personajes a los que ha entrevistado ¿tiene alguna predilección?

R:
Me encantó poder conocer de cerca a Juan Pablo II, un personaje fascinante, polémico y complejo, más allá de las creencias y del cargo religioso que ocupaba. Pero ha habido muchos más... Una de las maravillas de este oficio es que te permite conocer a gente de todo tipo, a gente muy interesante, para bien y para mal.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual