Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

Un hospital de Huelva retira la alimentación a una mujer en coma irreversible

  • La Junta de Andalucía "recordó" al centro, a petición de la familia, la obligación de cumplir la Ley de Muerte Digna

Imagen de la noticia

Un hospital de Huelva retira la alimentación a una mujer en coma irreversible

El hospital Blanca Paloma de Huelva, donde se encuentra ingresada Ramona Estévez. EFE

0
Actualizada 25/08/2011 a las 01:03
  • CECILIA CUERDO . COLPISA. MADRID .

La familia de Ramona Estévez la acompaña más tranquila en sus últimas horas una vez que han conseguido que el centro médico de Huelva en el que está ingresada le retirase la sonda nasogástrica con la que trataban de alimentarla pese a su voluntad y a que permanece en estado irreversible. Esto solo ha sido posible tras recurrir a la Junta de Andalucía, cuya consejería de Salud tuvo que intervenir para "recordar" al centro médico que la ley autonómica de muerte digna ampara el deseo de la paciente.

"Habían convertido a mi madre en una máquina de bombear sangre, un vegetal", explica con la voz rota José Ramón Páez, su hijo, una situación que "técnicamente podrá ser posible, pero éticamente es inadmisible e inhumano". El calvario comenzó el pasado 26 de julio, cuando Ramona, que cumplirá 91 años la próxima semana, sufrió un infarto cerebral. Las primeras pruebas médicas confirmaron el peor pronóstico, que el cerebro estaba destrozado y no podían hacer nada ante su avanzada edad, por lo que ante lo irreversible de la situación los médicos la derivaron al hospital concertado Blanca Paloma, del Grupo Pascual, especializado en el tratamiento de personas mayores en estado terminal.

Dedicación y cuidado

José Ramón no oculta su agradecimiento al personal de este centro por su dedicación y cuidado de su madre, pero reconoce la tensión con el médico que les atendió y el "chantaje" al que se vieron sometidos. Desde el primer momento, expresaron la voluntad manifiesta de Ramona de no recibir tratamientos que prolongaran artificialmente su vida, una voluntad que había repetido en numerosas ocasiones a sus hijos o a las cuidadoras que se encargaban de ella desde que fue operada de una cadera.

Ella solo decía que cuando llegara el momento le dieran una pastillita para poder morir tranquila", rememora José Ramón, quien insiste en que hasta el último momento su madre mantuvo la cabeza lúcida y buena salud.

Sin embargo, el facultativo les dijo que había que sondarla para alimentarla, porque el suero solo la hidrataba. Ante la negativa familiar, llegó el ultimátum: "O le poníamos la sonda o nos la llevábamos a casa bajo nuestra responsabilidad".

"Nos advirtió que no alimentarla estaba castigado por el Código Penal", prosigue José Ramón entre lágrimas. "No sabíamos que hacer", por lo que ante su desconocimiento de la ley acabaron aceptando la pretensión del médico, que en varias ocasiones les preguntó acerca de si la mujer había realizado el testamento vital, "supongo que para tener un documento al que agarrarse para cumplir su deseo, los médicos no se quieren complicar la vida".

La aplicación de la sonda complicó aún más la situación de Ramona, que sufrió una infección pulmonar que requirió incluso antibióticos. "Nos decían que no sentía, que estaba inconsciente, entonces, ¿para qué mantenerla con vida?", se pregunta su hijo.

Tras conocer a través de la prensa la situación de Carmen, una mujer hospitalizada en Leganés en una situación similar, el hijo de Ramona contactó con la asociación Derecho a Morir Dignamente, que remitió el caso a la consejería de Salud. Ésta se puso en contacto el lunes con la dirección del centro médico, y en cuestión de horas se le retiró la sonda.

Primera mediación

Se trata del primer caso, desde la entrada en vigor de la normativa, en que la administración autonómica andaluza tiene que mediar en una situación puntual para resolver un conflicto entre la voluntad de un enfermo y el tratamiento terapéutico aplicado, en este caso la alimentación por sonda. "Un caso clarísimo para aplicar la ley", según apuntan desde la asociación DMD. Por su parte, la Consejería andaluza de Salud apunta que no han tenido que "dar ninguna orden" al hospital, sino "aclarar" la aplicación de la norma, y subraya que la dirección del centro "inmediatamente ha entendido los derechos legales del paciente ".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual