Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ESTUDIO

Las mujeres son 'cabeza de familia' en casi en el 40% de los hogares, aunque siguen dedicando más horas a la casa

el tiempo diario dedicado en 2002 por la mujer al hogar era de 4,5 horas, mientras que el del hombre era de dos horas y seis minutos

El tiempo diario dedicado en 2002 por la mujer al hogar era de 4,5 horas, mientras que el del hombre era de dos horas y seis minutos

ARCHIVO
0
Actualizada 01/12/2011 a las 18:52
  • E.PRESS.MADRID
Casi en el 40 por ciento de los hogares españoles la mujer se ha convertido en el referente, en el 'cabeza de familia' que sustenta el hogar, a pesar de que siguen siendo las que dedican más horas al mantenimiento de la casa. Se trata de una situación "paradójica" que viene cobrando protagonismo en estos diez últimos años y que se ha visto impulsada por la crisis económica.

Así lo aseguró el consejero del Consejo Económico y Social de España (CES), Juan Antonio Fernández Cordón, al presentar este jueves en Madrid el Tercer Informe del CES, del que es coordinador, sobre la evolución desde 2002 a 2010 de la situación de las mujeres en la realidad sociolaboral española, junto con el presidente de la institución, Marcos Peña.

Fernández Cordón explicó que se trata de un "salto importante" puesto que los hogares "siempre" se han visto dirigidos por un hombre y ahora la situación está cambiando. En este sentido, Peña detalló que los hogares unipersonales y monoparentales, compuestos sobre todo por las mujeres y sus hijos, han aumentado con los años en España, aunque son cifras que no superan la media de la UE.

De hecho, detalló que el tiempo diario dedicado en 2002 por la mujer al hogar era de 4,5 horas, mientras que el del hombre era de dos horas y seis minutos. "Han pasado casi diez años pero los tiempos son casi los mismos", puntualizó, al mismo tiempo que destacó la baja tasa de emancipación en España, donde son "muy frecuentes" las familias de tres ó más adultos, especialmente jóvenes que no han abandonado el núcleo familiar.

"La conciliación no es complicada en la vida ordinaria, sólo cuando algo se rompe en la rutina del día a día, como por ejemplo que un niño se pone enfermo. Los hombres no acuden a eso. Hay que cambiar este tipo de costumbres. En el fondo uno de los grandes problemas de las mujeres son los propios hombres para avanzar en la igualdad de sexo", advirtió Fernández Cordón.


IGUALDAD, VIOLENCIA DE GÉNERO Y PARO


En esta línea, el estudio del CES refleja que, en materia de igualdad, se valora "positivamente" la aplicación de la Ley de Igualdad, a pesar de su "carente" soporte presupuestario y de que en 2008, con la crisis, se haya dado un giro "negativo" en las políticas de igualdad de género. Es más, advierte de que las exigencias de austeridad presupuestaria plantean "serios interrogantes" sobre el futuro de estas políticas.

En materia de violencia de género, el CES realiza un juicio "positivo" porque hay mayor conciencia social en la materia, se ha incrementado el número de denuncias y han mejorado tanto la información como la extensión del uso de la teleasistencia.

En cuanto al mercado laboral, Peña señaló que el incremento de la tasa de actividad de la mujer de 2002 a 2010 ha sido "tremendamente significativa". En este sentido, ha apuntado que la diferencia en 2002 entre hombres y mujeres ascendía a 27 puntos y en estos ocho años se ha pasado a 13 puntos. "este jueves en día nos encontramos en una situación que ha mejorado y que a juicio de CES es el dato que explica nuestro siglo, la presencia de la mujer en el mercado de trabajo", destacó.

No obstante, advirtió de que la mejora sigue "sin ser suficiente" porque la "desigualdad de género se combina con la desigualdad social", donde se han equiparado las tasas de paro entre hombres y mujeres pero no porque la mujer ahora tenga más trabajo, sino porque la destrucción del empleo está siendo "fundamentalmente masculina".

OCUPACIÓN LABORAL


En cuanto a los rasgos diferenciales del empleo en las mujeres, Peña destacó la aparición de una "especie de síndrome de ocupación femenina difícil de variar", donde las mujeres tienen una "presencia masiva" en el sector servicios, categorías profesionales inferiores, con dificultad de promoción, salarios más bajos y de menor temporalidad, además de tratarse de empleos a un tiempo parcial. En su opinión, este dato es "muy significativo" porque afecta en un 5 por ciento a los varones y en un 23 por ciento a las mujeres. "Hay que subrayar que es un tiempo parcial no deseado", ha apostillado.

Así, enamoró que el 17,6 por ciento de la ocupación total femenina se concentraba en 2010 en la rama del comercio, mientras que el 12,9 por ciento en actividades sanitarias y de servicios sociales, el 9,1 por ciento en hostelería, el 9,5 por ciento en educación y finalmente el 8,4 por ciento en empleo doméstico.

"Existe una mejoría indudable pero se mantiene la segregación. Para hacerse una idea, sólo el 17,5 por ciento de las mujeres son profesionales y el 13,5 son técnicos. Existe una igualdad que a la postre es desigualdad porque aparece un techo de cristal en la empresa invisible pero infranqueable que impide la promoción", comentó el presidente de CES.

Además, tachó de "sorprendente" la situación de la mujer en cuanto a su nivel educativo y su trayectoria laboral, donde existe una paradoja "impensable", ya que la mujer tiene mejores niveles educativos que el hombre, además de mejores rendimientos académicos, aunque dicha mejoría no conduce a una mejor situación en el mercado, ni tampoco a una mejor trayectoria profesional. "Hemos defendido toda la vida que la educación era la política de empleo por antonomasia y que a mayor educación mejor empleo, pero vemos que en el caso de la mujer eso no se produce", alarmó.

Igualmente, señaló que se mantiene la brecha salarial, donde las mujeres cobran un 16,3 por ciento menos que los hombres y, en materia de pensiones, se está más o menos al 50 por ciento entre varones y mujeres. Eso sí, destacó la presencia "muy significativa" de la pensión de viudedad de la mujer, que representa un 42,5 por ciento, mientras que el hombre no llega al 1,5. Además, según el informe de CES, las mujeres ganan 597 euros y los hombres 971 euros de pensión media al mes.

"La igualdad es un objetivo a perseguir. Hay que ser consciente de que la desigualdad es un derroche y un despilfarro social y económico y que, tanto para salir de la crisis, como para garantizar el sistema de protección social, hay que incrementar la presencia de la mujer en el mercado laboral porque garantiza un mayor volumen de empleo. Se trata de una medida que exige activar las políticas de conciliación y nos llevaría a universalizar guarderías infantiles para la escolarización de los 1 a los 3 años", concluyó Peña.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra