Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

EL AÑO

0
Actualizada 26/12/2011 a las 01:03
  • TELEVISION@DIARIODENAVARRA.ES

V AMOS a cerrar 2011 con un cierto aire de alivio, ¿verdad? Ya era hora de que esto se acabara. Lo malo es que lo que tenemos por delante no es particularmente fácil. En el terreno televisivo, este año ha estado marcado por las consecuencias de la crisis económica: reducción del mercado publicitario, menos ingresos, más gastos y, en consecuencia, dramáticas situaciones de despidos masivos y ajustes de plantilla en numerosos medios. Ha sido un horror. Además, dos grandes cadenas españolas se han visto devoradas por otras más grandes aún: primero fue Cuatro y este año le ha tocado a La Sexta; ambas cadenas, creadas desde el poder político y con su apoyo expreso, han terminado fagocitadas por Telecinco y Antena 3, respectivamente. Esto es de una enorme importancia. Para empezar, es la prueba palpable del fracaso de un modelo televisivo: el de las concesiones de antena mediatizadas por el poder político. Pero además coloca al mercado en una situación sumamente irregular, con el 90% de la tarta publicitaria en manos de sólo dos operadores. Bajo ese oligopolio feroz, las pequeñas cadenas TDT tratan de sobrevivir en condiciones dificilísimas; la promesa de pluralismo y libertad que era la TDT puede acabar completamente frustrada. Pero no es mucho más prometedor el horizonte de las cadenas públicas, tanto la estatal como, sobre todo, las autonómicas, todas ellas atenazadas por unas deudas insostenibles. La televisión privada puede sobrevivir con un par de ajustes que garanticen la libre competencia, pero los canales públicos necesitan un dinero que ya no existe. Y mientras todo eso ocurre, el público ha empezado a levantar la voz. Este año 2011, por primera vez en nuestra historia, la presión del público ha forzado a los anunciantes a retirar su publicidad de un programa, en un jaque mate que nadie esperaba. Y esa acción del público ha ido completamente al margen de los cauces oficiales que marca la comisión para el seguimiento del código de autorregulación. En resumen: 2011 ha deshecho el mapa televiivo. Ahora hay que componerlo de nuevo. En 2012.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra