Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Burofax, un notario económico

  • Si quiere darse de baja de un servicio y no le hacen caso, enviar un burofax le ayudará a comunicarlo. El burofax es un documento para comunicarse con validez judicial.

0
Actualizada 12/12/2011 a las 01:03
  • M.C. GARDE . PAMPLONA

D ECIR algo, comunicarse con alguien y hacerlo de forma segura, fehaciente y que, en caso de juicio, tiene validez. Es el burofax, un instrumento muy utilizado cuando alguien quiere enviar cualquier tipo de notificación o documentación a alguien (físico o jurídico) y que, además, quede constancia del envío, de su recepción y del contenido de la notificación. En Navarra, en las 45 oficinas de Correos, se ha enviado este año cerca de 11.000 burofax hasta octubre. "Las cifras se mantienen similares", cuentan desde la entidad. Ahora bien, el documento no solo se puede enviar por burofax de forma presencial, ya que también existe la opción de hacerlo a través de internet, sin tener que acudir a una oficina.

Comunidades de vecinos a un moroso, un cliente a una aseguradora en la que desea darse de baja, una empresa para reclamar deuda o, al revés, una persona que demanda un pago a una empresa, un propietario de un piso que comunica al inquilino la fecha de finalización del acuerdo... Los casos pueden ser muy variados. Así, el burofax no solo supone el envío urgente de la carta o documentación, sino que además supone una prueba fehaciente de su envío frente a terceros (por ejemplo, ante a un juez).

Otra posibilidad es la comunicar la baja de un servicio cuando no hay forma de contactar con la empresa por otras vías. Lógicamente, para que la capacidad probatoria del burofax sea máxima, el debe ser con acuse de recibo y con copia certificada del contenido, lo que nos proporciona una copia autentificada del contenido de los documentos enviados.

Unos 25 ? página

El procedimiento para enviar un burofax desde una oficina es el siguiente. Acudir con el documento que se desea enviar y la dirección del destinatario.

Una vez allí, un empleado le solicitará sus datos personales (nombre, apellidos, dirección, teléfono) y los datos del destinatario (nombre, apellidos, dirección, etc). Con ellos, rellenará lo que se denomina carátula del burofax.

A continuación, el empleado le solicitará el documento que desea enviar. Lo habitual es que sea certificado, de manera que el empleado se quedará con el documento original y le entregará una copia certificada. Si el cliente solicita que el burofax tenga acuse de recibo, el empleado el informará mediante telegrama los pasos que está siguiendo su burofax .Correos emplea unos tres días para la entrega. En ese tiempo, acudirá en dos ocasiones al domicilio del destinatario y a horarios diferentes. Si no da con el destinatario o un familiar dejará aviso para que vaya a recogerlo a una oficina de Correos en el plazo de treinta días. La primera página de burofax con certificación y acuse de recibo cuesta unos 25 euro. A partir de ahí, cada página cuesta una cantidad inferior, en torno a un euro. Por internet el coste se reduce a unos 23 euros.

Para desistir de una compra en los siete días siguientes

Juan abre el buzón y se encuentra con una carta inesperada. "Ha resultado premiado" dice el texto en letras espectaculares. Al igual que Juan muchas personas reciben cada año cartas con mensajes similares. En ellas, se dice al destinatario que ha ganado un fantástico y cuantioso premio que tiene que ir a recoger a un lugar, en muchas ocasiones a un hotel. Una vez allí, suele haber dos posibilidades: o te venden una alfombra, una vajilla, una enciclopedia, etc que supera el valor del premio por mucho o te regalan (en el caso de viajes) por ejemplo el alojamiento en un hotel pero te obligan a comer en él por un precio que superaría, sumado, el precio de la estancia mediante una agencia de viajes. Al final son estafas que buscan que las personas compren artículos que realmente no necesitan o que, en ese momento, no pensaban adquirir. Sin embargo, la atmósfera que crean y la artimañas comerciales que emplean hace que las personas acaben firmando una compra. En estos casos, sepa que la ley permite desistir de las compras realizadas en los sietes días posteriores a la compra. Pero si se quiere hacer de forma fehaciente, lo más recomendable es hacerlo mediante el envío de un burofax. De ese modo, se cubrirá las espaldas en caso de que no le atiendan por teléfono. La opción de utilizar el burofax también se extiende a casos de ventas de multipropiedad, de seguros que no se desean concertar, de contratos con operadoras de compañías móviles o con cualquier otra adquisición de la que luego se desea desistir.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra