Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CIENCIA

Neandertales y Homo sapiens tuvieron hijos en común

  • Investigadores españoles determinan que ambas especies tuvieron hijos en común hace más de 100.000 años en algún lugar de Oriente Medio

Los neandertales hicieron joyas hace 130.000 años

Los neandertales hicieron joyas hace 130.000 años

Recreción de un homo neandertal

Archivo
18/02/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Un equipo de investigadores españoles ha descubierto que los neandertales y los Homo sapiens tuvieron hijos en común hace más de 100.000 años. Un hallazgo que pinta nuevos detalles en el complejo -y aún incompleto- dibujo de la evolución de la humanidad moderna. Gracias a esta nueva información, los científicos han podido deducir que un grupo de sapiens salió de Africa hace más de mil siglos, y que prosperó lo suficiente fuera del continente que los vio nacer como para cruzarse con grupos de neandertales y dejar un rastro genético en su ADN. Al final, sin embargo, ambas comunidades se extinguieron.

Durante muchos años se pensó neandertales y sapiens habían coexistido, compartido territorio, y poco más. Pero en 2010 se demostró que la relación entre ambas especies fue, en realidad, mucho más intensa. Que se cruzaron y, además, podían tener hijos fértiles. Todos los humanos de origen euroasiático modernos tienen trazas de neandertal en su ADN que se remontan a hace unos 50.000 o 60.000 años, después de que sus ancestros saliesen de África para expandirse por el mundo.

MIGRACIÓN A SIBERIA

Este rastro es prueba de que, por así decirlo, algunos hijos de parejas mixtas habían permanecido dentro de las poblaciones que acabaron desembocando en el humano de la actualidad. Incluso, recientemente, se han hallado indicios de que estos genes incorporados pueden ser responsables de la predisposición a las adicciones, a padecer alergias o a sufrir depresión.

El último hallazgo, publicado en la revista científica Nature, ha sido en sentido contrario. Trazas genéticas sapiens han aparecido en el ADN secuenciado de restos fósiles de neandertales hallados en Siberia. Y como se sabe que estos últimos migraron hasta allí desde el Golfo Pérsico, donde también hay pruebas de presencia de humanos modernos de hace más de 100.000 años, los científicos creen que este es el lugar donde se produjo el cruce. En esta ocasión, los hijos de las parejas mixtas se quedaron con los grupos neandertales que posteriormente se mudaron hacia el noreste.

La explicación propuesta no es definitiva, sino solo la más probable con los datos de los que disponen los investigadores en la actualidad. Por ejemplo, aseguran que el cruce entre especies tuvo que ocurrir en Oriente Medio porque entre los neandertales europeos no hay rastro de ADN sapiens. El descubrimiento no es solo una curiosidad más. Permite a los científicos confirmar que los sapiens salieron de África, donde surgió la especie, en más de una ocasión. Solo la última, hace algo más de 50.000 años, tuvo un éxito total, pero no estaba claro el alcance de las anteriores. Probablemente hubo muchas que fracasaron y acabaron en nada.

CUEVA DEL SIDRÓN

"Ahora sabemos que esa salida del continente africano hace unos 100.000 probablemente no fue fallida", indica Antonio Rosas, paleontólogo del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) y coautor del trabajo, que ha coliderado el español Sergi Castellano, investigador del Instituto Max Planck de Evolución Humana en Alemania. Por primera vez existen pruebas sólidas de que los antepasados de los humanos modernos prosperaron más allá de su continente original, mucho antes de lo que se pensaba, y al menos el tiempo suficiente como para dejar su huella entre los neandertales.

"El origen del Homo sapiens ahora lo tenemos datado, más o menos, hace unos 160.000 años en África", explica Rosas. "Durante 40.000 o 50.000 años evolucionaron ahí por su cuenta". Solo entonces realizaron la que, según este último hallazgo, es la primera gran migración exitosa que se le conoce a la especie. "Sabemos que en Israel hay unos restos de sapiens muy antiguos", recalca el paleontólogo, que aclara que se refiere a unas herramientas y restos de entre 100.000 y 120.000 años de antigüedad que, hasta ahora, apenas eran un cabo suelto.

Para hacer estas comparaciones los científicos compararon genomas de neandertales europeos -extraídos de la cueva del Sidrón, en Asturias- y siberianos, así como de un Homo denisovano y de dos humanos modernos.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual