Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
sociedad

Cenicienta hubiese llegado descalza a medianoche

  • Según sus cálculos, a poco que estos tuviesen tacón, se habrían hecho añicos al primer baile

Cenicienta hubiese llegado descalza a medianoche

Cenicienta hubiese llegado descalza a medianoche

El zapato de cristal e la Cenicienta

sensacine.com
Actualizada 17/02/2016 a las 10:21
  • colpisa. madrid
Un equipo de científicos ha echado números y asegura que la famosa historia de Cenicienta hace aguas. Algo falla. Que su hada madrina convirtiese una calabaza en una carroza, vale, que transformase unos harapos en un vestido de fiesta, por qué no; pero la anécdota de los zapatos de cristal, aseguran, no cuadra con las leyes de la física. Según sus cálculos, a poco que estos tuviesen tacón, se habrían hecho añicos al primer baile. Y lo que seguro no que habrían aguantado, afirman, es la precipitada huida durante las campanadas que anunciaban la llegada de la media noche.

"Como es bien conocido, Cenicienta acudió al baile con zapatos de cristal", aseguran tres estudiantes de física de la Universidad de Leicester en un artículo publicado en la revista Journal of Physics Special Topics. "Sin embargo, no está tan claro si su decisión fue sensata". Calcularon la resistencia de un zapato de cristal y concluyeron que, a mayor tamaño del tacón, mayor riesgo de rotura. Y que si tenían el aspecto propuesto por películas como la de Disney, la catástrofe estaba garantizada.

"Hemos determinado la altura del tacón que podría usarse con seguridad para una persona estática, caminando o corriendo", afirman los autores en su trabajo. "Y mientras que el tacón puede ser de cualquier tamaño si Cenicienta no se mueve, no pasa lo mismo si está en marcha". Para que la futura princesa pudiese caminar, estos no debían superar los 4,6 centímetros. Y para una carrera a máxima velocidad, como la que le esperaba, nada más allá de los 1,15 centímetros resistiría el traqueteo. Al menos, si estaban hechos con cristal convencional.

"Asumimos que el cristal usado es el de cal sodada, uno típico", aseguran. "Y puesto que el cristal es quebradizo porque no puede sufrir deformaciones plásticas, el zapato perderá su integridad cuando reciba un impacto de una fuerza superior al punto de rotura".

La revista que publicó su estudio está especializada en trabajos que analizan, bajo las leyes del mundo natural, la factibilidad de toda clase de fenómenos descritos dentro del mundo de la ficción.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual