Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
SALUD

Los voluntarios prohíben interrumpir el llanto

  • Más de 5.700 personas acompañan a los enfermos de cáncer y sus familias en los momentos más complicados

Los voluntarios prohíben interrumpir el llanto

Los voluntarios prohíben interrumpir el llanto

Personal sanitario en el Pabellón C del Complejo Hospitalario de Navarra.

J.C. CORDOVILLA (ARCHIVO)
0
31/01/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Nunca se debe interrumpir el llanto de una persona, ya sea el paciente o su familiar. Es una válvula de escape necesaria para rebajar la tensión acumulada de llevar días junto al borde de una cama para atender a un ser querido. O simplemente para expulsar de alguna manera las malas noticias; o las buenas. Pero nunca se debe cortar. Es una de las ideas fundamentales que se inculca a los voluntarios de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) que quieren echar una mano para superar este duro trance. Unas personas que deben cumplir con un perfil muy determinado, "porque no todo el mundo vale".

"Muchas de estas personas tienen un buen conocimiento de la situación. Están al tanto de las necesidades que existen y la importancia de que exista un apoyo social no cubierto por profesionales. Son personas resistentes a la frustración y con mucha capacidad para aguantar el dolor", explica Dori Martínez, coordinadora de este colectivo de 5.371 voluntarios que trabajan en 170 hospitales y 33 pisos y residencias repartidos por toda España. Un número que la AECC quiere aumentar en los próximos años. Pero ser un voluntario de acompañamiento -la gran mayoría, unas 15.000 personas, colabora de forma económica- hay que pasar por un proceso de selección y formación que se realiza en las diferentes sedes de la asociación. Además, en cada centro hospitalario hay un coordinador, habitualmente un psicólogo o un trabajador. "Ante el menor atisbo de que la persona se está sobreimplicando emocionalmente con un paciente y que sufre, se valora la situación con el voluntario", explica Martínez. "A veces se plantea desligarlo de la actividad durante un tiempo", añade. Para evitar este exceso de implicación emocional, se intenta que los voluntarios solo acudan a atender a un enfermo o su familia una vez a la semana.

Cuando terminan su turno, deben comunicar las incidencias que han observado al coordinador, pero nunca intervenir ni aconsejar. "Están, sobre todo, para escuchar. Para acompañar. Ni aconsejan ni prometen nada", insiste la responsables de la AECC, organización que ha dedicado el Día Contra el Cáncer a esta legión de personas que han ayudado a los demás desde que esta organización se fundó hace más de sesenta años. En esos informes se evalúa la respuesta de los pacientes, si requieren la presencia de estos voluntarios. "Si está nervioso por el tratamiento, por ejemplo, se le comenta al coordinador para que comunique a los profesionales sanitarios para que tomen las medidas necesarias", añade. Y nunca se interviene en una reacción -por ejemplo el llanto- o se da frases de aliento como no preocuparse.

Este tipo de voluntariado es la última fase de un proyecto como la Asociación Española Contra el Cáncer que ha ido evolucionando desde que nació en 1953. Entonces, se dedicaba a dar cobertura a aquellas personas que no podían a acceder a un tratamiento oncólogico. Después, con la llegada de la sanidad pública universal, el rol fue cambiando. Empezaron a colaborar en los hospitales. Al principio con recelo, "ya que los profesionales creían que estábamos invadiendo su terreno", en este esbozo de la atención psicológica y social a los enfermos. Hasta 1996, no se consigue firmar el acuerdo con el extinto Insalud que diera el paraguas legal necesario a estas actividades. En los noventa, la AECC comienza a ofrecer las primeras unidades de cuidados paliativos en los domicilios de los enfermos terminales. Unos cuidados que luego han ido asumiendo las comunidades autónomas con las competencias. "Los voluntarios reducen el malestar por las esperas, porque son muchas horas y tienen tiempo para pensar en qué me van a decir, qué me van a hacer. El voluntario amortigua, suaviza su estancia dentro del hospital ya sea en consulta o en planta. Es fundamental", indica Martínez.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual