Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Tecnología

​Las impresoras de alimentos sustituirán al microondas

  • La impresora Foodini se empezará a comercializar para profesionales en febrero de 2016

0
Actualizada 08/11/2015 a las 11:31
Etiquetas
  • efe. barcelona
Las impresoras de alimentos en 3D sustituirán al microondas en las cocinas en los próximos años, ha asegurado Emilio Sepúlveda, CEO de Natural Machines, la firma española que ha desarrollado la impresora Foodini, que se empezará a comercializar para profesionales en febrero de 2016.

Según explica Sepúlveda, Foodini es una nueva generación de electrodomésticos que combina tecnología, comida, arte y diseño, y que se ha concebido "para cocinar en casa sin tener que gastar tiempo, sin manchar la cocina y sin saber cocinar".

"Ahora la gente no tiene tiempo de cocinar y compra alimentos envasados y precocinados que suelen tener mucho azúcar, mucha sal, conservantes y grasas, y con esta máquina -asegura- se pueden hacer comidas más sanas y de forma muy fácil".

Las primeras impresoras en 3D, pensadas para hoteles, restaurantes, hospitales y pastelerías, preparan el plato pero no lo cocina, pero la siguiente versión, que estará operativa en 2017 ya será para el consumidor doméstico, porque también cocinará, avanza el responsable de Natural Machines.

"Es entonces -puntualiza Sepúlveda- cuando podrá sustituir a alguno de los elementos que hoy tienen todas las cocina, como el microondas, aunque su implantación dependerá del mercado y del precio del aparato".

La impresora permite crear los platos con los ingredientes que se ponen en unas cápsulas de 120 centímetros cúbicos, que es lo que inyecta la máquina, como la tinta de una impresora convencional, y puede trabajar hasta con cinco alimentos distintos a la vez.

La máquina, del tamaño de un microondas y que puede preparar platos para tres o cuatro personas, está conectado por wifi a internet y funciona con aplicaciones de móvil.

Foodini tiene una pantalla táctil a través de la cual se pueden descargar algunas recetas que están en el mismo aparato, o de una biblioteca de recetas de internet.

Las cápsulas pueden ser abiertas para que el usuario ponga lo que quiera, o cerradas y elaboradas con distintos alimentos frescos por algunas empresas de alimentación con las que Natural Machines ya ha llegado a acuerdos.

Según el calibre que tenga la boquilla de salida del ingrediente se pueden elaborar distintos platos, como una pizza, raviolis, pasta, galletas o puré de patatas, y con el diseño que se quiera.

Emilio Sepúlveda ha contado que, en función de la receta y del diseño que se quiere imprimir, la máquina va seleccionando los ingredientes de cada momento.

"Para unos raviolis -explica- primero hará una capa de masa, luego otra de relleno, después otra de masa, o de queso o de los ingredientes que te apetezca poner".

La impresora 3D puede hacer una comida entera, aunque si se quiere preparar un guiso o una paella, remarca Sepúlveda, "es mejor hacerlo de forma convencional" porque Foofini es una herramienta de cocina que permite hacer determinadas cosas pero que "no tiene intención de sustituir a todos los elementos que hay en una cocina".

Las 400 primeras impresora que saldrán al mercado en febrero, y que ya están colocadas, cuestan 4.000 dólares, pero a partir de agosto ya habrá una producción mayor con un precio más bajo, entre 1.500 y 2.000 dólares, similar al de un robot de cocina de alta gama.

Las máquinas se producirán en China porque el fabricante, una empresa que supone el 25 % de la electrónica mundial, también se ocupará del servicio posventa y de la certificación.

Natural Machine empezó hace tres años a desarrollar la máquina, que se ha ido adaptando a las necesidades de sus primeros clientes, y ya cuenta con una veintena de empleados (ingenieros mecánicos y electrónicos, diseñadores y desarrolladores de software) en cinco países, entre ellos China, donde tienen una oficina permanente.

La empresa se creó con un capital de 30.000 euros, pero ya lleva invertidos unos dos millones, aportados por los cuatro fundadores y por el fabricante de las impresoras, que ha invertido un millón.

Una de las utilidades más importantes del aparato será para hospitales, porque permite preparar comida para personas con problemas de deglución o con alergias severas, ya que controla muy bien las dosis y el valor nutricional de los productos.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual