Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
sociedad

​Un café entre animales, la última atracción en Tailandia

  • Una cafetería se ha convertido en la atracción de moda en Nonthaburi, una ciudad colindante a Bangkok

0
Actualizada 24/10/2015 a las 11:41
  • EFE. TAILANDIA
Una cafetería se ha convertido en la atracción de moda en Nonthaburi, una ciudad colindante a Bangkok, con un peculiar reclamo: tomar un café entre animales exóticos de distintos sitios de África y Asia.

Zorros fennec, suricatos (pequeños mamíferos de la familia de la mangosta que habitan en zonas del sur de África), junto con mapaches o zorros rojos, son algunos de los ejemplares que los clientes se encuentran en "Little Zoo Cafe", ubicado en una tranquila zona universitaria de la ciudad.

"Existen diversas cafeterías con gatos y perros pero ninguna con animales como estos. Mi intención es darles a conocer y enseñar a la gente cómo se debe cuidar y respetar a estos mamíferos", explica a Efe Wachiraporn Arampibulphol, propietaria del local.

Dos niñas miran curiosas cómo un pequeño zorro fennec juega con una bola de mimbre que le acaban de lanzar, mientras los padres observan divertidos la escena tomando unos cafés con un postre de chocolate en una mesa al otro lado de una mampara de cristal.

El local, que abrió apenas hace un mes, se ha convertido en todo un acontecimiento no sólo para los vecinos de Nonthaburi, sino que muchos tailandeses se trasladan a la localidad para poder pasar un rato con esos singulares animales.

"Desde que abrí el café, recibimos una media de cien personas al día y no damos abasto con las peticiones que nos llegan a las cuentas de redes sociales. No esperábamos tal acogida", comenta la propietaria entusiasmada.

La empresaria es también la dueña de todos los inusuales animales que hay en las estancias y afirma que lleva adquiriendo estos mamíferos desde hace más de siete años y que actualmente cuenta con unos sesenta, entre su vivienda y el local.

"Todos vivían conmigo en casa, hasta que decidí abrir este establecimiento. Antes de mostrarles al público han de pasar un periodo de adaptación que varía entre seis y diez meses. Son mi familia, no les expondría a ningún peligro", aclara Wachiraporn mientras sostiene entre sus brazos a una marmota a la que llama cariñosamente "Fatty".

Pero el café tiene sus restricciones: antes de entrar hay que lavarse las manos y descalzarse, además de estar siempre bajo la vigilancia de uno de los seis trabajadores del centro, que informan a los clientes de las directrices para no alterar a los mamíferos.

"No podemos cogerles en brazos y sólo les tocamos cuando ellos se acercan a nosotros y con mucho cuidado, sin molestarles", cuenta Ploy, una clienta de la zona.

En la segunda planta, más espaciosa que la principal, hay varias mesas bajas donde la gente se sienta en el suelo a tomar su consumición mientras un sigiloso y rápido zorro rojo se pasea con soltura entre ellos.

En la misma sala, separada por una cristalera, hay una estancia con unos columpios y un tobogán donde dos mapaches de gran tamaño se mueven a sus anchas ante la espectación de tres tailandeses que les sonríen.

"Los mapaches suelen ser pacíficos, pero se cansan con facilidad, por lo que los tenemos en un espacio aislado y sólo permitimos a unos pocos entrar a estar con ellos", explica la empresaria.

Aunque estas "mascotas" fueron importadas de forma legal, Wachiraporn no quiere dar lugar a dudas y tiene colocado en la pared un certificado que así lo sostiene.

En un rincón acondicionado descansa un zorro fennec, más pequeño que su hermano el rojo, de pelaje blanco y orejas largas y puntiagudas, sin que parezca molestarle los agudos sonidos que lanza el suricato, compañero suyo de habitación.

"Cockie", señala la coordinadora del café refiriéndose al adormilado animal, "está a punto de dar a luz, por lo que descansa la mayor parte del día".

El zorro rojo sube y baja las escaleras continuamente y obedece a la dueña cuando le ordena sentarse o que levante la pata ante la atenta mirada de los asistentes.

"Repetiremos la experiencia sin duda. Nos encantan los animales y ha resultado increíble", comenta Mike, un chico de Bangkok que, junto a dos amigas, se disponen a abandonar el local.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual