Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
Salud

Una década de progresos para curar el cáncer de mama

  • La ciencia ha impulsado la supervivencia del 80% al 90% pero llegarán terapias prometedoras que salvarán a más

Una mujer realizándose una mamografía.

Una mujer realizándose una mamografía.

Una mujer realizándose una mamografía.

ARCHIVO/J.A.GOÑI
0
19/10/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
El cáncer de mama es el término genérico para al menos tres familias de tumores malignos diferentes. Comprender que no era única dolencia, estudiar cada tipo por separado y buscar terapias específicas para cada una es un hito reciente que ha impulsado la supervivencia libre de enfermedad, que es casi como decir curación, hasta el 90% cuando el diagnóstico es precoz. Y en los laboratorios se investigan nuevas técnicas que prometen llevar la cifra aún más allá.

"En realidad, ni siquiera nosotros sabemos exactamente cuánta variedad existe en el cáncer de mama. Sí sabemos que lo forma un conjunto de enfermedades muy distintas entre sí", asegura César Rodríguez, coordinador del área de cáncer de mama del Hospital Universitario de Salamanca y portavoz de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). "Tienen distintas bases biológicas y moleculares, lo que a su vez supone dos cosas: que el comportamiento del tumor es muy diferente, algunos son más agresivos y provocan más metástasis o recaídas que otros, y también que las terapias no les afectan de la misma manera". Su especialidad celebra el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, y afirma que tienen motivos para ser optimistas. Los últimos diez años han cambiado muchas cosas para mejor, y nada apunta a un estancamiento.

Aproximadamente, dos de cada tres casos son del tumor 'hormonosensible', que si se detecta a tiempo y tiene las características adecuadas puede que no requiera un tratamiento de quimioterapia, sino uno a base de estrógeno. Un 15% adicional es de los triple negativo, para los que aún no existen terapias de vanguardia. "Tenemos que seguir tratándolos con quimio, que tiene las pegas de los efectos adversos y una eficacia menor", destaca Rodríguez. El 20% restante son, mayoritariamente, los denominados HER2 positivos, una clase de tumor muy agresivo y con tendencia a metastatizar -a invadir otros órganos- que, sin embargo, cuenta con un tratamiento de alta eficacia y pocos efectos secundarios. "Si se detectan precozmente, casi el 90% de las pacientes se curan y luego no recaen nunca, y las que recaen consiguen supervivencias muy prolongadas", afirma el portavoz de SEOM. "Antes tenían muy mal pronóstico, pero ahora, incluso en casos avanzados, igual no curamos pero sí logramos un buen control. Hace diez años, todo esto era impensable".

DIAGNÓSTICO DE PRECISIÓN

En parte porque es muy común -es, de lejos, el más habitual en mujeres- y porque cumple con ciertas características biológicas, el cáncer de mama se ha convertido en la patología en la que convergen buena parte las grandes terapias oncológicas de vanguardia. "Fue la punta de lanza de las nuevas terapias moleculares", señala Rodríguez. Contra los tumores HER2 se probaron, por primera vez, fármacos capaces de atacar al cáncer sin apenas afectar al resto del cuerpo -la quimioterapia mata, básicamente, a todas las células que se reproducen, sean cancerosas o no-. Poco a poco, además, se incorpora la inmunoterapia, una estrategia que consigue que las propias defensas del cuerpo identifiquen al tumor como un agente nocivo y luchen contra él. Para 2016 se espera un medicamento que prolongará la supervivencia de los casos más avanzados y de peor pronóstico. Pero los tratamientos no han sido lo único que ha cambiado. Saber qué tipos de tumor existen no vale si no pueden identificarse de forma eficaz. "Hemos vivido una importantísima evolución técnica en la última década", explica Luis Pina, radiólogo y experto en diagnóstico de la Clínica Universidad de Navarra. "Las mamografías son mejores, y las ecografías también". Cada vez es más habitual, recalca, utilizar la tomosíntesis, una técnica que produce imágenes tridimensionales a partir de mamografías. "Y nos permite identificar lesiones que antes pasaban desapercibidas", asegura. Incluso la cirugía ha cambiado. "Hacemos menos mastectomías, reconstruimos más", señala Pina. "Es una enfermedad grave, pero nunca la habíamos tratado tan bien".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual