Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
COLECCIONISMO

Quien tiene una muñeca tiene un tesoro

  • Medio centenar de coleccionistas de muñecas participan en el primer congreso nacional, en Ayamonte (Huelva)

Museo de Muñecas Antiguas de Ayamonte.

Museo de Muñecas Antiguas de Ayamonte.

Museo de Muñecas Antiguas de Ayamonte.

FACEBOOK
0
Actualizada 03/10/2015 a las 12:52
  • efe. Ayamonte Huelva
Una muñeca no es solo un regalo reservado casi siempre para las niñas, sino que se ha convertido en un objeto de fascinación para muchas personas, y solo en España hay centenares de coleccionistas que guardan, de forma más o menos organizada, verdaderos tesoros en sus casas.

Una parte de esos coleccionistas, más de medio centenar, se da cita este fin de semana en Ayamonte (Huelva) para participar en el primer congreso nacional que agrupa a personas que comparten la afición de coleccionar o restaurar muñecas, con el fin de poner en común el trabajo que realizan, cada una en su estilo.

El nexo del congreso es el museo que gestiona en la localidad Teresa Martín, una mujer apasionada no solo por las muñecas que ha ido recopilando a lo largo de su vida, sino por reunir verdaderos tesoros en torno a su museo, en el que destaca una muñeca rescatada del naufragio del Titanic, que consiguió tras una dura labor de búsqueda.

Lo que se ideó como un encuentro de un puñado de personas en torno a una afición común se ha convertido este fin de semana en una cita que ha desbordado las previsiones de los organizadores, que no esperaban, cuando abrieron la convocatoria, que acudiesen solicitudes para participar desde muchos puntos del territorio español.

Como explica Teresa Martín, el congreso se ha concretado con encuentros de trabajo teóricos y prácticos, así como varias citas paralelas, a las que se puede acudir sin necesidad de inscripción previa.

A Ayamonte han acudido coleccionistas procedentes de Barcelona, Bilbao, Málaga, Cádiz o distintos puntos de Galicia, además de Salamanca, donde existe uno de los museos de muñecas más importantes de España, aunque el de Ayamonte se ha afianzado en poco más de dos años como uno de los más importantes de su ramo.

Una de las protagonistas del congreso es la estrella de este tipo de coleccionismo, Mariquita Pérez, ideada por Leonor Coello de Portugal en 1938 y considerada la muñeca más famosa durante tres décadas, desde 1940.

Esta muñeca se fabricó entre 1939 y 1976, variando desde el primer modelo de cartón piedra al último fabricado totalmente en plástico, y conseguir sus primeras producciones es una de las labores de todo buen coleccionista.

Pero los congresistas no van a perder la oportunidad de ver la muñeca de porcelana que Eva Hart, superviviente del naufragio del Titanic, citaba en sus memorias, tras ser rescatada por Abel Federico Nogueiras en 1977.

Esta muñeca fue un regalo de sus padres a Eva Hart, que embarcó en el Titanic con 7 años como pasajera de segunda clase y sobrevivió, junto a su madre, al naufragio, falleciendo el 14 de febrero de 1996 a los 91 años.

La muñeca fue encontrada por Abel Federico Nogueiras, un pescador de la compañía Argenbel y localizada por Teresa Martín a través de internet, para ser una de las joyas de su museo.

La reunión de Ayamonte supone un primer paso para crear una cita concreta cada año para los amantes de las muñecas, ya sea a una escala normal o las miniaturas que se ubican en las casas fabricadas al efecto para ellas, ya que todo cabe en una afición que no tiene límites para las personas que disfrutan cada día de su particular pasión.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual