Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Cine

Rúnar Rúnarsson congela la sonrisa de San Sebastián

  • El público contempló, en medio de un paisaje de belleza extrema, la dureza de una vida sin noche

El director Rúnar Rúnarsson en el Zinemaldia.

Rúnar Rúnarsson congela la sonrisa de San Sebastián

El director Rúnar Rúnarsson en el Zinemaldia.

AGENCIAS
0
21/09/2015 a las 06:00
  • EFE. SAN SEBASTIÁN
Una comedia de ingredientes fantásticos y un drama intimista, terrible y bello son las propuestas que hoy han traído al Festival de San Sebastián Francia e Islandia, '21 nuits avec Pattie', de los hermanos Jean-Marie y Arnaud Larrieu, y 'Sparrows', del islandés Rúnar Rúnarsson.

Una competición para la Sección Oficial que no tiene donde comparar, si bien el público de ambas las ha premiado por igual con sendos aplausos al término de la proyección.

La primera, a la mañana, cuenta la historia de una mujer de mediana edad que se enfrenta a sus miedos tras la muerte de su madre, a la que apenas conocía y cuyo cadáver de pronto desaparece.

Jean-Marie y Arnaud Larrieu han dirigido a Isabelle Carré, Karin Viard, André Dussollier, Sergi López y Denis Lavant en esta comedia que tiene más de cuento fantástico que de drama psicológico.

El peso de la película recae en la actriz Karin Viard.

Su personaje, el de una Pattie de un apetito sexual exacerbado, está inspirado en una persona real, cuyos desinhibidos relatos de sus experiencias con los hombres los cineastas galos decidieron incorporar al guión, según han explicado ambos en la rueda de prensa posterior a la proyección del filme en el auditorio del Kursaal.

"No buscábamos la provocación", ha recalcado Arnaud Larrieu sobre la irrefrenable verborrea sexual de la mujer que se encargaba de cuidar la casa de la fallecida cuando esta se encontraba de viaje.

Y también han afirmado ambos que no han hecho un tratamiento psicológico de sus personajes, sino que han aprovechado el paisaje de bosques frondosos donde han rodado el filme para darle "una dimensión de cuento" para facilitar a Caroline su "regreso a la infancia".

Alrededor de las protagonistas se mueven una serie de curiosos personajes, el más excéntrico de ellos André (Denis Lavant), y presente solo a través de "skype", el marido de Caroline, un Manuel "prototipo del macho español" por el que los hermanos han optado para evitar al "parisino afeminado".

Con ese personaje, que interpreta Sergi López, bromean en la película porque Manuel siempre apostilla cuando se habla por ejemplo de los "vientos de España", que se trata de "los vientos de Cataluña".

"Lo de macho español se rompe a su vez al definirse catalán, que no es macho y es muy femenino en cierto sentido", ha añadido Jean-Marie Larrieu.

La broma ha seguido cuando Sergi López ha respondido que la diferencia de trabajar con directores españoles y galos es "la tendencia" que tienen estos últimos "a hablar en francés".

A primera hora de la tarde, 'Sparrows' (gorriones, en inglés) del islandés Rúnar Rúnarsson llenó el auditorio de un Kursaal al que se le heló la sonrisa al observar, en medio de un paisaje de belleza extrema, la dureza de una vida sin noche.

"Es verdad que el sol no se pone, no oscurece, y eso cambia el ritmo y los biorritmos de las personas", ha explicado Rúnarsson en una rueda de prensa a la que ha acudido acompañado de sus tres protagonistas principales; el joven Atli Óskar Fjalarsson, su "padre", Ingvar Eggert Singursson, y su "novia", Rakel Björnsdóttir.

Ambientada en la zona más al noroeste de Islandia, apenas a doscientos kilómetros de Groenlandia, ha explicado el director, la falta de luz en invierno "hace que la gente beba más de la cuenta, y en verano, por la falta de oscuridad, también beben".

El alcohol y las drogas en un entorno cercano y normalizado son importantes en la película porque la mayor parte de las cosas terribles que ocurren suceden porque sus protagonistas están bajo el efecto de uno o de otras.

Rúnarsson ha confesado que todo lo que cuenta en la cinta es "la pura realidad, de hecho -dice- está basada en experiencias propias y en hechos vividos en segunda o tercera persona" aunque no quiso precisar más detalles.

Sí lo hizo su protagonista femenina, Rakel Björnsdóttir, violada en una de las escenas por dos hombres mientras ella se encuentra inconsciente tras haber consumido ketamina, quien no dudó en afirmar que ese tipo de situaciones "es muy común en Islandia".

"Hace muy poco tiempo que hablamos claramente de estas cosas, el último año nos hemos abierto y muchas mujeres, y hombres también -agrega la joven actriz-, se atreven a contar lo que les ha pasado y cómo, muchas veces, el culpable es alguien muy cercano a la persona".

En cualquier caso, dice el director, "no nos hemos centrado en esto sino en la escala grises del corazón"

"No queríamos un final feliz -ha rematado Rúnarsson- porque la vida no es así, siempre hay sombras a la vuelta de la esquina".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual