Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
GIGANTE ASIÁTICO

Los niños de la industrialización china

  • El rápido crecimiento del país dejó una generación que emigró lejos de sus padres para trabajar

Los niños de la industrialización china

Los niños de la industrialización china

Un grupo de mujeres realiza compras en un puesto de Beijing.

AFP
0
Actualizada 13/09/2015 a las 10:59
  • EFE. PEKÍN CHINA)
El rápido crecimiento de China en las pasadas décadas ha dejado a una generación de jóvenes que se criaron alejados de sus padres, quienes se marcharon a buscar el Dorado a ciudades más boyantes, y que hoy piden que se busquen soluciones a una situación que no ha mejorado.

Sólo tenía tres días de vida cuando sus padres la dejaron con su abuela materna y se fueron a trabajar a Dongguan, la ciudad meridional del país asiático conocida como "la fábrica del mundo". Yang Yingmei, estudiante de repostería de 23 años, no ha vivido nunca con ellos.

"Yo entendía y entiendo muy bien por qué tomaron esa decisión, y nunca les he juzgado por ello. Al contrario", dice a Efe la joven, que pasó épocas viviendo con su abuela, una niñera y dos tías en su Sichuan natal (oeste), una de las provincias más depauperadas de China.

Como Yang, decenas de millones de niños crecieron apartados de sus progenitores cuando el país impulsó las primeras reformas a finales de 1970, ofreciendo nuevas oportunidades de empleo, y la economía china comenzó a resurgir tras años de escasez.

Un fenómeno que logró sacar a unos 400 millones de personas de la pobreza, pero que llegó incluso a empeorar la enorme brecha entre ricos y pobres en la potencia asiática, aún hoy entre los países con un mayor índice de desigualdad del mundo.

En parte por ello, todavía existen en China casi 70 millones de menores separados de sus padres, alrededor del 30 % del total de la población infantil, los definidos como "left behind children" ("niños dejados atrás"), término que engloba tanto a los que están con uno de sus progenitores como a los que viven sin los dos.

La inmensa mayoría, unos 61 millones, se encuentran en las zonas rurales, y casi la mitad no vive con ninguno de los padres, según UNICEF, que también indica que el número de estos casos aumentó de forma significativa entre el 2000 y el 2010.

A sus 24 años, Zhu Zicheng, procedente de la provincia de Henan (centro), ha pasado gran parte de su vida sin ninguno de sus padres, quienes se marcharon a buscar mejor fortuna "para ser capaces de pagarme los estudios sin pedir dinero a familiares", dice a Efe.

Estudiante de Comunicación en la universidad, el joven subraya que "en los pueblos menos desarrollados no se gana suficiente para sufragar los gastos de los hijos".

Según un estudio publicado en 2013 por el Centro para los Derechos de los Niños y la Corporación para la Responsabilidad Corporativa (CCR y CSR), los principales motivos que los padres argumentan para dejar atrás a los niños son la falta de tiempo para cuidarles, la imposibilidad de cubrir los costes básicos o no saber si tendrán acceso a los servicios sociales en el nuevo destino.

Se trata de una de las consecuencias del "hukou", el polémico sistema de residencia establecido en la década de 1950 para evitar la inmigración rural a las ciudades, y que impide acceder a ciertos servicios, como la educación o la sanidad, fuera de la provincia en la que se esté registrado.

Aunque el Gobierno chino lleva tiempo abogando por relajar las restricciones, para así impulsar la urbanización del país y robustecer a la clase media, los cambios llegan a cuentagotas.

Mientras Zhu lamenta los efectos de medidas como el "hukou" en su vida, Yang asegura a Efe que su experiencia "ha influido en mi forma de ser... No suelo pedir cariño, aunque me preocupo por los demás, prefiero no expresarlo".

Zhang Yiqiong, también estudiante universitaria, ve en cambio el lado positivo: "como nos reuníamos un tiempo limitado, siempre me daban regalos modernos y me traían ropa bonita que otros niños no tenían, por lo que me sentía muy orgullosa".

No obstante, vigilar que los menores que viven en zonas muy remotas estén bien atendidos "es un gran reto", dice a Efe Shantha Bloemen, jefa de comunicación de UNICEF en China.

Apunta que, aunque "en asuntos sociales el Gobierno chino está siendo mucho más activo" a través del Ministerio de Asuntos Civiles, cuya labor es también la de coordinar a las ONG locales y extranjeras, "aún hay un largo camino por recorrer".

"Todas las partes tienen que esforzarse para cambiar este fenómeno", señala Zhu, una situación que Yang también quiere ver "modificarse poco a poco", e incluso la optimista Zhang: "claro que quiero que esto cambie", admite.

De momento, Zhu se anima con que "gracias al transporte y a la tecnología, ahora resulta mucho más fácil que los niños contacten con los padres".
A falta de otras opciones, sugiere el joven, qué mejor que una "webcam".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual