Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Cine

​'Everest' abre la 72 edición de la Mostra de Venecia

  • Baltasar Kormákur presenta una historia real llena de caras conocidas

Los protagonistas de 'Everest' inauguran la Mostra

Sus estrellas ya están en la ciudad italiana presentando la película. "Everest" está basada en la tragedia que vivieron, hace 20 años, ocho alpinistas en la montaña más alta del planeta. Una película de superviviencia bastante inquietante.

ATLAS
La película de Baltasar Kormákur.

​'Everest' abrirá el Festival de Venecia

La película de Baltasar Kormákur.

0
02/09/2015 a las 16:39
Etiquetas
  • EFE. VENECIA
'Everest' abrió hoy la 72 Mostra de Venecia con una historia real, una lucha entre los seres humanos y la naturaleza, llena de caras conocidas -Jake Gyllenhaal, Jason Clarke, Josh Brolin o Keira Knightley- en la que su director, Baltasar Kormákur ha buscado lo íntimo dentro del espectáculo.

"Quería hacer un filme íntimo, como una película 'indie', pero espectacular como un 'blockbuster' (éxito de taquilla)", explicó el islandés Kormákur en la rueda de prensa de presentación de una película que fue recibida con tanta frialdad como la que muestra en la pantalla.

'Everest', rodada en 3D, cuenta una tragedia que ocurrió en 1996 durante los días en que las escaladas de turistas se apelotonaban en las subidas a la montaña más alta de la tierra, con 8.848 metros.

Un desafío que muchos se toman como un deporte, otros tantos como una aventura y algunos como un negocio, tal y como relata una película que ha tratado de ceñirse a los hechos sin renunciar, por ello, al espectáculo.

Sin embargo, la altura impidió al equipo rodar gran parte de la película, como tenían previsto, en los escenarios reales ya que solo pudieron aguantar un tiempo en el campamento base (a unos 5.500 metros de altitud), pero más arriba era imposible desarrollar un rodaje normal.

"El rodaje empezó en Nepal, en Katmandú, en los lugares en los que empezaron en la realidad los hechos (...). Fuimos hasta el campamento base con helicópteros y eso fue lo máximo que pudimos llegar en los escenarios reales. Después empezaron a ponerse malos miembros del equipo que tuvieron que ser evacuados".

El equipo se trasladó entonces a los Dolomitas (en la frontera entre Austria e Italia) y rodaron otra gran parte en los estudios británicos de Pinewood, pero usando imágenes reales de la montaña que se pudieron grabar sin los actores.

"Quería que los actores interactuaran con la naturaleza, que fueran lo más realistas posibles" y de ahí la necesidad de que estuvieran, en lo posible, en los escenarios reales. "Se lo hice pasar mal, pero nos los puse en peligro", precisó Kormákur.

"Hubiera sido impensable hacer esta película sin ir allí", a los lugares en los que se desarrolló la tragedia, explicó Clarke, protagonista de la historia.

Clarke interpreta al neozelandés Rob Hall, responsable del ascenso de un grupo de turistas -desde un cartero a un periodista o una experta escaladora japonesa- que habían contratado la escalada con su compañía y que murió tras ayudar a uno de ellos a llegar a la cima pese al brutal empeoramiento de las condiciones meteorológicas.

Los actores intentaron saber todo lo posible de los personajes que interpretan y Clarke incluso se fue a escalar a Nueva Zelanda con Jan Arnold, la viuda de Hall, papel que realiza Knightley.

Para Josh Brolin, al final fue una "experiencia de aislamiento" puesto que para cada uno fue un drama de una forma diferente. Su personaje, Beck Weathers, es un texano que solo se siente feliz en la montaña pero que no está preparado para realizar una ascensión tan dura como la del Everest.

"Era una responsabilidad muy grande, demasiado incluso" el interpretar a una persona que existe.

Pero, agregó Brolin, "tienes que dejar la responsabilidad a un lado y esperar que se vea el respeto con que lo has hecho".

Para Gyllenhaal también fue complicado dar vida a una persona real, especialmente por que sus hijos le llamaron para expresarle su preocupación por cómo su padre quedaría reflejado en la pantalla.

"Me senté con ellos para saber quién era su padre para ellos y para sentirle a través de ellos. De esa forma pude encontrar la energía necesaria para el personaje", explicó.

Y Emily Watson aseguró que interpretar a personas reales es lo que realmente le gusta de su trabajo como actriz. "Contamos lo que pasó, sin falsearlo", aseguró la actriz británica en una rueda de prensa en la que estaba presentes algunos de los protagonistas reales de la historia.

"He intentado ser lo más fiel y realista posible" pero sin renunciar a contar una historia cinematográfica, agregó Kormákur.

El resultado es una película que se centra en las tragedias humanas y que en la parte del espectáculo se ve lastrada por el rodaje en estudios y en escenarios no reales, con planos cerrados que impiden ver el fondo y en la que hay solo unos cuantos planos, aéreos, que muestra la grandiosidad del paisaje.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual