Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Tercera edad

La soledad de algunos abuelos durante el verano

  • La teleasistencia resulta útil para los ancianos que se quedan sin compañía cuando su familia viaja

Un anciano, sentado junto a un árbol.

La soledad de algunos abuelos durante el verano

Un anciano, sentado junto a un árbol.

EFE
0
Actualizada 28/08/2015 a las 16:45
  • EFE. Madrid
La soledad tiñe la época estival para muchos abuelos que no se van de vacaciones porque sus familiares no les tienen en cuenta para su veraneo y, por eso, son cada vez más los que recurren a los servicios de teleasistencia para sentirse seguros ante un problema de salud o solo para hablar con alguien.

Es el caso de José Luis Merino, de 88 años, viudo, con tres hijos, doce nietos y ocho bisnietos, que vive solo en el madrileño barrio del Retiro y que este verano se ha quedado en casa.

Pero nunca olvida llevar colgado de su cuello el botón de la unidad de control remoto que le da "tranquilidad en muchas situaciones".

Fue testigo de la Guerra Civil, ha viajado por todo el mundo y, aunque le gustaría ver más a su familia, dice bromeando que prefiere que sea de forma ordenada "porque son muchos".

Este veterano aplica el sentido del humor a todos los aspectos de su vida, aunque confiesa que en verano le resulta complicado no acordarse de los viajes que hacía antes con "toda la familia".

Hace seis años perdió a Pilar, su compañera de vida, y reconoce que al recordarla se emociona porque su partida fue "uno de los grandes golpes" de su vida.

Acude a misa solo, pasea, se acerca a comer al restaurante próximo a su hogar o disfruta con cintas clásicas para combatir la soledad, ya que, según este octogenario, el método para alejar a la tristeza es "mantenerse ocupado".

Apenas ve la televisión y procura cuidar su alimentación pese a que ahora no puede cocinar y debido a un brazo escayolado tras sufrir una caída, que se suma a una trombosis en su pierna que le obliga a sostenerse con un bastón.

Durante los días más calurosos, José Luis tiene sus propios remedios caseros de refrigeración: utiliza un gran ventilador en su habitación para conciliar el sueño y, a veces, apaga su sed con un "buen gin-tonic".

Cineasta y cinéfilo, ha escrito más de cuarenta guiones, dirigió junto a Mateo Cano 'Aquellos tiempos del cuplé' a finales de los años cincuenta y hoy en día mantiene su mente activa con la escritura y la dramaturgia y recordando su pasado gracias al sinfín de fotos, cuadros y pósteres que empapelan las paredes de su casa.

El caso de José Luis es similar al de muchas otras personas de la tercera edad. En verano los distintos centros de atención refuerzan las llamadas con recomendaciones contra el calor, debido a que es el sector "más afectado" por las altas temperaturas, según destaca el director de la empresa de teleasistencia Atenzia en Madrid, Gorka Fernández.

Los momentos de soledad o angustia, una crisis de ansiedad o las caídas son las incidencias más comunes entre las personas que atienden pues "resulta sencillo que una persona mayor se desestabilice en su domicilio y se caiga", revela Fernández.

Además, durante el verano aumentan las llamadas porque "sus hijos o ellos mismos avisan que se quedan solos".

Gorka Fernández asegura que en los centros de operaciones reciben miles de llamadas diarias, por ejemplo, en Madrid atienden unas 5.000 y ellos realizan otras 3.000 llamadas de seguimiento, asesoramiento o información para los usuarios.

Las personas mayores, sobre todo aquellas que están solas, son las usuarias comunes de la teleasistencia (se pueden solicitar los colgantes de unidad de control remoto en los servicios sociales o centros de salud) aunque también se apuntan a ella enfermos crónicos y personas jóvenes con patologías como los diabéticos.

Fernández cuenta que estas ayudas se están ampliando al haber cada vez más personas mayores con buena salud pero con otras necesidades al montar en bicicleta o pasear, lo que hace que utilicen un aparato diferente, móvil, para que estén seguros mientras practican esas actividades al aire libre.

Las empresas de teleasistencia como Atenzia trabajan de forma privada y a través de las Administraciones e incluso tienen en marcha proyectos de servicios públicos para atender a mujeres víctimas de violencia de género, para informar sobre la asignación de plazas de residencias y ayudas a domicilio.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual