Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Medio Ambiente

Una torre Eiffel en plena selva amazónica brasileña

  • Es la mayor torre de investigación ambiental del mundo para estudiar el cambio climático

La 'Amazon Tall Tower Observatory'

Una torre Eiffel en plena selva amazónica brasileña

La 'Amazon Tall Tower Observatory'

AFP
0
25/08/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Entre los frondosos árboles de la selva amazónica de Brasil emerge una torre metálica que recuerda a la torre Eiffel, tanto por tamaño como por los materiales de los que se compone. Este observatorio denominado ATTO por su nombre en inglés ‘Amazon Tall Tower Observatory’ es una estructura de 325 metros de altura -solo uno menos que la emblemática torre de París- que servirá de laboratorio para estudiar los cambios en el clima que se generan desde este enorme ‘pulmón’ del mundo. Este observatorio es la mayor estructura de investigación ambiental del mundo, solo comparable a la torre Zotino (Zotto, por sus siglas en inglés) instalada en Siberia desde 2006 y que alcanza los 304 metros de altura. En ella se estudian las concentraciones de gas, metano y otros gases de efecto invernadero.

Por su parte, ATTO ha sido fruto de la asociación científica entre los gobiernos de Brasil y Alemania. Valorada en 7,5 millones de dólares (unos 6,6 millones de euros), se encuentra en la Reserva de Desarrollo Sostenible de Uatuma, a 150 kilómetro de Manaos, la capital del estado de Amazonas, al norte del país. El observatorio servirá para la monitorización de los cambios climáticos que se produzcan en los bosques de la zona, uno de los ecosistemas más sensibles del planeta y que desempeña un papel importante en la estabilización del clima en el mundo. Su objetivo a largo plazo es medir el impacto de las variaciones en el clima global a través del estudio de la interacción de la vegetación con la atmósfera.

Esta enorme torre será capaz de recoger en el estado más puro la información y los indicadores de la relación entre la vegetación y el clima, lo que supone un gran avance para la ciencia. Así, esta torre permitirá obtener un «conocimiento inédito» sobre el papel del ecosistema amazónico en los cambios climáticos globales, según el Gobierno brasileño. Su instalación, que comenzó en 2014, ha sido llevada a cabo conjuntamente por el Instituto alemán Max Planck, el Instituto Nacional de Investigación del Amazonas y la Universidad regional del Amazonas.

TERMÓMETRO PLANETARIO

Con 5.000 millones de kilómetros cuadrados de extensión, la selva amazónica es el mayor bosque tropical homogéneo del mundo. Debido a su gran tamaño, los procesos climáticos y atmosféricos que allí ocurren pueden influir en otras regiones del planeta. Su situación alejada de ciudades y de la influencia humana garantiza la óptima recogida de datos no adulterados.

La torre cuenta con más de mil escalones hasta su cima. Aunque este observatorio climático fue inaugurado el pasado sábado por las autoridades brasileñas, aún no está operativo. Hasta ahora se han llevado a cabo pruebas piloto y será a finales de año cuando comience a operar tras haber instalado los instrumentos que le permitan trabajar durante los próximos 30 años como está previsto. Los bosques tropicales contribuyen al control climático del planeta debido a su capacidad para ganar o perder grandes cantidades de carbono en poco tiempo. Durante la segunda mitad del siglo XX aumentó 1,5 veces la emisión de gases a la atmósfera, por lo que los científicos se preguntan qué está haciendo la selva con este exceso de CO2. Existen otras dos torres en Uatuma, de 50 y 80 metros de alto respectivamente, que se encargan de analizan la interacción de la selva amazónica con la atmósfera en un radio de 10 metros.

Sin embargo, esta nueva torre de control será capaz de incrementar este radio cien veces, llegando a alcanzar los 1.000 metros de cobertura. Desde el Gobierno brasileño aseguran que un estudio a largo plazo, de 20 o 30 años, determinará cuáles serán los efectos que el cambio climático va a tener sobre los ecosistemas de todo el mundo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual