Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Ciencia

Los cometas, posibles semillas de vida en la Tierra

  • La colisión de este astro contra un planeta es capaz de crear moléculas orgánicas

0
24/08/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
Un equipo de investigadores japoneses ha demostrado que el choque de un cometa contra la Tierra, además de su potencial para provocar un cataclismo, también pudo ser el responsable de crear las moléculas precursoras de la vida.

Un experimento que refuerza un poco más la hipótesis de que estas bolas de hielo y aminoácidos que orbitan alrededor del sol pueden ser las responsables del origen de los seres vivos. En este planeta y, tal vez, en otros lugares del cosmos. El origen de los seres vivos -como pasó la materia inerte a formar moléculas capaces de replicarse y por tanto, reproducirse- todavía es un misterio. Una de las hipótesis clásicas, denominada 'panspermia', propone que la vida pudo llegar a la Tierra montada en un asteroide desde algún otro punto del universo. De momento, no existe ninguna prueba de que fuese así.

Pero varias investigaciones de las últimas décadas sugieren que pudo crearse en el propio planeta, aunque con ayuda del exterior. Que, tal vez, la colisión de un cometa en las condiciones adecuadas puso en marcha la cadena de acontecimientos que culminó en el primer ser vivo. A esta hipótesis se la denomina 'panspermia molecular', y el último experimento de los investigadores Haruna Sugahara y Koichi Mimura la ha reforzado un poco más.

Los científicos trataron de simular qué ocurre cuando un cometa choca contra la Tierra. Para eso crearon un cometa en miniatura -una bola de hielo, aminoácidos y sílices congelada a -196 grados centígrados- y lo dispararon a toda velocidad con un cañón. Después analizaron los restos para tratar de identificar qué nuevos elementos podían encontrar. Algo que solo hubiese podido provocar un impacto a alta velocidad. Y descubrieron que durante la colisión se habían formado péptidos, unas moléculas orgánicas que son las hermanas pequeñas de las proteínas. En definitiva, materia precursora de la vida.

EVOLUCIÓN

"Nuestro experimento muestra que las gélidas condiciones de los cometas durante el impacto fueron claves para esta síntesis molecular porque el tipo de péptido que se formó de esta manera es mucho más probable que evolucione hacia péptidos más grandes", explicó Suhagara. Un péptido es una molécula formada por unos pocos aminoácidos -sus ladrillos-, y una proteína está formada por muchos. No existe una frontera clara entre ambas categorías. Eso sí, de los primeros se puede llegar a las segundas si las condiciones ambientales son las adecuadas.

Los resultados del experimento sugieren, por tanto, que los cometas pudieron ser los que plantaron las semillas de la vida en la Tierra primitiva. Y, más aún, que esto también puede ocurrir en otros astros. Pese a todo, no es una prueba definitiva ni permite deducir cómo surgieron los seres vivos en el planeta. No es la única forma conocida por la que se forman péptidos.

"Este trabajo aporta novedades significativas al estudio del origen de las moléculas complejas en la Tierra", explicó Mark Burchell, investigador de la Universidad de Kent (Reino Unido), en referencia al experimento japonés. "Que hayamos encontrado aminoácidos en el cometa 81P Wild2 durante la pasada década, y también en 67P Churyumov-Gerasimenko indica que estos cuerpos son una fuente clara de estos elementos; y ahora, Sugahara y Mimura han demostrado que los aminoácidos en cuerpos helados pueden transformarse en pequeños péptidos, otro paso clave en el camino hacia la vida".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual