Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Toros

Saúl Jiménez Fortes, un joven torero enfrentado con la tragedia

  • Resultó cogido el domingo al recibir de rodillas con el capote a su primer toro en la localidad salmantina de Vitigudino
  • ​La cornada es la segunda que sufre en un año en el cuello.

0
Actualizada 18/08/2015 a las 10:51
Etiquetas
  • EFE. MADRID
A sus 25 años, el joven torero Jiménez Fortes lleva ya marcadas en su cuerpo un número importante de cornadas, la más grave, sin duda, la que sufrió el domingo en el cuello en Vitigudino (Salamanca), un severo percance que le mantiene estable dentro de la gravedad en la UVI del hospital Clínico de Salamanca.

Fortes se encuentra sedado e intubado, y bajo una extrema vigilancia médica, pues, aunque los médicos han informado de que su vida no corre peligro, sin embargo, la cornada ha causado importantes daños en la cara: afecta a la lengua y a la región nasal, además de destrozar el paladar y alcanzar la base del cráneo.

Los doctores que le operaron por espacio de cuatro horas han pedido a la familia y a su entorno que tengan paciencia, que hay que esperar, al menos, 24 o 48 horas para poder hacer una evaluación más precisa sobre su evolución, y de los daños y posibles secuelas que puedan quedar.

La situación es de máxima tensión y, sobre todo, preocupación. El torero, según el breve parte médico emitido este lunes , se encuentra "estable dentro de la gravedad".

Su padre, Gaspar Jiménez, que fue banderillero, y su madre, la torera Mary Fortes, llegaron el domingo por la noche a la capital salmantina, y, desde entonces, no se separan de la puerta de la UVI, acompañados en todo momento por su hija, Verónica, miembros de la cuadrilla y el apoderado de su hijo, Nemesio Matías.

Fortes resultó cogido al recibir de rodillas con el capote a su primer toro, de la ganadería de Orive, del festejo celebrado el domingo en la localidad salmantina de Vitigudino. El astado le arrolló contra las tablas, metiéndole el pitón por debajo de la barbilla, levantándole hacia arriba y provocando una importante hemorragia.

El torero fue estabilizado en la enfermería de la plaza, y fue trasladado de urgencia a Salamanca, donde fue intervenido por espacio de cuatro horas y media, hasta casi las 03:00 de la madrugada.

El concepto del toreo de Saúl Jiménez Fortes, de apabullante quietud y valor, le ha hecho convertirse en uno de los espadas más castigados por los toros en los últimos años, enfrentado con la tragedia y con su propia mala suerte, pues la de ayer es la segunda cornada que sufre este año en la misma zona, en el cuello, después de la que cobró también hace tres meses en la Feria de San Isidro.

La imagen del torero taponándose la herida del cuello antes de ser llevado por las cuadrillas a la enfermería de la Las Ventas dio la vuelta al mundo.
La fortuna, aquella vez, estuvo de su parte, ya que, a pesar de los momentos tan delicados que también se vivieron, al final resultó ser una herida limpia de la que se recuperó antes de lo que se podía imaginar.

Pero es que un año antes, y también por San Isidro, Fortes fue también uno de los protagonistas de la ya histórica tarde en la que, por percance de los tres toreros, la corrida tuvo que ser suspendida a la muerte del tercer toro. Entonces sufrió una fuerte cornada en el muslo, muy parecida a la que padeció también en 2011 cuando aún era novillero.

Esta vez la situación es bien distinta. La vida de Jiménez Fortes ha vuelto a ser sorprendida por el drama de un gravísimo percance, justo cuando atravesaba el mejor momento de su carrera, cuando su toreo, además de valiente, se había depurado de una manera que le habían convertido en uno de los jóvenes espadas más en alza.

Ahora sólo queda esperar a que los doctores que velan por su vida en Salamanca den nuevas noticias. Fortes seguirá sedado y en la UVI durante varios días más.
El toro de la tragedia ha vuelto a cebarse con él, aunque su fortaleza física y mental, su tremenda afición y el orgullo herido harán que vuelva a levantarse para volver a la carga con más fuerza si cabe.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual