Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
APLICACIONES MÓVILES

La forma de aparcar del mañana aterriza en Barajas

  • El aparcacoches llega al aeropuerto de Barajas en forma de aplicación móvil

0
Actualizada 08/08/2015 a las 12:22
  • EFE. MADRID
El aparcacoches llega al aeropuerto de Barajas en forma de aplicación móvil, con la que cualquier viajero puede solicitar a través del teléfono la recogida de su vehículo, que permanecerá en un aparcamiento privado hasta su regreso.

"Esto surgió a partir de una necesidad personal, no queríamos llegar tarde a los sitios", explica Alejandro Vigaray, uno de los creadores de Llollo.

Esta aplicación permite a los usuarios evitar el tedioso proceso de buscar aparcamiento al llegar al aeropuerto al implementar el servicio de aparcacoches, poco desarrollado en España, con el soporte de la tecnología móvil.

"La mayor ventaja es que no tienes que estar pensando en dónde tienes que dejar tu vehículo; solo tienes que ser previsor y pedir que te lo recojan con 15 minutos de antelación", indica Vigaray.

Este servicio ya funcionaba en la Estación de Atocha y en el madrileño barrio de Salamanca, y desde el 3 de agosto se ha lanzado a la conquista del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Su funcionamiento es sencillo y está pensado para aquellos que dejan las cosas para última hora: coges el móvil, entras en la aplicación, solicitas que te recojan el coche y al llegar a la terminal aeroportuaria habrá una persona esperando para recogerlo y evitar esperas.

A partir de ahí el "valet" o aparcacoches lleva el vehículo a un aparcamiento privado en el que está totalmente vigilado hasta que el cliente regrese y, al esperar las maletas en la cinta, vuelva a avisar a la empresa para que se lo devuelva.

"Aparcamos el coche a cinco minutos del aeropuerto, en un 'parking' privado, cubierto por los seguros, y el coche sólo sale de allí al ser entregado", resalta el creador.

Este servicio, que podría parecer de lujo y más propio de las películas, ya funciona a través de procesos de reserva convencionales, aunque la tendencia de hacerlo a través del teléfono móvil está llamada a convertirse en una realidad generalizada en los próximos años.

"El problema de los 'parkings' es que no ha evolucionado en la forma de aparcar, no le han dado una vuelta de tuerca y ahí entramos nosotros", subraya Vigaray.

De hecho, los "valets", o aparcacoches, deben superar un exigente proceso de formación que se completa con una formación sobre el terreno de "entre 7 y 10 días", explica el empresario.

Pero además de innovadora, cómoda y rápida, la que ofrecen estos emprendedores españoles también es una alternativa barata a las formas tradicionales de aparcamiento en los aeropuertos y así lo ejemplifica Vigaray.

"Un 'parking' en Barajas te puede costar entre 25, 30 o 60 euros; nosotros, a fecha de hoy, tenemos un precio de lanzamiento de 9.99 euros -por día- en Barajas, con el IVA, la recogida y la entrega incluidas", especifica el creador.

Apta para todo aquel que sepa moverse con algo de soltura con su teléfono móvil y que no quiera llegar tarde a los sitios ni tampoco esperar ni realizar largos trámites, Llollo está abierta a todos los nichos de mercado.

"Te sorprenderías al ver que también hay gente mayor que lo usa", completa entre risas el emprendedor quien, por si alguien no estaba animado a probar la aplicación, aporta otro argumento de peso.

"En días de lluvia o ahora en verano, con el calor que hace, que te devuelvan el coche fresquito en la puerta, es muy cómodo. Es un servicio que la gente agradece, prueba y repite", concluye Vigaray.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual