Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CURIOSIDADES

Los besos románticos no están bien vistos en muchas culturas

  • Resultan una demostración incómoda o incluso repulsiva en muchas culturas

1
Actualizada 07/08/2015 a las 08:42
  • EUROPA PRESS. MADRID
Los besos apasionados inmortalizados en películas, canciones o novelas como un termómetro del afecto romántico no son concebidos de igual modo en la mayoría de las culturas sino que en algunas resulta una demostración incómoda o, incluso, repulsiva.

Justin García, investigador en el Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana (Estados Unidos), ha realizado un nuevo estudio publicado en la revista 'American Anthropologist' en el que se analizan 168 culturas de todo el mundo para conocer mejor dónde se besa y dónde no.

La investigación ha encontrado menos de la mitad (46%) de todas las culturas analizadas expresan el amor romántico y/o sexual con besos en los labios.

"Barajábamos la hipótesis de que algunas culturas no utilizarían los besos como expresión romántica o sexual o que sería una rara demostración la intimidad, pero nos sorprendió descubrir que en la mayoría de las culturas analizadas era así --señala García, profesor asistente de estudios de género en el Instituto Bloomington de Artes y Ciencias de la Universidad de Indiana--. Este es un claro recordatorio de cómo etnocentrismo occidental puede sesgar la forma de pensar sobre el comportamiento humano".

Los besos románticos son más prevalentes en el Medio Oriente, ya que aparecían en diez de las culturas estudiadas. En América del Norte, el 55 por ciento de las culturas incluían en beso romántico, lo mismo que el 70 por ciento en Europa y el 73 por ciento en Asia.

Pero no había ninguna evidencia de besos románticos en América Central, y ningún etnógrafo que trabaja en el África subsahariana con nuevos recolectores o horticultores guineanos o amazónicos informó de ninguna prueba de besos románticos en las poblaciones estudiadas, según el estudio.

La investigación llevada a cabo por García y sus colegas también encontró una relación entre la complejidad social y los besos: cuanto más compleja y socialmente estratificada es una sociedad, mayor es la frecuencia de los besos románticos.

El interés en el estudio surgió por el interés del papel del contacto íntimo y los besos en las vidas románticas y sexuales de las personas, explica García. Un trabajo reciente sobre el tema defendía la universalidad de los besos eróticos, asegurando que en el 90 por ciento de las sociedades se utilizaban los besos como expresión de amor.

"Sin embargo, nos dimos cuenta de que nadie había utilizado métodos interculturales estándar para evaluar la frecuencia con que se besan realmente en las diferentes sociedades, y que al hacerlo podríamos empezar a entender por qué se besaba en algunos lugares y no en otros", explica el autor.

No está claro el origen de los besos románticos y pasionales, admite García, pero algunos animales tienen comportamientos similares, como los chimpancés. En este sentido, García entiende que cuando dos seres humanos que se besan también es una manera de aprender más acerca de la otra persona. "Para saber si se siente que hay 'química' y en cierto modo a evaluar la compatibilidad entre sí", precisa.

"Es probable que haya un fundamento biológico en el acto de besarse, ya que a menudo puede implicar el intercambio de feromonas y saliva y también patógenos, que podría ser particularmente peligroso en las sociedades sin higiene oral, donde los besos puede conducir a la propagación de enfermedades respiratorias o de otro tipo --explica--. Pero esto es sólo en las sociedades que han incorporado el beso como parte de sus repertorios románticos y sexuales. La razón de por qué se produce ese incorporación es todavía una cuestión pendiente de investigación".


  • Platón
    (07/08/15 10:09)
    #1

    Artículo posmoderno en el que funciona a toda máquina el relativismo cultural de origen francés (“etnocentismo occidental”: a ver si las referencias a estudios o investigaciones antropológicas, psicológicas, sociológicas, históricas, políticas, etnográficas o etnológicas con sus correspondientes instituciones de naturaleza crítico-sistemática van a ser también etnocéntricas), el monopolio de los estudios culturalistas o etnologismo en las universidades estadounidenses…

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual