Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Lenguaje digital

Los nuevos emoticonos, un largo y complicado proceso

  • Tras conseguir símbolos multirraciales, se pelea por que los pelirrojos tengan su figura

La paella busca tener su emoticono en Whatsapp

La paella busca tener su emoticono en Whatsapp

Emoticono propuesto para la paella.

CEDIDA
0
01/06/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
La mayoría de los usuarios de móviles ha visto, en algún momento, cómo alguno de sus contactos de WhatsApp roza la obsesivo y no deja la oportunidad de colar una flamenca bailando, una carita llorando de la risa o cualquiera del resto de emoticonos de la biblioteca que se encuentra junto a sus teclados. Hace unos días se conocía que el órgano encargado de gestionar los también conocidos como 'emojis' había dado luz verde a un listado de candidatos a ingresar en la nómina de estos símbolos el próximo año.

Dentro de unos meses es probable que podamos contestar con una loncha de bacon, una nariz de Pinocho, un unicornio o una rosa marchitada. Así, postulan hasta 38 figuras de todo tipo. Entre ellas, no podía faltar una dedicada a los selfis. Si todo marcha al ritmo previsto, los nuevos emoticonos estarían preparados para junio de 2016. Sería la novena entrega del lenguaje Unicode, que toma su nombre precisamente del consorcio que se encarga de estudiarlos, aprobarlos y estandarizarlos para que funcionen en todas las plataformas.

Esta versión tomará el relevo de la actual generación, en la que la principal novedad fue la inclusión de nuevas tonalidades de piel para reflejar la diversidad de las razas del mundo. Estos cambios no están disponibles en todos los teléfonos porque, una vez aprobados por Unicode, son los fabricantes los que deben ponerse manos a la obra con el diseño.

La decisión se tomó a raíz de la campaña 'Diversifica mi emoji'. Lo cierto es que la iniciativa, a pesar de que muchos no se habían percatado del asunto debido al color amarillo que se empleaba hasta entonces, fue un éxito rotundo. De esta forma se crearon nuevas cinco tonalidades a raíz de la escala dermatológica Fitzpatrick.

Los emojis no tienen ni veinte años de edad. Nacieron en 1998. Fue en Japón y no tardaron en convertirse en una moda en aquel país.

Para hacer caja, las operadoras de telefonía móvil locales no dudaron en incluirlos en los sistemas operativos de sus terminales. Hay que tener en cuenta que cuando alguien manda un 'emoji' no envía letras ni una imagen. Envía códigos numéricos, que es al fin y al cabo lo que entienden las máquinas. Por eso, al principio, si un usuario nipón escribía un mensaje destinado a alguien de Europa o de otros puntos del globo, la historia no tenía más gracia que ver caracteres sueltos sin sentido alguno. Fue hace cinco años, en 2010, cuando el consorcio Unicode decidió incorporarlos en las normas sobre fuentes tipográficas y otros aspectos.

El proyecto surgió en 1991 en Silicon Valley y a día de hoy gigantes como IBM, Apple, Google u Oracle pertenecen a este gobierno del código informático que no en pocas ocasiones ha sido cuestionado por la opacidad que rodeaba su actividad.

¿Cómo se decide qué nuevo gesto o qué receta del mundo será escogida para integrar el siguiente volumen de 'emojis'? Cualquiera puede proponer uno. Es más, el consorcio tiene un amplio apartado en su página dedicada a eso. Sin embargo, el proceso es una complicada compilación de requisitos en el que se exigen, entre otros detalles técnicos, demostrar que el hueco no está cubierto y que su uso sería relativamente común.

Con este fin se han podido ver en los últimos años campañas en distintos puntos del mundo. Movilizaciones como las que han conseguido crear emoticonos multirraciales. Uno de los últimos colectivos que ha tocado las puertas de Unicode han sido los pelirrojos, que no ven con buenos ojos el asunto.

Emma Kelly, la promotora de esta iniciativa, ya ha conseguido 10.000 firmas para apoyar su causa, que nació después de ver que Apple no incluía ninguno de pelo rojizo entre los trescientos símbolos de su última actualización. Una actualización que ha incluido también los 'emojis' de dos hombres y dos mujeres besándose pensando también en el colectivo LGTB. Sin embargo, asociaciones de defensa de los derechos homosexuales han pedido una mayor representatividad.

Entre las miles de peticiones que se envían cada año, la gastronomía es una de las temáticas más recurrentes. Los tacos mexicanos tienen bastantes papeletas para aparecer en la próxima entrega, mientras que la paella tendrá que esperar. Y es que los movimientos del valenciano Eugeni Alemany aún no han frutificado. La '#operaciónpaella' consiguió 3.000 firmas y miles de personas apoyaron el tradicional plato en las redes sociales. Alemany, que llegó a viajar a Silicon Valley para promocionar su campaña, llegó a conseguir que varios diputados hiciesen un acto frente al Congreso para respaldarle.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual