Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CINE

A subasta un cronomegáfono, el 'abuelo' del cine

0
25/05/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Un rarísimo modelo de cronomegáfono, el antepasado y precursor del cine sonoro y que perteneció a un curioso aventurero de la imagen, será subastado en Francia. Se pone a la venta más de un siglo después de la invención del aparato por pare de Léon Gaumont en 1902, y de su original y desventurada travesía latinoamericana.

"No solamente es el aparato más sofisticado de los conservados en las colecciones públicas o privadas, también, y sobre todo, es el único que se ha conservado íntegramente y con todos sus accesorios: maletas con sus contenidos, así como 14 ‘fonoscenas’, siete de ellas con discos, y un decena de películas mudas", explica entusiasmado Aymeric Rouillac, el perito subastador de Tours, en el centro de Francia.

Este cronomegáfono fue comprado a principios de 1912 por 8.330 francos-oro (equivalente a dos millones de euros). Su valor estimado ahora está en torno a un millón de euros, según el experto. La subasta se llevará a cabo el 7 de junio en el castillo de Artigny, cerca de Tours.

Repartido en cuatro maletas que pesan en total unos 450 kg, el ‘abuelo’ del cine sonoro permaneció hasta hoy en manos de la familia de su comprador original, Charles Proust, que ambicionaba hacer fortuna recorriendo ciudades de varios países de América Latina para mostrar sus ‘fonoscenas’.

El sonido, registrado en un fonógrafo y amplificado gracias a una bomba de aire, está sincronizado con la imagen mediante un artilugio denominado "jefe de orquesta".

Solamente medio centenar de cronomegáfonos fueron fabricados y enviados a todo el mundo, en especial a Europa, Canadá, Estados Unidos, México, Australia o Japón.

ESTRENO CON ALBOROTO

La primera representación del cronomegáfono en México, en mayo de 1912, acabó en medio de un ambiente alborotado. Charles Proust no había previsto que tendría que adaptar su aparato a la corriente eléctrica alterna de México, pero resolvió el problema gracias a un arreglo de última hora. La sesión se inició entonces entre balazos disparados al techo, pero la proyección, que dura apenas dos minutos y medio, de ‘La Leyenda del rey Gambrinus’ -una canción en honor de la cerveza, entonces famosa en Francia- fue acogida como un clamoroso éxito.

La aventura de Proust quedó interrumpida por la revolución mexicana: “la inseguridad reina y es complicado desplazarse por el país, para renovar el público. Además, el alejamiento de Francia impide la compra y la entrega de nuevas películas habladas" relata Rouillac.

El equipo del primer cine sonoro en América se embarca entonces el 30 de septiembre de 1912 hacia Cuba donde, tras unas presentaciones de cine mudo en Ciego de Ávila, en el centro de la isla, el cronomegáfono es llevado a La Habana en noviembre.

La opción de programar escenas de ópera no entusiasma demasiado al público de la capital cubana y, a fines de noviembre, Charles Proust y su hermano inician una gira por las provincias que terminará en Santiago de Cuba el 23 de febrero de 1913.

Un último intento se realiza en Costa Rica, el 7 de marzo de 1913 en el teatro Montecarlo de Heredia. Luego, el cronomegáfono regresa a Francia, donde reposará en sus cajas hasta su subasta en 2015, algo más de un siglo después de sus aventuras latinoamericanas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual