Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
Ciencia

Una nueva técnica convierte cualquier sangre en universal

  • El avance de los investigadores canadienses abre el camino para lograr que cualquier donante pueda ayudar a aquel que lo necesite

0
15/05/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • Colpisa. Madrid
Un equipo de investigadores canadienses ha creado una molécula que puede transformar casi cualquier grupo sanguíneo en universal. Su técnica, que aún necesita mejoras, abre el camino para lograr que cualquier donante pueda ayudar a aquel que lo necesite. Sin las restricciones biológicas que existen en la actualidad. Y, aunque sus pruebas han sido sobre todo con sangre, sospechan que también podría hacer más flexible el trasplante de órganos.

No está claro el motivo, pero los humanos se pueden separar en cuatro grupos sanguíneos. A, B, 0 o AB. Cuál tiene cada uno depende de si sus glóbulos rojos -las células que transportan el oxígeno por el cuerpo- tienen, o no, una molécula de azúcar concreta en su exterior. Su presencia es inocua entre los que la portan, pero causa problemas de incompatibilidad en las transfusiones. Si una persona recibe sangre con un azúcar que no es el suyo, su sistema inmunitario la identificará como un agente externo y la atacará. La reacción adversa puede ser fatal.

Los glóbulos rojos de los seres humanos con grupo sanguíneo 0 no tienen ese azúcar. Su sangre, por tanto, no puede provocar reacciones adversas entre los que la reciben. Hace al menos tres décadas que hay equipos de científicos que intentan encontrar una técnica que permita eliminar el azúcar en cuestión -ya sea A, B o AB- y transformar cualquier sangre humana en universal. La propuesta de los científicos canadienses permite hacerlo, con algunas limitaciones, pero sobre todo abre un camino para convertir esta idea en una técnica viable.

"Las transfusiones de sangre son de una importancia crítica en toda clase de procedimientos médicos, pero la presencia de antígenos en los glóbulos rojos obligan a hacer una clasificación cuidadosa de la sangre antes de usarla en una transfusión", aseguran los investigadores. Se decantaron por buscar enzimas, unas proteínas capaces de acelerar reacciones químicas dentro de un ser vivo, que fomentasen que las células de la sangre perdiesen el azúcar que las vuelve incompatibles. Ya existían algunas, poco eficientes, y se dedicaron a mejorarlas. "La eliminación de estos antígenos pueden eliminar la necesidad de tener que elegir una sangre concreta para las transfusiones", afirman. "Sin embargo, las enzimas disponibles para hacerlo son muy poco eficientes". Hacen falta muchas, aclaran, para limpiar muy poca cantidad de sangre.

"Hemos desarrollado variantes que mejoran muchísimo esta actividad", afirman los científicos en el artículo en el que muestran sus resultados, que publicó la revista de la Sociedad Química Americana (JACS). Lo hicieron con una técnica que se denomina evolución dirigida. Forzaron una enzima que se encuentra en el estreptococo de la neumonía a mutar con frecuencia y bajo unas presiones que la obliguen a mejorar su capacidad de eliminar el azúcar en cuestión de los glóbulos rojos. Después de cientos de generaciones, la molécula resultante lo hacía mejor y más rápido. "Nuestra mutante más eficaz mostró una actividad 170 veces superior", explican.

Pese al éxito en mejorar las cualidades de la enzima, los investigadores aseguran que todavía no es suficientemente eficiente como para considerar su uso en el mundo real. "Lo que presentamos es una prueba conceptual de que es posible desarrollar catalizadores eficientes que eliminen los antígenos responsables de los grupos sanguíneos", aseguran.

Su técnica, además, puede flexibilizar otras intervenciones médicas como los trasplantes de órganos y de tejidos. Estos, igual que la sangre, también tienen que ser compatibles. "El trasplante de órganos desde un donante con un grupo sanguíneo incompatible puede salvar la vida de un paciente cuando no hay órganos viables para él", aseguran. En niños muy jóvenes, con el sistema inmunitario aún sin desarrollar por completo, a veces funcionan. También, en ocasiones, se ha logrado evitar el rechazo del nuevo órgano entre adultos mediante la eliminación temporal de las células del sistema inmunitario que lo atacarían. "En ocasiones, cuando no se da ese rechazo al injerto, se ha visto que el órgano se mantiene incluso cuando vuelven los anticuerpos". Su técnica, creen, puede ayudar a que esto ocurra.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual