Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
FERIA DE SAN ISIDRO

​Triunfo y drama de Jiménez Fortes en Las Ventas

  • El joven malagueño, que había arrancado una oreja de ley a su primer toro, sufrió una fortísima cornada en el cuello por el sexto

​Triunfo y drama de Jiménez Fortes en Las Ventas

​Triunfo y drama de Jiménez Fortes en Las Ventas

El diestro Jiménez Fortes, tras recibir una cornada en el cuello.

EFE
6
Actualizada 15/05/2015 a las 09:30
  • EFE. Madrid
Jiménez Fortes fue la cara y la cruz del séptimo festejo de San Isidro de este jueves en Las Ventas, en el que cortó una oreja de peso gracias a una valiente faena antes de resultar gravísimamente herido por el sexto, el cual le infirió una cornada en el cuello.

No se merecía la tarde, y mucho menos Jiménez Fortes, el dramático final que tuvo.

El joven malagueño, que había arrancado una oreja de ley a su primero por una faena valiente y sincera a más no poder, sufrió una fortísima y espeluznante cornada en el cuello por el sexto, estampa que sobrecogió e hizo enmudecer las cerca de 18.000 almas que hoy llenaban la plaza en sus tres cuartos de aforo. Esta es la crudeza del toreo.

La imagen del torero sangrando por el cuello, las cuadrillas llevándole a toda prisa a la enfermería taponándole con una toalla la hemorragia evocó, y mucho, a la cornada que sufrió Julio Aparicio en 2010 en esta misma plaza. Recuerdos espantosos y estremecedores que este jueves, desgraciadamente, sobrevolaron nuevamente por el cielo madrileño.

Menos mal que Madrid tiene un ángel de la guarda que, si no fuera por él, cuántos dramas se hubieran dado en los últimos años. Se trata del doctor Máximo García Padrós (y su equipo de once galenos más), una eminencia en cirugía taurina, un doctor en mayúsculas y poseedor de una manos milagrosas para salvar vidas.

Fortes fue, por tanto, protagonista de la tarde para lo bueno y para lo malo, pues además de la cornalón hay que apuntar que antes, en su primero, estuvo valiente como él sólo, con una quietud y una actitud de querer a toda costa para acabar arrancando una oreja de ley.

Y eso que el toro no fue nada fácil, un astado bruto y muy desclasado, que, menos mal que no anduvo sobrado de fuerzas. Fortes se fue a portagayola, signo inequívoco de que hoy venía a por todas a Madrid. Muleta en mano, y tras una apertura por estatuarios, no dudó ni un ápice en la cara del astado, y eso que el viento dificultaba más si cabe su quehacer.

No importaba. Madrid es Madrid, escenario no apto para precavidos; y si bien la faena careció de componente artístico -era imposible ligarle dos pases- la emoción por la firmeza mostrada fue de aúpa. Un tío jugándose la vida a carta cabal.

Las bernadinas finales, cambiando de pitón sobre la marcha y con el viento descubriéndole, fueron de infarto. Tragó más la plaza que él, o esa fue la impresión que dio. Espadazo a la primera, y oreja, premio merecido por lo trabajado y dispuesto que anduvo.

Ya está dicho que en el sexto, con el que volvió a irse a la puerta de chiqueros, no pudo agrandar su triunfo por culpa de la cornada sufrida durante la faena de muleta. El toro se le vino al cuerpo, encunándole y lanzándole por los aires, y una vez en el suelo volvió a hacer por él corneándole en el cuello y levantándole con el pitón dentro.

El resto de la corrida de Salvador Domecq y el remiendo de Fidel San Román que abrió plaza no sirvió lo más mínimo. Bruscos, desagradables e impresentables los titulares, y descastada la "raspa" de San Román.

Uceda y Silveti pasaron como dos ánimas. Mejor el mexicano, al menos en cuanto a disposición, pues Uceda estuvo mal hasta con la espada, la que siempre ha sido su arma infalible, que ya es decir.

FICHA DEL FESTEJO

Cinco toros de Salvador Domecq, muy desiguales de hechuras y volúmenes, un saldo que se dice en el argot, y de nulo juego. Corrida áspera y desagradable por su falta de clase, mal estilo e informalidad. El primero fue un "remiendo" de Fidel San Román, terciado, sin remate y muy descastado.

Uceda Leal: estocada traserilla (silencio); y estocada atravesada que escupe, nueva estocada, doce descabellos y media desprendida (silencio tras aviso).

Diego Silveti: casi entera tendida que escupe (silencio); y cuatro pinchazos y casi entera perpendicular (silencio tras aviso).

Jiménez Fortes: estocada (oreja tras aviso); y fue cogido por el sexto, al que tuvo que rematar Uceda Leal de: pinchazo y estocada (silencio).

En la enfermería fue intervenido Jiménez Fortes de: Dos heridas por asta de toro, una en región cervical derecha con trayectoria ascendente y hacia dentro de 15 centímetros que bordea la glándula tiroides y esófago, contusiona la vena yugular y la arteria carótida y llega a la fascia prevertebral; y otra en región submandibular izquierda de 10 centímetros que bordea parótida y lesiona músculo esternocleidomastoideo. Pronóstico grave".

La plaza registró tres cuartos de entrada en tarde agradable y con rachas de viento que, en ocasiones, molestaron en el ruedo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual