Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Curiosidades

El SOS de una mujer secuestrada en un pedido de pizza

  • Adjuntado al pedido escribió: "Por favor, ayuda. Llame al 911 teléfono de emergenciasí por mí"

0
08/05/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
La pizza no es lo más recomendable para reducir los kilos, pero a veces puede salvar la vida. Que se lo digan si no a una mujer que se libró de su secuestrador gracias a que pidió una por Internet. La protagonista de esta peripecia rocambolesca aprovechó la oportunidad de incluir en el pedido un mensaje secreto de socorro para alertar de que se encontraba cautiva.

El trabajador de un restaurante de la cadena Pizza Hut, en el condado de Highlands, debió de quedarse boquiabierto cuando recibió el pasado lunes una comanda en la que una clienta de toda la vida, Cheryl Treadway, adjuntaba en el pedido una sorprendente petición de ayuda. Además de una pizza con pepperoni, Cheryl advertía de que era una "rehén" en manos de su marido y demandaba auxilio de este modo: "Por favor, ayuda. Llame al 911 teléfono de emergenciasí por mí".

El pasmo se adueñó del gerente del establecimiento, Candy Hamilton. "Nunca habíamos visto esto antes", aseguró Hamilton, quien no perdió ni un minuto en llamar a la Policía. Como en una escena vista mil veces en el cine, los agentes acudieron como una flecha y trabaron contacto desde fuera de la residencia con la secuestrada, que llevaba a una niña en brazos. Con el susto todavía en el cuerpo, Treadway aseguró que su novio, Ethan Nickerson, esgrimía un cuchillo y la mantenía confinada junto a sus tres hijos. Después de liberar a la rehén y conducirla fuera de la casa, los policías trataron de convencer al hombre de que se rindiera y depusiera el arma. Pero el secuestrador, sabiendo que tenía todas las papeletas para que sus huesos dieran en la cárcel, hizo oídos sordos a las exhortaciones de los agentes.

Sin embargo, la suerte estaba echada. El secuestrador se sabía acorralado. A los veinte minutos, Nickerson, de 26 años, abandonó la vivienda sin oponer resistencia. No había infligido ningún daño a su novia ni a sus hijos. Ahora tendrá que enfrentarse a la justicia y apechugar con una retahíla de acusaciones. Sobre él pesan los cargos de asalto agravado con arma -aunque sin intención de matar-, agresión, retención ilegal y obstrucción a la justicia.

Según el atestado policial, la pareja se enzarzó en una agria discusión y el hombre agarró un cuchillo. Cheryl Treadway declaró que su pareja le quitó el teléfono móvil cuando se disponía a salir de casa para recoger a sus hijos del colegio. El novio, nervioso y enfurecido, acompañó a Treadway a la escuela y al regresar al hogar no dejó a la mujer ni a sol ni sombra. Se obstinó en impedir que su pareja hiciera llamada alguna. Pero quizá por eso de que el peligro agudiza el ingenio, a Treadway se le ocurrió introducir en el formulario para solicitar comida a domicilio un SOS. Entre los comentarios de ingredientes adicionales, la rehén mandó una petición desesperada de auxilio. La idea fue providencial y ahora la mujer puede respirar tranquila. Mark Scharader, ayudantes del sheriff del condado, elogió el ardid de Cheryl. Probablemente no quiera ver una pizza ni en pintura. Un mal bocado que recordará de por vida.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual