Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Curiosidades

Al 'pequeño Nicolás' le sale una imitadora en Alicante

  • Una mujer es acusada en Alicante de fingir ser asesora de Soraya Sáenz de Santamaría

El 'pequeño Nicolás', a su llegada al juzgado.

El 'pequeño Nicolás' se acoge a su derecho a no declarar ante el juez

El 'pequeño Nicolás', a su llegada al juzgado.

EFE
0
Actualizada 07/05/2015 a las 00:16
  • Colpisa. Madrid
Los asesores de la vicepresidenta del Gobierno se pueden contar con los dedos de las manos. Aun así, de cuando en cuando a Soraya Sáenz de Santamaría le surgen colaboradores que dicen trabajar en su gabinete.

La fiebre la estrenó Francisco Nicolás Gómez, apodado por la prensa como 'el pequeño Nicolás', quien durante años se codeó con las altas esferas de poder y que supuestamente se hizo pasar por intermediario del Ejecutivo y del CNI en varios negocios. "La vicepresidenta era mi contacto con Moncloa", sentenció ante los medios de comunicación tiempo después de su detención. Ahora, a la número dos del Gobierno le ha salido una nueva representante, Rosa Ferreira Canda.

Una llamada de la Generalitat valenciana alertó al equipo de Sáenz de Santamaría el pasado lunes. Hacía horas que en Orihuela, en Alicante, se rumoreaba que la vicepresidenta había dado plantón a la Asociación de Amigos de San José Obrero, una organización que trabaja con menores en situaciones familiares complicadas. Su presencia, sin embargo, en el acto de inauguración de una pérgola realizada por los niños del colegio del mismo nombre nunca fue confirmada por Vicepresidencia. Ni tan siquiera se tenía conocimiento del evento.

Tras las primeras indagaciones dieron con el nombre de Ferreira. Llevaba meses en contacto con la fundación benéfica y como "asesora" temporal, hasta las elecciones, de Sáenz de Santamaría había llegado a garantizar que aquella mañana la vicepresidenta estaría presente en el momento de cortar la cinta.

Durante tres horas y media, el obispo de Orihuela-Alicante, el número dos del Gobierno valenciano, la consejera de Bienestar Social y la candidata a la alcaldía de la ciudad, estuvieron esperando. Ni rastro del Gobierno. Ferreira se apresuró a calmar los ánimos: la mano derecha de Rajoy aparecería, a pesar de que una "indisposición" estaba retrasando su llegada.

Nadie cayó en la cuenta de que una hora antes la vicepresidenta desayunaba en el Hotel Ritz de Madrid donde el líder extremeño, José Antonio Monago, daba una conferencia junto al barón gallego, Alberto Núñez Feijóo. A la hora del almuerzo, Ferreira puso fin a las expectativas. Una "gastroenteritis" había impedido a Sáenz de Santamaría acompañar al personal del colegio San José Obrero.

"Se fueron sucediendo los hechos de manera extraña", relata el secretario de la asociación. Tan extraña que fue entonces cuando la Generalitat decidió autentificar la identidad de la impostora con una llamada al Gobierno que resolvió el entuerto. Por ahora, la junta directiva de la entidad, que ya ha pedido disculpas tanto al Ejecutivo valenciano como al Obispado, estudia acciones legales, aunque se inclina por no denunciar a Ferreira, a la que conocieron a través de las redes sociales y con quien establecieron una relación cercana.

Lo que nadie entiende es el sentido del engaño, porque en ningún momento pidió nada a cambio de la presencia de la vicepresidenta y, a día de hoy, sigue insistiendo en que todo fue cierto.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual