Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Exploración espacial

Eduardo Lurueña, el astronauta campeón de kung-fu

  • Será el primer civil español que viaje al espacio tras superar a un millón de aspirantes

Eduardo Lurueña, el astronauta campeón de kung-fu

Eduardo Lurueña, el astronauta campeón de kung-fu

La Tierra vista desde el espacio.

Cedida
0
30/04/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
Desde niño su sueño era viajar a la Luna. Y este año dará un paso decisivo para acercarse al satélite. Eduardo Lurueña será el primer civil español que viaje al espacio.

Lo hará tras superar un exigente proceso de selección al que aspiraban un millón de personas, más de 17.000 españoles. Ocho veces campeón mundial de Kung-Fu, experto en artes marciales, en acupuntura, taichí, control mental y trabajador social, Lurueña es un rendido admirador de dos 'centauros del espacio', el estadounidense Buzz Aldrin, su 'padrino' espacial y el segundo hombre que pisó la luna en 1969, y el astronauta español Pedro Duque.

"Lo mío será el salto de una pulga en comparación con lo que hizo Pedro Duque" dice risueño y ufano este joven toledano que se presenta como "un tipo normal, cabezón, muy calmado en los momentos difíciles y sin miedo al fracaso que tanto me ha enseñado".

"Mi sueño infantil jamás murió. No sabía ni cómo ni cuándo, pero sí que un día lograría ir al espacio". Y será probablemente en diciembre. Realizará un viaje de apena cuatro horas. Despegará en un avión de combate que porta el cohete que atravesará la atmósfera y se alejará más de un centenar de kilómetros de la de la Tierra "en una nave que alcanza los 3.500 kilómetros por hora".

En su bautizo espacial le acompañará exclusivamente un piloto que "durante un ratito me cederá los mandos de la nave". Un ingenio dotado de un laboratorio y capaz de colocar en órbita pequeños satélites.

No hay fecha exacta, pero la cuenta atrás comenzará en septiembre, junto los otros 23 astronautas seleccionados entre un millón de aspirantes, con los que ahora se entrena. Cada dos meses viaja a Holanda o Rusia para someterse un entrenamiento mucho más suave que las duras pruebas que convirtieron en uno de los 24 elegidos.

Para fortalecer el cuello y enfrentarse a las terribles fuerzas g, tanto en vuelo como en 'la centrifugadora', Lurueña se echaba hasta tres personas a la espalda "y caminaba cargando con ellas". Ha superado en el Kennedy Space Center de la NASA vuelos en gravedad cero y el implacable entrenamiento militar. Ha construido un cohete y ha superado las duras pruebas físicas, psicológicas y de conocimiento. "Lo más duro fueron los exámenes de física, astronomía o ingeniería", confiesa.

Con ocho títulos mundiales de Kung-Fu, dice que se lo debe todo a su entrenamiento en artes marciales y a la meditación "primordial para mantener la calma". Pero sobre todo al pensamiento optimista. "Lo que me ha llevado hasta aquí y me llevará al espacio es el pensamiento positivo. Mi gran secreto es ser optimista" confiesa este luchador en el tatami y en la vida.

"Jamás pensaba que podría suspender. Voy a ir al espacio y lo voy a disfrutar" ha sido el mantra mil veces repetido que le condujo al éxito. "Trato de no pensar en el despegue, solo en disfrutar la gravedad cero en el espacio mientras veo la Tierra desde tan arriba y las estrellas tan brillantes en la oscuridad sin el filtro de la atmósfera" avanza.

Seguirá allí arriba consejos de Aldrin: "estar preparado para imprevistos, disfrutar de cada instante y saber que la experiencia te cambiará por dentro y que el tiempo pasa más despacio allá arriba".

A punto de cumplir su sueño, dice que lo mejor es que no será el único español que lo logre. "El espacio será pronto accesible y serán muchos quienes puedan disfrutarlo". La diferencia será el dinero. Él ha contado con patrocinio y no ha desembolsado las cantidades millonarias que pagarán los turistas espaciales. Su aventura será posible gracias al proyecto apoyado por la A.A.S.A. (Axe Apollo Space Academy) y la XCOR (Space Expedition, agencia espacial que en la actualidad pertenece al departamento del Tesoro de Estados Unidos) y la empresa de maquinas expendedoras Padilla.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual