Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Obituario

Muere Raymond Carr, maestro de hispanistas

  • Su obra sobre la España contemporánea ha sido un modelo de investigación

El historiador británico Raymond Carr.

Muere Raymond Carr, maestro de hispanistas

El historiador británico Raymond Carr.

DN
0
21/04/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
El decano de los hispanistas anglosajones, el historiador y catedrático británico Raymond Carr, falleció en la noche del domingo con 96 años, según confirmó en Barcelona este lunes el también historiador británico Paul Preston en el acto de entrega de su archivo al Monasterio de Poblet. Maestro de hispanistas y autor de ensayos legendarios como 'España 1808-1975', sus trabajos sobre la República y la Guerra Civil españolas se consideran como un modelo de investigación por el que mereció el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 1999. Referente primordial para el conocimiento de la historia de los dos últimos siglos de nuestro país, autor de algunos de los libros fundamentales para cualquier estudiante de Historia en las universidades españolas, Carr encarnó la síntesis de una intensísima relación científico-afectiva entre un británico y España. Una relación fraguada de modo singular en el Torremolinos de los años cincuenta, donde Carr recaló por razones tan poco científicas como pasar al sol mediterráneo su luna de miel.

Carr había nacido en la localidad británica de Bath el 11 de abril de 1919 y sus investigaciones, centradas en nuestro país desde el inicio de su carrera, le valieron las máximas distinciones oficiales del Reino Unido.

Licenciado en Historia y Doctor en Letras, compaginó en su larga carrera las actividades docentes con la investigación histórica sus trabajos sobre la España de los siglos XIX y XX, que renovaron los estudios sobre la modernización contemporánea.

Según destacó en su día el también hispanista John Elliot, Carr "aportó una visión global a la historia de la España contemporánea que ayudó a ver la historia española dentro de su contexto europeo" y "contribuyó de manera decisiva a la mejor comprensión tanto de la guerra civil como de la transición a la democracia".

Entre sus obras destacan 'España 1808-1939', un clásico elogiado por su objetividad, 'La República y la Guerra Civil en España', 'La internacionalización de la guerra civil española' y 'España, de la dictadura a la democracia', escrita en colaboración con uno de sus discípulos, el historiador español Juan Pablo Fusi, y merecedora del Premio Espejo de ensayo en 1979.

Carr coordinó y prologó el volumen de la Historia de España -iniciada en la Editorial Espasa Calpe por Ramón Menéndez Pidal-, dedicado a la época franquista, publicado a finales de 1996 y colaboró en el libro colectivo 'Visiones de fin de siglo', publicado en 2002. Fue una de sus últimas obras, junto a 'El rostro cambiante de Clío' (2005) y 'España 1808-2008' (2009).

Carr era un excepcional conocedor de la literatura española y gran lector de Miguel Delibes, cuya obra le sirvió para estudiar la realidad de la posguerra. En un curso de verano de El Escorial en 1991 demostró su profundo conocimiento de obras como 'Cinco horas con Mario' y 'Mi idolatrado hijo Sisí', que tan bien explican la sociedad franquista.

Según el jurado que le concedió el premio Príncipe de Asturias, Carr "aportó una visión global a la historia contemporánea" y "ayudó a ver la historia española dentro de su contexto europeo", al tiempo que contribuía "de manera destacada a la mejor comprensión tanto de la guerra civil como de la transición a la democracia" en nuestro país.

Presidente de la Sociedad de Estudios Latinoamericanos y profesor de Historia Latinoamericana en Oxford, fue director del St. Anthony's College y miembro de la Real Academia Británica. La Reina de Inglaterra le otorgó el título de Sir en 1987, cuando se jubiló como catedrático de la Universidad de Oxford. Desde 1970 era miembro correspondiente de la Real Academia de la Historia y en España había sido también merecedor de la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio en 1983.

Su pasión por España no le privó de aficiones tan británicas como la caza del zorro, arte cinegético en el que fue verdadero experto y a la que también dedicó un libro que es toda una referencia en esa actividad: 'La caza del zorro en Inglaterra'.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual