Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
Salud

La primera vacuna genera luz en el túnel del dengue

  • El auge del turismo ha hecho que lleguen casos de esta enfermedad a Europa

El mosquito que transmite el dengue.

La primera vacuna genera luz en el túnel del dengue

El mosquito que transmite el dengue.

Cedida
0
19/04/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
Las mialgias y las artralgias le dieron su nombre más claro: fiebre rompehuesos. El doctor estadounidense Benjamin Rush fue el primero en datar un caso de dengue a finales del siglo XVIII, aunque ya se hallan referencias a esta enfermedad en enciclopedias chinas diez siglos antes. Una dolencia de tipo gripal que deja al paciente molido. Sufre, además de dolores articulares y musculares, fiebre alta, náuseas, vómitos, sarpullidos, agrandamientos de los ganglios linfáticos, cefaleas o dolor muy intenso detrás de los globos oculares; y en los casos más graves (el dengue hemorrágico), fatiga, sangre en el vómito, hemorragias en las encías o acumulación de líquidos. Todo por culpa del Aedes aegypti o mosquito de la fiebre amarilla, el vector de la enfermedad. "Es muy frecuente. Se producen unos cien millones de casos graves al año", explica el doctor José Ramón Yuste, del Área de Enfermedades Infecciosas de la Clínica Universidad de Navarra. La Organización Mundial de la Salud (OMS) añade a esta cifra otros 290 millones de personas que son infectadas al año.

Una enfermedad que no tiene tratamiento específico ni vacuna y que causa estragos en América Latina y el sureste asiático. "Estamos hablando de una enfermedad muy prevalente y con una morbimortaldad muy elevada, sobre todo para las personas que son residentes en zonas endémicas", añade el doctor Yuste. En 2008, por ejemplo, el estado de Río de Janeiro registró 24.000 casos en tres meses, con treinta muertes; en 2009, hubo casi 19.000 casos en Bolivia.

Hasta ahora, solo se podía combatir al mosquito. Desde el próximo año habrá un arma más. Una vacuna específica contra esta dolencia, que ha aumentado de "forma alarmante" (según la OMS) en la última década a causa de los viajes y la urbanización descontrolada. "Queremos reducir la mortalidad del dengue en un cincuenta por ciento y la morbilidad en un veinticinco por ciento para 2020", aseguró Olivier Charmeil, director general de Sanofi Pasteur. Será una vacuna que se dará en tres tandas diferentes en los meses cero, seis y doce. "Ya con la primera dosis se ve una eficacia vacunal importante y una reducción significativa que, evidentemente, aumenta tras la tercera dosis", apunta el doctor Yuste.

"Tiene un beneficio no solo personal sino también poblacional. La persona que no enferma no va a transmitir la enfermedad, por lo que se espera que disminuya mucho la repercusión de este virus", añade, por su parte, el doctor José Pérez Molina, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciones y Microbiología Clínica (Seimc).

PROBLEMA GLOBAL

El dengue es propio de zonas con calor, donde el mosquito de la fiebre amarilla se siente cómodo. Sin embargo, esta dolencia se ha convertido en un problema global por dos motivos. El primero, el turismo. El hecho de que haya 150 millones de turistas en América y Asia ha provocado que muchas personas lleven el dengue a países donde antes no se encontraba. "Se produjo un brote inmenso de dengue en Madeira, precisamente porque existe el Aedes aegypti y una persona enferma introdujo el virus. Al existir virus, al haber vector y personas susceptibles, se produjo el contagio", recuerda el doctor Pérez Molina.

En segundo lugar, está la presencia de un "primo hermano" del mosquito de la fiebre amarilla, el mosquito tigre. "Eso ha provocado que haya casos autóctonos de dengue en el sur de Francia, en Italia o Croacia", alerta el portavoz del Seimc. "En España hubo dengue hasta finales del siglo XIX", recuerda el galeno. En los próximos años, la lucha contra el dengue se intensificará.

Se está trabajando en otras dos vacunas, una de ellas impulsada por el instituto brasileño Butantan, que ha comenzado a reclutar a 17.000 voluntarios para realizar los experimentos en humanos. "Hay que tomar con calma otras investigaciones. Hay ensayos con resultados muy prometedores y estarán en breve, pero no protegen igual a los cuatro serotipos", añade, con prudencia, el doctor Yuste. No obstante, la guerra contra el dengue está más cerca de terminar.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual