Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Animales

La extinción del tiburón causaría daños "irreparables"

  • El buceador Karlos Simón advierte de las consecuencias de la caza de esta especie

Mireia Belmonte, rodeada de tiburones en el Oceanario de L'Aquàrium de Barcelona.

Mireia Belmonte desea un "feliz 2013" entre tiburones

Un buceador, al lado de un tiburón.

AFP
0
Actualizada 19/04/2015 a las 16:30
  • EFE. Madrid
El tiburón es un animal "indispensable" para la supervivencia del ciclo de los mares y su extinción daría lugar a daños "irreparables" en el ecosistema marino, advirtió Karlos Simón, buceador en posesión del récord mundial de permanencia con escualos bajo el agua.

"España es en la actualidad uno de los países que más tiburones caza en el mundo", junto a países como Japón e Indonesia, lo cual pone en peligro no solo la supervivencia de este animal sino la de toda la cadena trófica oceánica, aseguró Simón, hasta el punto de poner en riesgo "el futuro de la pesca a nivel mundial".

Este experto submarinista indicó que la mayoría de las especies de tiburón se encuentran en peligro de extinción pero, al ser los principales depredadores de los peces carnívoros, "si desaparecieran, estos se multiplicarían y acabarían con los peces herbívoros, su alimento".

De esta manera, "terminaríamos por quedarnos sin pesca" aunque el problema iría más allá pues, "una vez desaparecidas las especies que se alimentan de algas, estas crecerían sin control en nuestros mares" y, teniendo en cuenta que el mar es el mayor sumidero del planeta de dióxido de carbono, la alteración de "su estructura y su dinámica influirían en gran medida sobre la humanidad".

La principal preocupación de este experto es el progresivo incremento durante los últimos decenios de las capturas de tiburones, "por culpa de la famosa sopa de aleta".

"Cada año se cazan más de cien millones de tiburones", la mayoría de ellos solo para arrancarles sus aletas, con las cuales se prepara esta sopa, muy demandada y consumida en Asia hasta el punto de que un kilo puede llegar a costar quinientos dólares: "No hay grupo animal que aguante esta presión", afirmó Simón.

Tras capturar a los animales, los pescadores les cortan esta parte de su cuerpo y luego los arrojan vivos al mar pero, al perder su capacidad para nadar, los tiburones "mueren de asfixia entre terribles dolores".

No solo se consume este animal en países como Japón o China, sino en muchas otras partes del mundo como Australia, Francia, Islandia o la misma España, donde el cazón es un plato característico en Andalucía.

Respecto a los peligros generados por el "rey de los mares", como lo definió Simón, llama la atención sobre la mala fama que el cine y la televisión han adjudicado a esta especie.

"Si tuvieras que dar un paseo, ¿irías a la sabana, sabiendo que hay leones allí? Pues con el tiburón es lo mismo: ¿Por qué se empeña la gente en bañarse en playas donde hay presencia confirmada de tiburones, cuando hay tantas otras para hacerlo sin peligro?", se preguntó este especialista.

Según diversos informes oficiales de organismos marinos, cada año se producen en torno a un centenar de ataques de tiburón en todo el mundo, casi todos protagonizados por tres únicas especies de las más de 375 que existen: el tiburón blanco, el tigre y el toro.

Estos documentos también afirman que la posibilidad de morir de gripe es de 1 entre 63 y la de morir por una caída, de 1 entre 218, mientras que la de morir por ataque de tiburón es de 1 entre 3.700.000.

"Es más fácil fallecer por la picadura de un insecto que mordido por un tiburón", resumió Simón, quien advirtió de que, "si a pesar de todo tienes un encuentro con uno, debes intentar salir del agua cuanto antes, pero nunca de forma brusca o llamando la atención".

Muchos ataques se producen porque, desde la perspectiva del escualo, un bañista puede confundirse con una foca o un león marino, algunas de sus piezas de caza habituales.

"Llámame loco pero lo mejor que puedes hacer si llevas unas gafas de buceo es mirarle directamente y, si se acerca, intentar tocarle los ojos y las branquias, sus zonas más vulnerables... entonces huirá por miedo a que le hagas daño", aseguró.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual