Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Salud

Los batidos de placenta, un riesgo para la salud

  • Un tribunal inglés prohíbe a una empresa comerciar estos productos al considerar que su consumo puede ser perjudicial para las madres

0
08/05/2014 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Su marketing dice que realizan batidos y cápsulas con beneficios para la salud. La materia prima que utilizan es la placenta. Es la empresa Independent Placenta Encapsulation Network (IPEN), con sede en Herts (Reino Unido), que fue fundada por Lynnea Shrief, una madre que luchó para proporcionar la leche necesaria para su bebé. Ella asegura que comer la placenta, cruda, puede aumentar la producción de leche materna, ayudar a reducir el impacto de la depresión post-natal y mejorar el estado de ánimo general y la sensación de bienestar.

Sin embargo, esta idea parece que en el tribunal del distrito no ha calado y ha prohibido expresamente realizar estos batidos después de más de dos años y medio de negociación. Su abogado, Nicholas George, alega que la bacteria Staphylococcus aureus, presente en la vagina del 10% de las mujeres, se podría pasar a la placenta y provocar así un riesgo para la salud en una proporción significativa de madres. Asimismo, argumenta que el proceso de producción se encontraba fuera del control del IPEN, que dependía de la madre o su pareja para mantener correctamente la placenta antes de que llegara al IPEN para ser procesada.

La empresa de Shrief, no obstante, defiende que la placenta debe mantenerse a 8 grados centígrados dentro de las cuatro horas siguientes al nacimiento y que cuando ellos la reciben todavía está fría, por lo que no representa ningún peligro para la salud. Asegura que la compañía siempre pide una historia de cada placenta y que rechaza aquellas que hayan estado a temperatura ambiente durante 24 horas. "La ley no tiene que intervenir y proteger a las personas cuando lo que están comiendo es un producto de sí mismos", explica Bradley Say, trabajador de IPEN.

El tribunal ha escuchado testimonios de mujeres que han tomado la placenta elaborada por la compañía y aseguran que su consumo no les ha reportado ningún mal efecto.

Habrá que esperar a la próxima semana para conocer el fallo definitivo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual