Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
robos poco 'profesionales'

Ladrones patosos... o cómo dar facilidades para que te detengan

  • Desde delincuentes que pierden el DNI hasta narcotraficantes que se olvidan 20 kilos de hachís

0
Actualizada 30/03/2014 a las 10:37
  • Efe. Barcelona
Que un ladrón se olvide el DNI, el móvil o un recordatorio de la comunión en el escenario de sus golpes sería un giro poco original de cualquier película de "serie B", pero en la vida real estos descuidos patosos dignos de "Mister Bean" se van sucediendo, dando todas las facilidades del mundo a la policía.

El último de estos casos conocidos ha ocurrido esta semana en Cataluña, donde los Mossos d'Esquadra han detenido a seis personas por un robo con violencia en un piso de Barcelona, en el que uno de los asaltantes se olvidó un recordatorio de comunión, una pista "divina" que permitió a la policía dar con la banda.

La impericia de algunos de los delincuentes de poca monta llega en ocasiones a cotas hilarantes, como con la detención de un ladrón de 34 años, el verano pasado, que fue arrestado en L'Escala (Girona) cuando volvió al escenario del robo a buscar sus pertenencias.

El hombre había entrado a robar de madrugada en una panadería, aunque tuvo que huir a toda prisa porque la propietaria se despertó por el ruido que hacía. Poco después, el ladrón regresó a buscar sus pertenencias -un móvil, el DNI y el carné de conducir- que había escondido entre la hierba bajo un árbol situado a escasos diez metros de la panadería, momento en el que fue arrestado.

A veces, la detención del ladrón no obedece únicamente a su poca diligencia, sino a la respuesta de la víctima, como cuando una turista logró captar una foto a un joven con la cámara que éste intentaba robarle en 2012 en Barcelona y que no dejó dudas sobre su identificación.

Además, en los últimos años se han repetido varios casos en los que la policía ha encontrado el DNI, el pasaporte o el teléfono móvil del ladrón en el lugar de sus fechorías, ya sea un piso o un coche, allanando la labor policial para detenerles.

Menos habitual es lo que le ocurrió a un narcotraficante que fue arrestado por los Mossos d'Esquadra en 2008 en Sant Iscle de Vallalta (Barcelona), después de olvidarse 20 kilos de hachís en una casa en la que había estado viviendo de alquiler.

Ser sistemático y no cometer errores tampoco libra a los ladrones de la detención. Esto es lo que le ocurrió a un caco de 31 años que a finales de 2011 se acostumbró a ir a robar a un mismo piso de La Sénia (Tarragona) los sábados por la noche, aprovechando que los inquilinos iban a bailar a un casa de jubilados.

Hartos de echar en falta objetos y dinero cuando regresaban de bailar, los ancianos se pusieron de acuerdo con la policía local, que apostó a varios agentes en el interior del domicilio a esperar a que, fiel a su cita sabatina, el ladrón cayera en la trampa.

Cuando los agentes apostados oyeron pisadas y ruido en la cocina, abrieron la luz del pasillo, se identificaron como agentes y redujeron y detuvieron al habitual intruso.

En algunas ocasiones, los ladrones, al verse sorprendidos, optan por una huida desesperada, en la que no dudan en lanzarse al agua, como hicieron cuatro jóvenes la semana pasada en Barcelona, que se tiraron al mar tras una espectacular persecución en el Puerto, o como ocurrió cuando un mosso salvó de morir ahogado a un ladrón que, en su fuga, se había tirado al canal de Seròs (Lleida), en 2008.

Los ladrones patosos de toda la vida cohabitan ahora con una nueva especie que ha alumbrado la proliferación de las redes sociales: el de los que se graban cometiendo cualquier fechoría, especialmente imprudencias al volante, y lo cuelgan en la red, a la vista de todo el mundo.

Uno de los casos más sonados en Cataluña fue el de dos policías locales de Cerdanyola (Barcelona), que en 2012 fueron suspendidos de empleo y sueldo después colgar en Youtube el vídeo en el que se grabaron conduciendo su vehículo policial bailando, haciendo movimientos obscenos y cometiendo reiteradas infracciones de tráfico.

En un caso parecido, un joven se acabó entregando a la policía el pasado mes de febrero tras ser identificado después de haber difundido en Youtube un vídeo en el que aparecía conduciendo desde el asiento del copiloto, manejando el volante con una mano y moviendo la cabeza al ritmo de la música.

También grabó sus fechorías un pirómano que fue detenido a finales de 2012 en Reus (Tarragona), después de colgar en Youtube dos vídeos en los que se veía, con todo lujo de detalles, el interior de algunos de los 31 coches que había quemado cuando estaban aparcados en la calle.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual