Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
PUBLICACIONES

"El emprendimiento es una carrera de larga distancia"

  • Así lo expone el empresario Gabriel Masfurroll a raíz de su nuevo libro Persigue tus sueños'

0
Actualizada 29/03/2014 a las 12:48
  • EFE.BARCELONA
El empresario Gabriel Masfurroll defiende en una entrevista , a raíz de su nuevo libro "Persegueix els teus somnis" (Persigue tus sueños), que el emprendimiento es una carrera de larga distancia, en la que hay que ser resistente y "por supuesto estar bien entrenado".

Hombre polifacético, filántropo y deportista, Masfurroll acaba de publicar con Edebé un tratado en el que aporta su visión sobre los valores emprendedores y sobre el desarrollo de este espíritu a lo largo de toda la vida.

Ha contado con el apoyo, en forma de prólogo, del entrenador de fútbol Pep Guardiola, quien considera que el texto es "un canto a la ilusión, al optimismo, a la iniciativa, a la decencia, a la igualdad de oportunidades".

Gabriel Masfurroll cree que "todos somos emprendedores: otra cosa es que me pregunten si todo el mundo puede ser empresario. Esto es harina de otro costal".

Para el empresario, en este ámbito, además de ser resistente y estar bien entrenado, "hay que tener en cuenta que una retirada a tiempo es lo mejor, algo que a veces no se contempla".

En este punto, dice que una retirada a tiempo sirve para "recuperarse, analizar por qué no lo hiciste bien, para volver a empezar y tratar de llegar a la meta, si es posible en primera posición".

"Lo que sí esta claro -prosigue- es que, si tienes una idea y estás convencido de que puede transformarse en algo material, que puede ser muy apreciado por el mercado, te rodeas bien y estás en el sitio adecuado en el momento idóneo, tienes muchas probabilidades de conseguirlo".

Sin embargo, no esconde que todas estas circunstancias "son muy difíciles de conseguir" y agrega: "Ahí está el secreto, y siempre pienso que las cosas jamás pasan porque sí. Creo en el destino y en la suerte, pero, por supuesto, ésta no llega si no la buscas".

A la pregunta sobre si cualquier idea es válida para llevar a cabo un proyecto, Gabriel Masfurroll responde que "decir que cualquier idea es válida podría parecer una frivolidad, pero sí, es cierto".

En su opinión, en ocasiones, "las ideas más descabelladas, después de pasar por filtros, descarrilamientos y todo tipo de vicisitudes, han acabado con éxito. Lo importante, además de la idea, es tener claro cómo materializarla y cuál será su uso".

Por otra parte, asegura que "de los errores, tropiezos, fracasos o llámale como quieras, es de donde más se aprende. Se aprende de ellos si quieres, porque hay muchos que, cuando fracasan, se lamentan y tratan de culpar al entorno, y ese no es un buen camino".

Otra cuestión importante, a su juicio, es saber identificar con quién se junta uno y de quién se rodea. "Puede cambiar tu destino para bien o para mal", apostilla.

En el libro también ahonda en la importancia de saber comunicar bien los proyectos, porque "se puede tener el mejor proyecto del mundo, que, si no se sabe comunicar, se quedará en eso, en algo muy bueno, pero en un círculo cerrado y reducido".

Incluye, además, un listado de "mandamientos" sobre lo que debe y lo que no debe hacer un emprendedor: "No estoy inventando nada nuevo. Es puro sentido común".

De todos los que nombra, dice que "solo enfatizaría dos de ellos: nunca dejes de soñar y no te des jamás por vencido, aunque a veces te sientas derrotado. Este punto de inflexión es lo que te hará más fuerte y mejor".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual