Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CIENCIA

Recopilan 25.000 Datos de aves que migran a África para entender el cambio climático

  • Científicos se han desplazado a Marruecos para estudiar los periodos migratorios

Un grupo de aves migratorias en Corea del Sur

Un grupo de aves migratorias en Corea del Sur.

Un grupo de aves migratorias en Corea del Sur

AFP
0
Actualizada 23/12/2013 a las 11:20
  • EFE. SANTA CRUZ DE TENERIFE
Un grupo de investigadores canarios ha recopilado más de 25.000 registros de aves de 210 especies que han migrado desde Europa hasta el norte de África, para lo que algunas recorren más de 4.000 kilómetros, en un estudio que ayudará a entender los efectos del cambio climático.

Para ello se han desplazado a Marruecos biólogos, naturalistas y ornitólogos de Birding Canarias que han estudiado a las aves en los periodos migratorios de primavera y otoño, explica en una entrevista con Efe el responsable de esta empresa, Juan José Ramos.

El objetivo es estudiar la relación entre la migración de las aves y el cambio climático dentro de un proyecto más amplio denominado "Climatique", financiado por el Programa de Cooperación Transfronteriza España-Marruecos, el Fondo Europeo de Desarrollo Regional y que lidera el Instituto Tecnológico de Canarias.

Las aves migratorias son excelentes indicadoras de los cambios que sufre el planeta y en concreto, detalla Juan José Ramos, el climático provoca modificaciones en los hábitats de las aves migratorias "que están alterando notoriamente su comportamiento y, por consiguiente, las rutas de ida y regreso".

Esos cambios pueden también alterar los períodos de incubación y reproducción de las aves, muchas de las cuales pueden ver afectada su supervivencia y, según indica el ornitólogo, algunas especies han alterado su regreso al sitio de invernada o reproducción y buscan zonas un poco más cálidas o, por el contrario, más frías.

Los valles, ríos, lagunas y playas del sur de Marruecos albergan cada año a miles de aves que viajan entre el continente europeo y el África ecuatorial en busca de zonas donde alimentarse, pasar el invierno o reproducirse en verano.

Esta región es el límite entre la cuenca mediterránea y el desierto del Sáhara, por lo que el estudio de fenómenos como el avance del desierto, la migración de las aves e insectos y el ciclo de las plantas es vital para acciones futuras encaminadas a frenar el cambio climático en esta zona y en el sur de Europa, indica Juan José Ramos.

Allí cada primavera y otoño hacen escala especies tan sensibles e importantes a nivel global como la espátula euroasiática, el carricerín cejudo, la tórtola europea y la golondrina común, y en su estudio los investigadores canarios han realizado censos de aves acuáticas migratorias.

También se han estudiado las aves acuáticas reproductoras y seguido la migración de las aves paseriformes a través de la instalación de una estación de anillamiento científico.

Durante el estudio se han recopilado unos 25.000 registros de aves correspondientes a 210 especies, la mayoría de ellas migratorias y algunas de ellas muy raras en la región, como la gaviota hiperbórea, el correlimos pectoral y el charrán real africano.

Además, se ha citado una nueva especie para el país, el escribano pigmeo, ave de pequeño tamaño que se reproduce en la tundra siberiana y que pasa el invierno en el norte de India y sur de China, aunque en ocasiones, empujada por las frías tormentas del norte, llega hasta el oeste de Europa.

Buena parte del estudio se desarrolló con el método del anillamiento científico mediante el uso de redes invisibles para la captura de aves, método que garantiza su supervivencia, indica Juan José Ramos, quien explica que durante la primavera se capturaron 900 aves de unas cuarenta especies "que fueron estudiadas en mano, determinando su edad, sexo y tomando diferentes medidas para conocer la condición física de cada ave".

Además, cada una de las aves capturadas por primera vez fue marcada con una anilla de metal con un código alfanumérico irrepetible, que le permite ser reconocida en cualquier lugar del mundo "a modo de pasaporte para aves".

En otoño se realizó de nuevo el mismo trabajo con el objeto de comparar los dos periodos migratorios y se capturaron más de mil aves de algo más de 40 especies, lo que permitió comprobar una diferenciación en cuanto a las especies y el periodo de estancia en la zona, que al parecer es superior en estas fechas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual