Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Tecnología

Crean un nuevo sensor que alerta de la presencia monóxido de carbono en las chimeneas

  • El dispositivo cambia de color al detectar monóxido de carbono, para mejorar la seguridad en industrias y hogares

El sensor cambia de color cuando detecta la presencia de monóxido de carbono en chimeneas y braseros.

Un nuevo sensor alerta del monóxido en las chimeneas

El sensor cambia de color cuando detecta la presencia de monóxido de carbono en chimeneas y braseros.

archivo
0
Actualizada 01/12/2013 a las 12:58
Etiquetas
  • EFE. VALENCIA
Un grupo de investigadores del Instituto de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico (IDM) ha desarrollado un dispositivo electrónico que cambia de color cuando detecta la presencia de monóxido de carbono, lo que puede mejorar la seguridad en industrias y hogares donde se empleen braseros.

El monóxido de carbono se produce por la combustión incompleta de combustibles como gasolina, carbón o madera en aparatos como calderas, calentadores de agua u hornillos de cocina y puede provocar la muerte si se respira sin que el afectado se dé cuenta, por lo que un dispositivo de este tipo puede tener múltiples aplicaciones para mejorar seguridad.

Gracias a la incorporación de un sensor colorímetro integrado en un equipo electrónico, este nuevo dispositivo permite conocer al instante la concentración exacta de monóxido de carbono, al pasar de un color violeta a uno amarillo-anaranjado ante la presencia de este gas.

El dispositivo, que ha sido desarrollado por investigadores del IDM, un centro mixto de la Universidad Politécnica de Valencia y la Universitat de València, se encuentra en estos momentos en fase de prototipo y sus primeros resultados han sido publicados en la edición digital de la revista "Sensons and Actuators B: Chemical".

El director del IDM, Ramón Martínez-Máñez, ha explicado a Efe que este dispositivo supone "un paso más" en el diseño de equipos de detección de éste y otros tipos de gases y ha resaltado que su principal novedad es la "la integración de los sensores de color al equipo optoelectrónico".

"Además de saber con más precisión la cantidad de monóxido de carbono presente, podría acoplarse a una alarma que emitiera una alerta en el momento de la detección del gas", ha apuntado Martínez, quien ha explicado que se han puesto en contacto con varias empresas de fabricación de dispositivos para promover su comercialización.

Según el investigador, el proyecto necesitaría que se hiciera algún estudio "más detallado y más concreto en relación a la fiabilidad y el tiempo de respuesta en lugares reales", algo que considera que les llevaría un tiempo "relativamente corto".

El sistema de sensores colorimétricos usa compuestos que contienen átomos de rodio y la interacción de estos metales con la molécula de monóxido de carbono origina un cambio de color, del violeta original a un tono amarillo-anaranjado, que es observable a simple vista incluso a concentraciones relativamente bajas.

"Un equipo electrónico mide el cambio de color y lo transforma en una señal eléctrica y por tanto, en un número que está relacionado con la concentración", ha explicado.

Otro de los investigadores del proyecto, Javier Ibáñez, ha explicado a Efe que el monóxido de carbono se produce por la combustión incompleta de combustibles como gasolina, carbón o madera en aparatos como calderas, calentadores de agua u hornillos de cocina.

"Puede provocar la muerte si se respira en concentraciones altas sin que el afectado se de cuenta, provocando lo que se conoce como 'muerte dulce'", ha advertido.

Por ello, Ibáñez ha defendido que el desarrollo de estos nuevos sensores a nivel comercial incrementaría la seguridad porque "permitiría una mejor detección del gas, incluso en concentraciones pequeñas".

Martínez-Máñez ha incidido en que se trataría de incorporarlo a sitios donde hay chimeneas o braseros cuyos sistemas de combustión "no están tan controlados como en la calefacción, que pasa sus habituales revisiones" o a empresas donde se producen grandes sistemas de combustión.

Los investigadores han defendido como ventajas adicionales de este nuevo dispositivo "su fácil uso e integración y la posibilidad de diseñar sistemas de alarma simples y fiables".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual