Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
málaga

Los viejos autobuses recuperan su esplendor

  • Una asociación de Málaga rescata autobuses clásicos de todo el país antes de que acaben en el desguace y los restaura

0
13/06/2013 a las 06:01
  • efe. málaga
Son gigantes que surcaron durante décadas las calles españolas y que ahora han recuperado el esplendor gracias a una asociación de Málaga que rescata autobuses clásicos de todo el país antes de que acaben en el desguace y los restaura con todos los elementos originales que lucieron.

La Asociación Malagueña para la Recuperación de Tranvías y Autobuses (Tran-Bus) nació en 2006 y ya atesora trece vehículos, entre ellos un Pegaso 6035 procedente de Burgos, en cuyo interior la actriz Penélope Cruz dio a luz, por exigencias del guión, durante el rodaje de la película "Carne trémula", de Pedro Almodóvar.

El más antiguo es un Austin BMC de 1961 pendiente de restauración en el que se desplazaba para jugar sus partidos de fútbol el desaparecido Club Deportivo Málaga, ha explicado este miércoles José Ramón Rodríguez, presidente de Tran-Bus, de la que forman parte trabajadores y jubilados de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT).

Otra de las joyas, también con un pasado cinematográfico a sus espaldas, es un tranvía modelo Charleroi V, de 1922, que circuló por Málaga hasta 1961, cuando quedó abandonado en unos talleres hasta que fue utilizado para el rodaje en Almería de un clásico del séptimo arte como "Lawrence de Arabia".

En los años 80, fue expuesto en el paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso de la capital malagueña, donde el salitre por la cercanía del mar y el vandalismo le afectaron gravemente.

Tran-Bus lo restauró fielmente con el mismo tipo de madera que tenía originalmente, excepto en las vigas principales, que eran de haya, que actualmente no da el cubicaje necesario, por lo que se ha sustituido por madera de iroko, ha señalado Rodríguez.

Además de los autobuses y del tranvía, la asociación tiene uniformes de las distintas épocas, todos los sistemas de billetaje, fotografías y otros enseres.

"Cuando los sacamos a la calle, la gente se sorprende y los abuelos traen a los nietos de la mano y les cuentan cómo iban ellos en estos autobuses", ha apuntado el presidente del colectivo.

La última obra de Tran-Bus ha sido un Pegaso 6035-A que fue cedido por la Universidad Autónoma de Barcelona -desde donde cruzó España circulando- y cuya restauración ha sido presentada hoy, coincidiendo con el 35 aniversario de la puesta en servicio del primer autobús articulado en Málaga.

El vehículo ha sido pintado en rojo con el techo blanco, como los que prestaban el servicio en la ciudad a finales de los 70, cuando la prensa local daba cuenta de los veintiocho nuevos autobuses incorporados a la flota con una inversión de cincuenta millones de pesetas de la época, cuando el precio por trayecto era de diez pesetas.

Para estos trabajadores de la empresa de transporte urbano de Málaga, esta afición "supone muchas horas y un poco dejar de lado a la familia para tirar de esto adelante, pero después es muy gratificante recuperar este patrimonio".

"Somos totalmente anónimos, y nuestras vidas pasan dando vueltas por las calles, acercando las barriadas al centro y el centro a las barriadas, una actividad que hacemos los 365 días del año", ha afirmado Rodríguez, que confiesa que su "sueño" es que Tran-Bus tenga algún día "un pequeño museo" donde poder exponer estas joyas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual