Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
geología

El espejo de Los Apalaches

0
Actualizada 10/06/2013 a las 11:12
  • efe. madrid
La popular cordillera estadounidense de Los Apalaches tiene su espejo en muchos lugares de Europa, y entre ellos en España, donde algunas zonas comparten los mismos recursos paisajísticos debido al origen geológico común, situado antes de que comenzara la deriva de los continentes hace unos 200 millones de años. 

El relieve "apalachense" se localiza hoy, además de a lo largo del este de norteamérica, en Groenlandia, Irlanda, Islandia, Escocia, Gales, Noruega, Francia y, antes de pasar a Marruecos, también en España, donde este tipo de riscos existen en Extremadura, Galicia y Asturias, aunque en estas dos últimas muy erosionados o cubiertos de vegetación.

De hecho, durante los últimos años han surgido iniciativas para crear un "Sendero Internacional de los Apalaches" que una todas las montañas de la Tierra que comparten ese origen, y el foco está puesto en la comarca extremeña de Las Villuercas-Los Ibores-La Jara, uno de los ocho "geoparques" que la Unesco ha reconocido en España.

Las Villuercas estuvieron hace millones de años bajo el mar, y de ahí la existencia de abundantes restos fósiles marinos, pero tiene características que lo hacen único en el mundo, entre ellas los fósiles de los primeros metazoos con esqueleto externo, en los que se apunta el origen de la vida animal.

A los valores geológicos que han moldeado este paisaje (más de cuarenta "geositios" de interés paleontológico), al Geoparque de Villuercas-Ibores Jara se suman hoy los recursos naturales (alberga varias Zonas de Especial Protección para las Aves y varios Lugares de Interés Comunitario incluidos en la Red Europea Natura 2000), el patrimonio histórico (en el que destaca el Monasterio de Guadalupe), o las tradiciones culturales y gastronómicas de la comarca.

Entre los valores naturales de la zona destacan las extensas masas de bosques de robles y castaños, y numerosas especies de aves protegidas como el águila real, el halcón peregrino, el buitre leonado, el alimoche, el búho real o la cigüeña negra.

Las autoridades de los 19 municipios que integran esta comarca, y numerosos agentes económicos y sociales de la zona, están apostando por explotar todos esos recursos (geológicos, naturales y culturales) para consolidar una oferta turística muy diferenciada.

Una de las singularidades del geoparque es que "vierte" sus aguas a dos cuencas, la del Tajo y la del Guadiana, según ha explicado Juan Carlos Herrera, agente del Medio Natural de Extremadura y una de las personas que mejor conoce los recovecos de Villuercas-Ibores-Jara.

Herrera ha destacado la riqueza de la biodiversidad del geoparque, y el creciente número de turistas, sobre todo extranjeros, que están llegando a la zona atraídos por sus recursos naturales y por los "geositios" del lugar, como la Cueva del Castañar de Ibor, las pinturas rupestres o el Risco de Villuerca.

Este pico corona la comarca (1.601 metros) y desde él se pueden contemplar las llanuras, sierras y valles que conforman este paisaje, y sobre todo las pedreras o ríos de piedras y el característico relieve "apalachense" del macizo.

Juan Carlos Herrera ha señalado que algunas de las nuevas modalidades de turismo (geoturismo, turismo ornitológico, senderismo y otras formas asociadas al turismo rural) son en la actualidad el auténtico "motor de desarrollo" de la comarca; "ése es el turismo que nos interesa, y es la única posibilidad que tenemos", ha manifestado.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual