Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
sociedad

La crisis obliga a familias a abandonar a sus mascotas

  • Los centros de acogida de mascotas se están llenando de animales abandonados por familias con dificultades económicas

1
Actualizada 26/05/2013 a las 10:59
Etiquetas
  • efe. madrid
La crisis económica está llenando los centros de acogida de mascotas que las familias tienen que abandonar por motivos de disminución de ingresos, cambios de trabajo y otras circunstancias relacionadas con las dificultades para mantener a los animales de compañía.

La presidenta de la Federación de Asociaciones Protectoras de Animales de Madrid (FAPAM), Matilde Cubillo, ha explicado a Efe que "desde hace dos años" recibe numerosas llamadas de familias preocupadas por "qué hacer con su mascota" ante la imposibilidad de pagarle un tratamiento en el veterinario o incluso la comida.

En esos casos, Cubillo ha señalado que proponen a los dueños acudir a las asociaciones en las que los veterinarios cobran "más barato" u ofrecen "financiación a plazos", además de aconsejar el consumo de piensos que ofrecen calidad a precios más bajos.

Según la presidenta de la FAPAM, mayoritariamente son perros y gatos a los que tienen que buscar otras familias de acogida, aunque, desde hace tiempo, se ha extendido "la moda" de tener en casa "animales exóticos" que, en ocasiones, los dueños "ni saben ni pueden mantener".

"Nos llamó una señora, que se había quedado sin trabajo y se marchaba a Estados Unidos, para preguntar qué hacía con unas pirañas que tenía en casa, a lo que le respondimos que para ese tipo de animales tendría que llamar al zoológico y que no podíamos hacer nada", ha agregado.

Manuel Lárazo, de la Junta del Colegio de Veterinarios de Madrid, ha asegurado que cada vez hay más familias que tienen como mascota a "conejos, hurones, pequeños roedores y reptiles", porque, en su opinión, implican un gasto económico menor en todos los sentidos, incluso en atención médica.

Según sus cálculos, un hogar debe desembolsar "alrededor de 150 euros anuales en costes médicos para cumplir con la normativa", que incluye, vacunas, prevención de parásitos y cuidados básicos, sin contar las atenciones que puedan surgir por accidentes, alergias, fracturas y otras ocasiones excepcionales.

A esto, se sumarían casi 400 euros en otros gastos, principalmente comida, que varía en función del tamaño del animal.

"Los animales siguen razonablemente bien cuidados, todavía no hemos observado desatención, pero sin lugar a dudas hay una cierta preocupación de que el problema se agrave", ha añadido Lázaro.

En sus consultas, que han disminuido notablemente, este veterinario ha observado que "las familias retrasan la visita" incluso para solventar algunas patologías que presentan los animales, ya sean "cuadros digestivos o fracturas" que aparentemente no presentan gravedad.

Julio Díez, miembro del Colegio de Veterinarios de Madrid, ha subrayado que "en las clínicas se han dejado de hacer algunos tratamientos" que antes eran mucho más frecuentes, como la curación de traumatismos, porque las familias "se piensan mucho más" acudir a la consulta.

El portavoz de la Asociación Protectora de animales El Refugio de Madrid, Nacho Paunero, ha afirmado que uno de los síntomas que revelan el efecto de la crisis económica en el cuidado de mascotas es que la cifra de animales abandonados no disminuye desde hace cinco años.

"Aunque hay una mayor concienciación en la sociedad sobre la acogida de animales, muchas familias se han visto obligadas a abandonar sus viviendas o a recortar en los gastos para sus especies de compañía, y esto ha hecho que no disminuya el número de animales abandonados", ha comentado Paunero.

La Consejería de Medio Ambiente ha destacado el incremento del número de adopciones en los albergues de la Comunidad de Madrid que se ha producido en el primer trimestre del año, que ha alcanzado la cifra de 1.216, frente a los 1.027 del mismo periodo en el año anterior, según datos recogidos por el Centro Integral de Acogida de Animales (CIAAM).

Las mismas fuentes revelan que el pico de abandonos se produce "tradicionalmente" en el mes de mayo, "cuando el cachorro capricho regalado en Navidad ha crecido y el propietario empieza a percibirlo como una molestia", una circunstancia que se agrava por los condicionantes económicos actuales.


  • El Pirenáico
    (27/05/13 01:20)
    #1

    La crisis, obliga a más cosas. Es lógico, que los condicionantes económicos, nos obligan a tomar medidas que en otro caso no tomaríamos. Lo preocupante, (que lo es) no es, el tener que abandonar una mascota, lo preocupante es, tener que dejar nuestros hijos, en casa de nuestros allegados, para que puedan seguir teniendo lo necesario para vivir. Sencillamente, porque el momento que nos está tocando vivir, no nos permite seguir atendiendo las necesidades básicas de nuestros seres más queridos. Eso, es lo que ocurre en muchos hogares españoles, pero a eso, los poderes políticos, no le dan importancia. Verguenza de pais, que solo le importa la foto con europa. Y mientras tanto "Vivan los corruptos"

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual