Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ciencia

Las mil y una lecciones de Stephen Hawking

  • A sus 71 años y pese a padecer ELA desde hace 50 el físico sigue sorprendiendo al mundo con sus teorías y su voluntad por vivir

0
Actualizada 28/04/2013 a las 18:03
  • madrid. colpisa
Nadie debe caer en el engaño. Su aspecto puede parecer frágil pero la fuerza de su mente alcanza cotas inimaginables de raciocinio. A sus 71 años Stephen Hawking lleva décadas postrado en una silla de ruedas y obligado a comunicarse por medio de un aparato electrónico debido a la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad que le diagnosticaron con tan solo 21 años. Entonces los médicos le concedieron entre 3 y 4 años de vida. El mal sin cura que sufre no ha impedido a Hawking mantener una hiperactiva vida académica y personal, durante la que ha contraído matrimonio en tres ocasiones y tenido tres hijos.

En cada una de sus apariciones públicas deja tras de sí un reguero de teorías científicas que no dejan indiferente a nadie, ya sea para apoyarlas o para rebatirlas. La semana pasada una de sus frases volvió a ocupar las portadas de los periódicos y levantó no pocas iras entre los defensores del Creacionismo. "El Universo no necesitó ayuda de Dios para existir", defendió de forma tajante el físico, quien ya mantuvo anteriores tensiones con la religión cuando aseguró que "la vida más allá de la muerte es un cuento de hadas" porque el cerebro no es más que un ordenador que tarde o temprano deja de funcionar.

También la semana pasada hizo referencia a la necesidad de buscar nuevos mundos para asegurar la supervivencia de la raza humana: "No debemos dejar de ir al espacio, por el bien de la humanidad. No creo que podamos sobrevivir otro millar de años sin escapar de este frágil planeta". Ciertamente al escuchar sus discursos no puede afirmarse que Hawking sea el prototipo de optimista antropológico al estar plagados de referencias a la capacidad de destrucción innata del hombre. Así, formula que "el peligro radica en que nuestro poder para dañar o destruir el medio ambiente o al prójimo aumenta a mucha mayor velocidad que nuestra sabiduría en el uso de ese poder". Eso sí, como ha hecho a lo largo de su vida, no da nada por perdido por muy malas que sean las perspectivas y por eso cree que "si podemos evitar el desastre durante los próximos dos siglos nuestra especie debería quedar a salvo para expandirse por el espacio". Vaticina que para 2026 una primera expedición humana podrá dirigirse a la Luna y 20 años más tarde se dispondrá de los componentes tecnológicos para fundar la primera colonia en Marte. Y eso que "solo somos una raza avanzada de monos en un planeta menor de una estrella promedio. Pero podemos entender el universo, lo que nos hace muy especiales".


La vida, dentro y fuera

El Universo es una de sus más grandes pasiones y piensa que en él existe vida extraterrestre. Pero muy al contrario que muchos otros cosmólogos cree que lo mejor para la Tierra es no descubrir razas alienígenas por el momento, ya que de darse la situación pueden suceder dos cosas: que no pudiésemos entrar en contacto o que ellos vinieran a la Tierra merced a contar con una tecnología superior. Esta última posibilidad la equipara al descubrimiento de América, un acontecimiento histórico "que no resultó nada bien para los nativos americanos".

También ha hecho púbico en distintas ocasiones el secreto para luchar contra su enfermedad. "Sin importar lo difícil que pueda parecer la vida, siempre hay algo que uno puede hacer y tener éxito en ello", sostiene Hawking, para quien después de asumir que padecía ELA "cada nuevo día se convirtió en una bonificación". Y todo ello porque "la inteligencia es la habilidad de adaptarse a los cambios".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual