Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
SALUD

Cuando menos medicina equivale a más vida

  • Dos médicos ponen en duda en un libro muchas de las prácticas que los profesionales sanitarios aconsejan para evitar enfermedades 
  • Aseguran que las actividades preventivas innecesarias cuestan unos 22.500 millones a las arcas públicas 

0
Actualizada 21/01/2013 a las 08:06
  • COLPISA. MADRID
Una pregunta simple e importante fue el detonante: por qué. Esas dos palabras son las que espetaron Juan Gervás y Mercedes Pérez cuando el pediatra les aconsejo, allá por la década de los setenta, que su recién nacido tenía que dormir bocabajo. El galeno les dijo a los padres, primerizos y colegas -ambos han sido muchos años profesores de Medicina-, que esta práctica era buena para evitar las muertes súbitas de los bebés. El matrimonio, entonces, volvió a preguntar en qué informes se basaban para aconsejar esta práctica. Ante la falta de una contestación argumentada, hicieron caso omiso. «Años después se ha confirmado que dormir bocaabajo provocó miles de muertes súbitas», cuenta el profesor Gervás. 

A partir de este momento, los dos profesores comenzaron a poner en duda muchas de las prácticas comunes de muchos compañeros de profesión y los consejos que, en general, se dan para llevar una vida más saludable y evitar enfermedades tan habituales como la gripe. Todas las autoridades sanitarias recomiendan que se vacune contra la influenza. En cambio, la mejor manera de prevenir es lavarse las manos. «Es una práctica tan sencilla que hay que recalcar. La gripe se pasa sobre todo a través de los pomos de las puertas, de las cosas comunes que tocamos con las manos», explica Gervás, quien señala que las vacunas han perdido su «inocencia» para convertirse en un simple baremo comercial. Así, la vacuna del rotavirus se puede sustituir también con la higiene personal y un uso apropiado de antivirus; la vacuna del papiloma humano es experimental «y el final puede ser desastroso». 

Los dos profesores han ido recopilando información y puntos de debate en 'Sano y salvo' (Los libros del Lince), donde recopilan sus, en algunos casos, controvertidas ideas. Como, por ejemplo, las ecografías. «En sistemas de salud muy ricos como Noruega, que tiene la mejor política sanitaria y de apoyo a la mujer del mundo, se les ofrece a las futuras madres una o ninguna ecografía durante su embarazo. Y una, por si quiere saber el sexo del niño», argumenta Gervás, quien avala esta afirmación por un estudio publicado en The New England Journal of Medicine. «Los obstetras y la población se sorprenden, pero es que no hay beneficios», indica este profesor de Medicina en la Universidad de Valladolid y en la Universidad Autónoma de Madrid. Y es que los autores analizan los pros y los contras, la balanza de beneficios-perjuicios que tienen algunas actuaciones y consejos. 

VIVIR ETERNAMENTE

Los autores sostienen que hay un gasto ineficiente sanitario en torno al 30% del presupuesto de todas las administraciones, lo que equivale a 30.000 millones. «Un dinero que se podía utilizar para prevenir la salud dental, que en España la tenemos muy abandonada», dice Gervás. Y tres de cada cuatro euros de despilfarro (22.500 millones) corresponden a actividades preventivas innecesarias, como hacer pruebas genéricas que no tienen ningún sentido desde el punto de vista científico, como los programas de cribado de cáncer de ovario. «Las citologías y las mamografías producen más daños que beneficios, pues muchísimos cánceres diagnosticados y tratados nunca disminuirán la salud de la mujer, ni producirán la muerte. En la búsqueda de un bien se produce mucho mal. Es sano el deseo de la mujer de estar sana, pero muy insano lo que se recomienda a las mujeres para prevenir y evitar enfermedades en sí mismas», añade la doctora Pérez.

Los dos profesores recalcan que no están en contra de las pruebas necesarias, pero sí de todas las pruebas médicas que se podían evitar. «La culpa no es de los médicos, sino de todos. La población quiere vivir joven y eternamente y eso no puede ser», reflexiona Gervás. «La gente acaba creyendo que la muerte es un fracaso de la Medicina y no es así. Es el final para todos», añade el catedrático. Además, recalca que el poder de los médicos está en cambiar la forma de muerte -«ya nadie muere de tétanos en España»- y en proporcionar una vida mejor. «La gente puede vivir con una enfermedad o con cicatrices sin que no pueda dejar de disfrutar de la vida. Es una pena que en la perfección sanitaria se pierda mucha vida», asegura. 

FICHA

1. Infartos. Los profesores Gervás y Pérez defienden el consumo de huevos sin límite porque no afectan a las probabilidades de padecer un infarto.

2. TAC. Otra práctica que se debería reducir al máximo. Hacer dos tomografías aumenta el riesgo de padecer cáncer. 

3. Resonancias. «Si una persona necesita hacerse una resonancia, que se la haga». Pero los autores recalcan que cinco resonancias equivalen a la misma radiación de la bomba atómica de Hiroshima. 

4. Escoliosis. Si a una niña se le hace la prueba de la escoliosis, tiene el doble de probabilidades de padecer cáncer de mama. 

5. Ecografías. Salvo para conocer el sexo de la criatura, las ecografías no sirven para nada más. En Noruega se aconseja a las madres que se hagan una o ninguna.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual