Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Zapatero y Rajoy escenifican el relevo

  • El Gabinete de Rodríguez Zapatero celebró su último Consejo de Ministros tras 7 años de mandato

Imagen de la noticia

Rajoy y Zapatero se estrechan la mano en la Moncloa. EFE

0
Actualizada 17/12/2011 a las 01:00
  • PAULA DE LAS HERAS . COLPISA. MADRID

Es posible que Mariano Rajoy acabe topándose con cierta oposición a sus futuras medidas de ajuste, pero de momento el Ejecutivo saliente se lo ha puesto fácil. José Luis Rodríguez Zapatero ha puesto todo su empeño en dejar claro que las recetas de austeridad siguen siendo ineludibles.

Fue el último mensaje del ministro Portavoz en funciones, y durante años su fiel escudero, José Blanco, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que puso punto y final a siete años y medio de mandato.

"El próximo Gobierno -subrayó- tendrá que tomar sin duda decisiones difíciles para responder a los desafíos que tenemos ahora como país".

Encuentro en Moncloa

Al tiempo que Blanco pronunciaba estas palabras, Zapatero y Rajoy celebraban en el Palacio de La Moncloa la entrevista con la que pusieron oficialmente el broche a un traspaso de poderes que los propios populares han calificado de ejemplar, al menos, en las formas.

Es posible que aún tengan que hablar en el futuro sobre cuestiones económicas, pero ya será en otro contexto, con el líder del PP proclamado presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE alejado del foco político.

Los socialistas insisten en que el ánimo de colaboración demostrado por el Ejecutivo en esta etapa final no variará ni un ápice cuando el lunes ejerzan ya como oposición en el debate de investidura.

Alfredo Pérez Rubalcaba, presidente del grupo parlamentario socialista, lo dijo de otro modo tras su entrevista con del jueves con rey: "Actuaremos -dijo- como a Zapatero le habría gustado que actuara el PP".

La materialización de este propósito está, en todo caso, por ver.

El actual aparato del PSOE defiende que no cabe otra postura, máxime después de que el pasado lunes, en la reunión de la ejecutiva, el aún presidente del Gobierno en funciones dibujara un panorama desolador para los dos próximos años.

La revisión socialista

Pero los cargos del partido tienen ahora carácter provisional. Y quizá el equipo que asuma el poder tras el congreso federal de Sevilla, a principios de febrero, mantenga una posición distinta.

Hay mimbres. José María Barreda, el todavía líder de los socialistas castellano-manchegos (al que se presupone cierta afinidad con Carme Chacón), ya ha adelantado que hará oposición en la calle.

Y el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, contrario a una eventual candidatura de Rubalcaba, sostiene que su formación cometería un error si no planteara un proyecto económico alternativo al del PP.

A su juicio, es la asunción de políticas de corte neoliberal, e impropias de la socialdmocracia, lo que ha llevado al PSOE a perder de una tacada 59 diputados y 4,3 millones de votos.

El debate interno ya está, pues, servido; sólo queda ver quién gana la partida y si hay posibilidad de encontrar un punto medio. Gómez aboga por "no reforzar, no pactar y no apoyar" políticas de derecha.

Y lo que hasta ahora ha dado a entender Rubalcaba es que no pondrá palos en las ruedas del Gobierno, lo que tampoco implica un respaldo explícito.

"Estamos ansiosos -ironizó Blanco- por saber cuáles van a ser las iniciativas de Mariano Rajoy". Más allá de que desea que haya acuerdo para la reforma laboral a principios de enero y que la primera iniciativa que llevará a las cámaras será la ley de control presupuestario existen pocas certidumbres.

Una nueva relación

El dirigente socialista reiteró en su despedida que desea al próximo Gobierno "lo mejor". Pero no todo fueron buenas palabras; también hubo espacio para la crítica.

"Espero que esto sirva para hacer propósito de enmienda y para reconocer el trabajo de Zapatero cuando tuvo que tomar decisiones difíciles -reivindicó -; deseo que se abra esta etapa desde la responsabilidad".

Lo que, en todo caso, está claro es que la marcha de Zapatero ha servido para que su relación con Rajoy se encauce cuando ya quizá sirva de poco.

Como remarcó la vicepresidenta saliente, Elena Salgado, en TVE, "aunque el tiempo que viene es difícil, el líder del PP va a tener mejores condiciones objetivas". No sólo por la actitud que prometen tener los socialistas, sino porque dispone de mayoría absoluta en las Cortes y de un poder institucional sin precedentes.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra