Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Los atracadores de Cambrils sabían al detalle cómo se abría la joyería

  • Durante media hora y tras maniatar a las empleadas, los ladrones desvalijaron la caja fuerte y los escaparates

Imagen de la noticia

La joyería Museo de la Esmeralda, que fue atracada el pasado miércoles en Cambrils. EFE

0
Actualizada 05/09/2011 a las 01:02
  • EFE. CAMBRILS (TARRAGONA)

Las tres personas que el pasado miércoles atracaron la joyería Museo de la Esmeralda en Cambrils conocían al detalle la manera en la que las dos empleadas que maniataron abrían cada mañana el establecimiento, informaron fuentes cercanas al caso.

Tres individuos, y no dos, como se dijo en un principio, robaron el miércoles, a las 10.00 horas, la joyería, y se llevaron un cuantioso botín en forma de esmeraldas y oro, pues desvalijaron los escaparates, las mantas en las que se guardan las piezas y hasta la caja fuerte.

Uno de los atracadores penetró en la tienda a las 10.00 horas, con la persiana aún medio subida y mientras la encargada y la dependienta, con la caja fuerte abierta y la alarma aún sin conectar -parece ser que las cámaras no estaban accionadas-, procedían a reponer de las mantas y bandejas el material vendido el día anterior.

Esta persona había acudido el día anterior a la joyería con el pretexto de pedir presupuesto para una compra.

Bridas de plástico

Las dependientas le pidieron que saliera, ya que el establecimiento no estaba abierto aún y, al marcharse este individuo, entraron en la joyería otras dos personas, que llevaban gorras deportivas y que maniataron a la encargada y a su empleada con bridas de plástico. Después, las llevaron hasta el taller de la joyería, donde las dejaron sentadas en el suelo.

Durante casi 30 minutos, ambos individuos, de procedencia sudamericana, desvalijaron la caja fuerte, las mantas y los escaparates, cuyas persianas aún estaban bajadas, con lo que no eran visibles desde la calle.

Cuando acabaron con su cometido, se marcharon corriendo por la calle Ferrán Sors, donde fueron avistados por diversos testigos y, seguramente, también por las cámaras de seguridad de otra joyería vecina.

La empleada y la encargada consiguieron desatarse poco después limando las bridas con herramientas que hallaron en el taller, y posteriormente dieron aviso a la policía.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra