Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

La sombra de Urdangarín y la sonrisa de la Reina

  • Doce días después del mensaje real sobre las "conductas censurables", no pocos estaban pensando en la situación del yerno del Rey

0
Actualizada 07/01/2012 a las 01:02
Etiquetas
  • MATEO BALÍN . MADRID.

ERA la Pascua Militar del morbo. Y al final pasó sin pena ni gloria. Doce días después del mensaje navideño, en el que el Rey leyó la cartilla a los servidores públicos que practican "conductas censurables", en velada referencia a Iñaki Urdangarín, había quien pensaba -informadores sobre todo- que el monarca iba a trasladar el cabreo con su yerno al tradicional acto castrense. Nada más lejos de la realidad.

La sombra del duque de Palma pasó de largo en el Palacio Real. Como es lógico, el discurso de don Juan Carlos se centró en los militares, en su presente y en su futuro, por eso es su jefe supremo, y sólo el rictus serio del monarca pudo advertir una cierta preocupación o enfado.

Su seriedad contrastó con la pletórica sonrisa de la Reina. Vestida con un traje largo en azul eléctrico, Doña Sofía tuvo una entretenida conversación con el presidente Rajoy y los ministros Morenés y Fernández Díaz, tras concluir el besamanos, bajo la atenta mirada de los Príncipes y la ausencia del Rey.

Las cámaras fotográficas no paraban de disparar. Primero al corrillo que formó la Reina con los miembros del Gobierno, luego al que se incorporaron los Príncipes y después el cara a cara entre el Rey, ya de vuelta, y Rajoy. Fue una breve conversación, con mucha gesticulación por parte del monarca.

Y es que los focos miraban de cerca al presidente del Gobierno. Normal. Era su primer acto oficial tras jurar su cargo el pasado 21 de diciembre y la primera vez que se le veía desde entonces.

Su "desaparición" era una cuestión de Estado en las ruedas de prensa posteriores al Consejo de Ministros -hasta en cinco ocasiones le preguntaron el jueves a la vicepresidenta Sáenz de Santamaría sobre su paradero- y candente tema de conversación en las redes sociales.

Rajoy, de riguroso frac negro, estuvo escoltado en todo momento por los ministros Morenés y Fernández Díaz, de Interior. Uno y otro trataron de explicar al presidente las normas del besamanos de los militares.

Lo hicieron en tono coloquial, a veces distendido, con leves sonrisas de Rajoy, que no pudo ocultar algún que otro bostezo, quizá por el madrugón de la mañana de Reyes.

El día anterior, don Juan Carlos había celebrado su 74 cumpleaños y lo hizo trabajando en su despacho en el Palacio de la Zarzuela.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra