Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

La dirección del PSOE cierra filas tras el brote de división interna

  • También han caído en el silencio las voces que se mostraron partidarias de acudir al referéndum

Imagen de la noticia

La dirección del PSOE cierra filas tras el brote de división interna

Rubalcaba y Blanco, conversan muy serios en un momento del pleno del Congreso del martes. EFE

0
Actualizada 26/08/2011 a las 01:00
Etiquetas
  • RAMÓN GORRIARÁN . COLPISA. MADRID

La implicación de Alfredo Pérez Rubalcaba en la negociación de la reforma constitucional y su propuesta de que el techo de déficit no se especifique en cifra alguna desinfló el amago de motín en las filas socialistas.

La sorpresa inicial por la propuesta de Rodríguez Zapatero y el hecho de que estuviera pactada con Mariano Rajoy dio paso a la indignación entre los socialistas, un enfado que ayer se atemperó con la intervención del candidato y las palabras tranquilizadoras de sus colaboradores más cercanos, que garantizaron una solución asumible para el PSOE.

La constitucionalización de uno de los principios fundamentales del neoliberalismo, según definición del diputado Manuel de la Rocha, causó estupor entre los diputados y dirigentes territoriales socialistas que no daban crédito a que lo que hasta ahora era un anatema, pasara a ser el eje de una reforma de la Carta Magna con la bendición de Zapatero.

Sólo explicaciones

Pero una vez que se supo que la posición gubernamental asumía la propuesta de Rubalcaba de no incluir en el texto de la reforma ningún porcentaje máximo de déficit público y fijar éste mediante una ley de estabilidad presupuestaria se recondujo la situación.

Es más, las peticiones de varios notables socialistas de un referéndum para sancionar la reforma desaparecieron y sólo se exigía una buena y clara explicación de la modificación.

La consulta popular, por otra parte, es casi inviable porque la propia Constitución no la exige para este tipo de cambios en su articulado, y sólo las deserciones en el grupo socialista podrían hacerla viable.

Una posibilidad que la dirección del PSOE cree conjurada pues solo un diputado, el exsecretario general de CC OO Antonio Gutiérrez, está dispuesto a dar ese paso. Nadie más, según fuentes del grupo parlamentario.

Dirigentes que el miércoles mostraron su enfado con la reforma dieron marcha atrás, como el portavoz de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo, Juan Fernando López Aguilar, quien mostró el martes su "perplejidad" por la iniciativa y secundó ayer al Gobierno porque la disciplina fiscal es "una regla de buen gobierno", según dijo.

Del mismo modo, el líder del PSOE extremeño, Guillermo Fernández Vara, uno de los más beligerantes con la modificación, se mostró conciliador porque "la idea de Alfredo Pérez Rubalcaba de que no figuren cifras en la reforma constitucional es buena y ayudaría a sumar voluntades".

"Sentir mayoritario"

También el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, alabó la propuesta del candidato porque expresa "el sentir mayoritario, por no decir unánime, del PSOE".

Hasta los miembros de la corriente siempre crítica Izquierda Socialista se mostraron de acuerdo con la fórmula planteada por el candidato.

En cuanto a Antonio Gutiérrez, exlíder de CC OO, que es diputado por el PSOE como independiente, dijo el miércoles que votaría en contra, y que se estaba poniendo en peligro la credibilidad de la izquierda al aceptar axiomas de la derecha.

"Relativamente grave"

En el entorno de Rubalcaba minimizaron el alcance de la revuelta de la víspera. La directora de la campaña electoral, Elena Valenciano, señaló que las discrepancias fueron "relativamente graves", pero "comprensibles". Afirmó en RNE que el PSOE es un partido "con voces plurales" que "debate abiertamente", sobre todo cuando se trata de un asunto de esta naturaleza que afecta a la sensibilidad socialista. Lo que hace falta ahora, prosiguió, es "prudencia y paciencia". Óscar López, coordinador de la conferencia política del PSOE, señaló que las horas turbulentas que ha vivido el partido gubernamental han permitido hacer una lectura adicional: "el que defiende la posición y la línea del PSOE es Alfredo Pérez Rubalcaba". Una conclusión en las antípodas extrajo la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, para la que este episodio "ha puesto a prueba el liderazgo" del candidato socialista y a la vista de las discrepancias no es tan firme como se presumía. Rubalcaba dijo en Punto Radio que tendrá que "trabajar" para rehacer el consenso.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual